null: nullpx
Incidentes de Odio

Más de 10 años de cárcel a un hombre que armó un complot para cortarle las barbas a sus vecinos dormidos

Un grupo de 16 hombres amish catalogados como los 'Barberos de Bergholz' entraban a las casas de sus víctimas y les cortaban el pelo y la barba. El líder, acusado de crímenes de odio, deberá permanecer en prisión una década, tras perder la apelación de su caso.
4 May 2018 – 08:09 PM EDT
Comparte
La imagen es de 2011. Es de Samuel Mullet Sr. parado frente a su casa en Bergholz, Ohio. Crédito: Amy Sancetta/AP

Actuaban a mitad de la noche. Irrumpían en casas de familias amish (cristianos muy ortodoxos) mientras dormían. Entraban en sus cuartos y los sujetaban con fuerza contra la cama mientras otro más les cortaba la barba y los cabellos, un símbolo para quienes viven este culto. Eso contaron los fiscales que llevan el caso en una corte de Ohio y lograron esta semana que un juez mantuviera la condena de casi 11 años de prisión para Samuel Mullet Sr., el líder del grupo y quien daba las órdenes.

Mullet, un amish de 72 años, había apelado la sentencia en marzo. Alegaba que su primer abogado había cometido errores durante el juicio y en reclamos anteriores. Pero el juez de distrito Dan Polster concluyó que los supuestos errores de los que hablaba el acusado no interfirieron en la posibilidad de que él tuviera un juicio justo.

De los 16 hombres que fueron acusados en este caso, solo Mullet sigue en la cárcel y ya ha cumplido parte de su sentencia. Él intentó incluso que la Corte Suprema de Justicia revisara la constitucionalidad de los crímenes de odio que le imputaron inicialmente y cómo una acusación de secuestro fue usada para aumentar su sentencia. Pero la corte se negó a ver la petición.

Cargando Video...
En video: Hispana logra escapar de su secuestrador al lanzarse de un vehículo en movimiento


En principio, los 16 –conocidos como los barberos de Bergholz– habían sido condenados por avergonzar, aterrorizar e insultar a sus víctimas con los cortes de barba a hombres, y de cabello a hombres y mujeres. Según reportes de medios, los fiscales consideraban a Mullet como un peligroso líder religioso que daba instrucciones a otras 15 personas para vengarse de quienes no estaban de acuerdo con él. Y la peor forma entre los amish era cortándoles el cabello y la barba, pues tiene un valor espiritual en esta creencia.

La defensa entonces aseguró que las razones para hacerlo no eran esas, dijeron que se trataba de disputas familiares. Su esposa también lo defendió con este argumento.

Al final, tras la decisión de una corte de apelaciones, se desestimaron los crímenes de odio y Mullet y los otros fueron resentenciados por conspirar y obstruir la justicia.

En 2014, un nieto de Mullet contó a la agencia Al Jazeera cómo funcionaba su comunidad en Bergholz, Ohio. Mullet estaba a la cabeza y más de 100 personas bajo su liderazgo. "Él tenía el poder sobre la mente de todos, los hacía hacer las cosas que él quería y creer en él. He estado ahí, mis primos han estado ahí", dijo Dan Shrock tras haber desertado. Él es hijo de uno de los 15 muchachos que actuaron siguiendo las órdenes de Mullet.

Ve también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés