Huracán Harvey

Ocho historias de héroes inmigrantes en medio del desastre causado por Harvey

Si hay un lado positivo del huracán Harvey es seguramente el de historias sobre rescates increíbles y actos de valentía y sacrificio protagonizados por personas que llegaron a Houston de otros países buscando un futuro mejor.
31 Ago 2017 – 7:52 PM EDT

Los huracanes parecen sacar lo mejor de la gente, así sean inmigrantes o residentes del área. Los que vienen de otros países conocen bien lo duro que puede ser la vida y también están haciendo su contribución. Después de todo, Houston es una de las ciudades más diversas del país y sus residentes hablan por lo menos 145 idiomas, según un nuevo análisis de los datos del censo de Estados Unidos publicado esta semana.

A pesar de la oposición política de los republicanos, Texas es el segundo estado con mayor número de refugiados. Muchos de ellos están en Houston.

A continuación les presentamos algunos ejemplos de cómo los inmigrantes han ayudado a levantar los ánimos en Houston en medio de la catástrofe causada por Harvey.


Jorge Abundis, panadero

A pesar de la inundación, el panadero mexicano Jorge Abundis hizo 5,000 panes para los afectados por Harvey. Abundis y sus siete empleados de 'El Bolillo Bakery' quedaron atrapados al final del día de trabajo dentro del negocio por las lluvias de Harvey. En lugar de tratar de ir a casa para estar con sus familias, trabajaron durante toda la noche para hacer pan para las víctimas de la tormenta.

"Fue una mezcla de impotencia y desesperación", Abundis conto a Univision Noticias , y agregó que era demasiado peligroso para él y su equipo regresar a casa debido a las inundaciones.

"Estábamos atrapados aquí, no había nada que pudiéramos hacer", agregó. "Fue algo muy satisfactorio, aunque sabía que mi propia familia se estaba quedando sin comida y el agua los rodeaba".

Estuvieron atrapados desde el sábado por la tarde hasta el lunes horneando miles de panes, incluyendo el bolillo de la tienda, un pan similar a una baguette. Por las mañanas lo entregaron a los refugios, rescatistas e iglesias del área.

"Comenzaron a hacer pan el sábado por la noche. Llovió tanto que quedaron atrapados", dijo el propietario Kirk Michaelis. "Sabían que el pan se iba a necesitar".

Los panaderos llegaron rápidamente en los titulares. El expresidente de México Vicente Fox twitteó una foto de la panadería con un mensaje para el presidente Donald Trump. "Estos son los 'bad hombres'", de los que tienes tanto miedo, dando sabor de solidaridad en un momento de necesidad", escribió.


Alexandre Jourde, 42,

ingeniero

Jourde usó su tabla con remo para evacuar a un niño de cuatro años, Ethan Colman, de un vecindario de Houston inundado el pasado lunes.

Padre de dos hijos, el hombre francés salvó al niño antes de sacar a su propia familia. Jourde, un ingeniero petrolero, ganó los corazones de muchos cuando su fotografía se hizo viral.

Se estaba preparando para dejar su casa en el área de Buffalo Bayou de Houston con su esposa y sus dos hijos cuando fue contactado por un vecino pidiendo ayuda. Recordó que tenía una tabla con remo y un traje de buzo en su garaje y sacó al muchacho antes de regresar a su casa para seguir con su propia esposa e hijos.

"Me pidieron ayuda cuando estaba a punto de sacar a mis hijos". dijo. Luego hizo dos viajes más: uno para rescatar a sus hijos de ocho y seis años, y otro para sacar a su esposa.


https://twitter.com/julieturkewitz?ref_src=twsrc%5Etfw&ref_url=http%3A%2F%2Fremezcla.com%2Fculture%2Fgloria-maria-quintanilla-salvadoran-houston%2F

Gloria Maria Quintanilla, 60, trabajadora hotelera

Quintanilla fue descubierta por la fotógrafa de The New York Times Julie Turkewitz caminando a través de las aguas en medio de la carretera con un saco sobre un hombro y un paraguas en el otro.

Le dijo a Turkewitz que ella era una inmigrante de El Salvador, en Houston desde 1982. Gana $10 por hora lavando y planchando sábanas y toallas en un hotel. Había empezado el viaje desde su casa más de una hora antes. "Era mi día de trabajo y soy una persona muy responsable", dijo. "No tenía ni idea de que iba a ser así".

María Ramírez,

voluntaria en una iglesia

Ramírez se unió a un grupo de voluntarios de la iglesia católica St. Katharine Drexel en Hempstead, a unas 50 millas de Houston para servir comida a los equipos de rescate en la ciudad inundada.

Son en su mayoría inmigrantes de México. Las mujeres sirvieron pollo, spaghetti, arroz y pan en la parte trasera de una camioneta.

Decidió hacer algo después de hablar con su marido y uno de sus hijos el fin de semana sobre las familias desamparadas por la inundación. "Mi hijo me preguntó qué podían hacer para ayudarme y les sugerí que les lleváramos algo de comida. Eso me emocionó, así que decidí venir", dijo Ramírez.

Ella tiene otro hijo detenido por las autoridades de inmigración después de que fue arrestado por la policía. "A pesar de que está encerrado, Dios me ha demostrado que no es nada comparado a lo que la gente aquí está pasando en este momento", dijo. "Lo mínino que Dios nos dio lo queremos compartir (con los trabajadores de rescate.) Después de la tormenta viene la calma y algo bueno vendrá de esto. Tal vez mi hijo sea liberado", agregó.


