publicidad
Heydee Perez, de 29 años, con su hijo Yenel Calera. La madre asegura no haber recibido ninguna ayuda a una semana del paso del huracán María por la isla. Los fuertes vientos acabaron con el techo de su casa; tienen muy poco que comer.

Trump advierte a Puerto Rico que la ayuda federal tras el huracán no durará por siempre

Trump advierte a Puerto Rico que la ayuda federal tras el huracán no durará por siempre

El mandatario, que se refirió a la situación de la isla tras el devastador paso del ciclón María, afirmó en Twitter que la situación del "servicio eléctrico y todas las infraestructuras era un desastre antes de los huracanes".

Trump advierte que EEUU no puede mantener la ayuda a Puerto Rico "para siempre" Univision

El presidente Donald Trump lanzó esta mañana, desde su cuenta de Twitter, una advertencia a Puerto Rico afirmando que no puede mantener a FEMA (la Agencia Federal de Emergencias), a los militares y a la asistencia inicial en enviada a la isla por siempre tras el paso del poderoso huracán María que dejó decenas de muertos, daños materiales de consideración e interrupción del servicio de electricidad en vastas zonas.

Sus palabras de este jueves se contradicen con el mensaje que lanzó a finales de septiembre, en un encuentro con la Asociación Nacional de Fabricantes de la isla, en el que sostuvo que "no descansaremos, sin embargo, hasta que las personas de Puerto Rico estén a salvo".

publicidad


El mandatario, que se refirió a la situación que vive la isla tras el paso del huracán María hace varias semanas, afirmó que "el servicio eléctrico y todas las infraestructuras eran un desastre antes de los huracanes".

Además, el presidente indicó que "depende del Congreso" la cantidad de dinero federal que se debe aprobar para ayudar a la isla en su recuperación.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Roselló, respondió a los mensajes de Trump en la misma red social, afirmando que "los ciudadanos americanos en Puerto Rico reclamamos la ayuda y los derechos que le corresponden a los ciudadanos de nuestra Nación".

Posteriormente, en declaraciones a Jorge Ramos, de Univision Noticias, Roselló afirmó que había llamado a la Casa Blanca para que "aclarara" los mensajes del presidente.

“Tan pronto yo escuché las expresiones o vi las expresiones en Twitter yo llamé a Casa Blanca y le pedí claridad sobre qué querían decir esas expresiones (…) Nosotros vamos a seguir siempre estando al lado de los puertorriqueños saliendo a luchar, pero ciertamente teniendo una comunicación con Casa Blanca con el Congreso para poder tener resultados para nuestra gente”.

Jonh Kelly, jefe de gabinete de la Casa Blanca, indicó en la tarde que "nuestro país va a estar con los ciudadanos estadounidenses en Puerto Rico hasta que el trabajo esté hecho". Kelly incidió en el hecho de que la ayuda de Washington no estará en la isla "por siempre". "Llegará un momento, esperamos que cuanto antes mejor, en el que FEMA y los militares tendrán que retirarse porque, hablando de manera general, el gobierno y la gente estarán recuperados suficientemente".

Cuando han pasado tres semanas desde que María golpeó con fuerza Puerto Rico, el 83% de los habitantes de la isla no tienen corriente eléctrica y el servicio de telecomunicaciones opera a un 55%. El número de gasolineras en servicio se situa en el 80%.

Hasta ahora, las autoridades han reconocido que el devastador huracán dejó 48 muertos.

Relacionado
preview
Éxodo de puertorriqueños a EEUU tras el huracán podría superar al de la década de 1950

Este mismo jueves la alcaldesa de San Juan, Carmen Yulín Cruz criticó los comentarios de Trump al afirmar que en vez de actuar como comandante en jefe está hablando como un odioso en jefe, lo que según la funcionaria es inaceptable para un presidente cuyo imperativo moral es ayudar a la gente en Puerto rico


"Patear a ciudadanos estadounidenses cuando están en el piso es vergonzoso", dijo visiblemente molesta este jueves en una intervención en el Congreso la representante demócrata por Nueva York, Nydia Velázquez.

Y desde el Partido Demócrata, su presidente Tom Pérez aseveró que los tuits son "el más reciente ejemplo del trato denigrante de Trump a los puertorriqueños, considerándolos ciudadanos de segunda categoría".

publicidad

La respuesta que ha dado Trump a la situación de la isla ha sido fuertemente criticada. El presidente visitó Puerto Rico el 3 de octubre, cuando sobrevoló algunas de las zonas más afectadas y visitó una urbanización de Guaynabo, cerca de la capital.

Durante la visita, el mandatario lanzó papel toalla a los damnificados, un gesto que levantó un gran malestar. Además, sostuvo que el número total de fallecidos era menor que el de "la verdadera catástrofe" que fue el
huracán Katrina en 2005.

Poco después de que Trump lanzara estos mensajes, el líder de la minoría demócrata en el Senado, Chuck Schumer, afirmó en su cuenta de Twitter que "FEMA necesita quedarse (en Puerto Rico) hasta que el trabajo esté completo y, en estos momentos, está lejos de estar completo".

El demócrata se preguntó "por qué continuamos tratando a los puertorriqueños de manera diferente a otros estadounidenses cuando se trata de desastres naturales".


Situación desesperada

Este miércoles, aún había más de 5,700 personas aún viviendo en refugios. Asimismo, debido a las malas condiciones sanitarias, han comenzado a aumentar los brotes de enfermedades contagiosas.

El huracán María, que azotó Puerto Rico el 20 de septiembre con fuerza de categoría 4, dejó a este territorio estadounidense de 3,4 millones de habitantes totalmente sin energía eléctrica, incomunicado y con graves daños en su medio ambiente y su infraestructura.

publicidad

En un comunicado, el gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, anunció el miércoles que había pedido al presidente Trump que solicite 4,900 millones adicionales bajo el programa Community Disaster Loan.

"Este programa permitirá a la isla tener la liquidez que necesita para atender los gastos operacionales de nómina y de respuesta", escribió el gobernador. El miércoles pasado, Trump había pedido al Congreso que liberara un paquete de ayuda de emergencia de 29,000 millones de dólares.

La nueva solicitud hecha este miércoles por Rosselló se suma "a los miles de millones que esperamos recibir por otras ayudas que hemos solicitado como fondos para alivio inmediato en varios programas federales", dijo el gobernador.

El desastre que dejó María ocurrió en momentos en que la isla padece una severa crisis fiscal. En mayo, el gobernador se había acogido a un recurso similar a la bancarrota.

La crisis ha expulsado desde 2006 a 10% de su población, el desempleo llegaba al 12% y la pobreza era de 46%.

No se conocen aún las las cifras del nuevo éxodo, pero se espera que el destrozo dejado por María impulse a miles de puertorriqueños a abandonar la isla para instalarse en Estados Unidos continental, la mayoría en Florida.

En fotos: El presidente Donald Trump visita Puerto Rico para ver los daños que dejó el huracán María
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad