null: nullpx
Huracán Michael

Cómo evitar morir por choques eléctricos en huracanes: estas son las recomendaciones

Las autoridades advierten que uno de los mayores riesgos durante este tipo de fenómenos es la electrocución. Los enchufes sumergidos, los cables eléctricos y los generadores pueden convertirse en una trampa letal. Aquí algunas recomendaciones.
10 Oct 2018 – 11:41 AM EDT

Ante la llegada del huracán Michael a Florida, vuelve aparecer de nuevo la posibilidad de muertes por descargas eléctricas que se vio con alarmante frecuencia durante las inundaciones que dejó el huracán Harvey en Texas en 2017.

Las muertes relacionadas por electrocución ocurren en muchos casos cuando la gente quiere conectar un generador tras un corte de electricidad. Por otro lado, los enchufes sumergidos o los cables eléctricos pueden activar el agua con corriente eléctrica y convertirse en una trampa letal.

Los expertos advierten que, incluso si en su casa no hay energía, el riesgo de ser electrocutado con el sistema eléctrico del hogar persiste.

“Mucha gente todavía puede electrocutarse en un sótano inundado si alguien que está ejecutando un generador cerca produce retroalimentación en una red dañada por la tormenta”, explica John Drengernberg, experto en seguridad eléctrica de UL, una compañía científica independiente que ayuda a mantener seguros a los consumidores de accidentes con descargas.

Además advierte que el agua del mar y el rocío salino pueden ser particularmente perjudiciales debido a la naturaleza corrosiva y conductora del residuo de agua salada.

Voceros de la compañía eléctrica de Miami, FLP, el año pasado durante el paso del huracán Irma fueron muy enfáticos en recordar que:


Después de que las cosas vuelvan a la normalidad, se recomienda además revisar los electrodomésticos que pudieron entrar en contacto con el agua durante las inundaciones porque si estos están averiados también podrían ser peligrosos.

Descarga eléctrica en la calle

En condiciones normales, el contacto con líneas caídas del entramado eléctrico de las ciudades suele ser uno de los riesgos más comunes porque muchos creen que son líneas telefónicas o líneas de cable que no están cargadas.

“El contacto con las líneas eléctricas es una causa importante de lesiones y muertes relacionadas con la electricidad”, explica Drengernberg.

A eso hay que añadirle que el agua es un buen conductor de electricidad. Cualquier cantidad de agua, incluso un simple charco, podría estar cargado de electricidad.

Después de un huracán, por supuesto, las posibilidades de este tipo de accidentes aumentan.

Las redes eléctricas sufren daños debido a la caída de postes y muchas veces después de que caen al suelo los cableados eléctricos terminan siendo tapados por las aguas crecientes imposibilitando que la gente sepa donde se está parando.


El año pasado la compañía Sam Houston, cooperativa eléctrica de Houston, ciudad fuertemente afectada por Harvey, compartió unos consejos útiles para todos aquellos que después del paso del huracán se topan con una línea de la electricidad caída.


  • Lo primero es moverse al menos a 10 pies de distancia de la línea y cualquier cosa que la toque. El cuerpo humano es un conductor listo de la electricidad.
  • La manera correcta de distanciarse de la línea es alejarse con pequeños pasos, manteniendo los pies juntos y en el suelo en todo momento. (Esto minimizará el potencial de una fuerte descarga eléctrica. La electricidad quiere pasar de una zona de alta tensión a una zona de baja tensión, y podría hacerlo a través de su cuerpo).
  • Si ves a alguien que está en contacto directo o indirecto con la línea derribada, no toques a la persona. Puedes convertirte en la próxima víctima. Llama al 911 en su lugar.
  • No intentes mover una línea eléctrica caída o nada en contacto con la línea usando otro objeto como una escoba o un palo. Incluso materiales no conductores como madera o tela, si está ligeramente húmedos, pueden conducir electricidad y luego choque. Si ves que algo así ocurre informa a cualquier línea de ayuda.
  • No conduzcas sobre líneas eléctricas caídas. Si estás en su coche y el auto está en contacto con la línea derribada, permanece en tu coche. Dile a otros que se mantengan alejados de tu vehículo.
  • Si tienes que dejar tu coche porque está en llamas, salta del vehículo con los pies juntos y evita el contacto con el coche y el suelo al mismo tiempo. De esta manera, se evita ser el camino de la electricidad desde el coche a la tierra. Aléjate del coche manteniendo los dos pies en contacto con el suelo.

Huracán Michael: Cómo preparar un kit casero, qué hacer con los aparatos eléctricos y otros consejos antes de su llegada

Loading
Cargando galería
Publicidad