Benjamin Vizueth, Yahir Vizueth, Jose Vizueth, Jorge Perez, Gustavo Rodriguez-Hernandez.

Las autoridades de Houston recuperaron dos cadáveres el martes pertenecientes a un grupo de cinco mexicanos que había desaparecido el lunes después de lanzarse en una barca para ayudar a la gente en medio de las inundaciones de Harvey.

Perla Jáquez, esposa de Benjamin Vizueth, uno de los desaparecidos, confirmó a Univision Noticias que la oficina forense la contactó el martes por la noche para hacerles saber que habían encontrado dos cuerpos y un sobreviviente, que fue llevado a un hospital. Jáquez siguió buscando a su esposo el jueves y publicó este video en facebook pidiendo ayuda para encontrarlo.

Jáquez, que es inmigrante mexicana, dijo que todavía no sabía si la persona que había sido recuperada con vida era su esposo. "Ya encontraron dos cuerpos... el de mi cuñado y un amigo cercano", dijo Jáquez. Su lancha fue atrapada por una fuerte corriente y fue empujada contra cables de electricidad en el pantano de los Verdes, en el noreste de Houston. Tres saltaron, estaban atascados allí por la electricidad", dijo uno de los familiares de Vizueth a Univision.

Vizueth, de 31 años, publicó fotos y videos en vivo en Facebook de cómo se estaban moviendo por la ciudad para rescatar a la gente de sus hogares. Un fotógrafo freelance, Ruaridh Connellan, también se unió al grupo.

Connellan, Joseph Vizueth (el hermano de Benjamin) y otra persona no identificada fueron rescatados el martes por la mañana y llevados al hospital el martes. Imágenes de Connellan lo mostró gravemente quemado en las manos y la cara y contó que pasó la noche colgado en las ramas de los árboles.

Jáquez identificó a los desaparecidos como su esposo Ben Vizueth, de 31 años, Yahir Vizueth, de 25 años, Jorge Perez, de 31, y Gustavo Rodríguez-Hernández, de 40 años.

Art Acevedo,

jefe de la policía de Houston

En una conferencia de prensa, anunció la trágica muerte del sargento de la policía de Houston, Steve Perez, de 60 años, quien murió en su patrulla en medio de la inundación cuando se disponía a comenzar su jornada de trabajo el pasado domingo.

"Era un servidor público dulce y amable", dijo de Pérez, un veterano de 34 años del Departamento de Policía de Houston.

Acevedo indicó a los periodistas que Pérez insistió en ir a trabajar a pesar de las peticiones de su familia de no aventurarse. Sus últimas palabras a su esposa fueron: "Tenemos trabajo que hacer", dijo Acevedo.

Se emocionó cuando describió a los agentes de la policía que trabajaban durante todo el día con solo un snack para comer en un día y medio.

Antes empezar a trabajar en Houston este año, Acevedo fue el jefe de policía en Austin durante 10 años, donde logró una caída en las tasas de criminalidad. Los activistas también le atribuyen un manejo sensible de los problemas raciales en la ciudad.

Defensor de la policía comunitaria, es el primer hispano en liderar la Policía de Houston. Nacido en Cuba, tenía 4 años cuando emigró a Estados Unidos con su familia en 1968. Ha sido un crítico abierto de las políticas para deportar inmigrantes indocumentados.

Dayana Halawo, 28,

maestra y refugiada siria


Halawo y su familia llegaron desde Siria como refugiados en agosto pasado. Estaba planeando hacer una fiesta para celebrar su aniversario en el país, pero en cambio se detuvo frente a los hogares de sus vecinos para asegurarse de que tenían suficiente comida y agua, informó el Huffington Post.

Halawo, exprofesor de inglés en Siria, trabaja como tutor en la organización sin fines de lucro Amaanah Refugee Services, con sede en Houston. Su marido, que trabajaba como contador en Siria, ahora hace todo tipo de trabajos. Una vez que deje de llover, planea ofrecer servicios gratuitos de reparación a las víctimas de las inundaciones, dijo.

El gobernador de Texas, Greg Abbott, ha intentado impedir que siga el flujo de refugiados sirios al estado. A pesar de un ambiente políticamente hostil, Halawo dice que ella ya siente un vínculo con su nuevo hogar. "Estoy muy triste, porque me encanta Houston y me encanta toda la gente aquí, la gente aquí es tan agradable, sólo espero que todo esté bien", dijo.

Nisar Ahmad Momand,

refugiado afgano

El sábado pasado Momand y otros voluntarios del Centro Cultural Afgano, un grupo comunitario del área de Houston, ayudaron a los bomberos a apagar un incendio en una casa.

El grupo contaba con una veintena de voluntarios que distribuían suministros, ayudaban a las personas a llevar sus pertenencias a zonas más altas y trasladaban a las familias a lugares seguros.

"Estas personas nos recibieron aquí en Estados Unidos y nos sentimos orgullosos de haber ayudado a alguien", dijo Momand. "Como humanos, los ayudamos."

Fotos aéreas: La destrucción de Harvey a su paso por Texas

Loading
Cargando galería
Publicidad