Putin visita por sorpresa a una base rusa en Siria y ordena el comienzo de la retirada de las tropas

El presidente sirio Bashar al-Asad recibió a su homólogo ruso en la base aérea de Hemeimeem, centro de operaciones de la ayuda militar rusa desde 2015.

El presidente de Rusia, Vladimir Putin, realizó este lunes una visita sin previo anuncio a una base militar rusa en Siria, desde donde anunció la retirada parcial de las tropas rusas, según reportaron medios rusos.

Putin viajó a la base aérea de Khmeimim, en la provincia costera de Latakia, situada en el corazón de la minoría alauí del presidente de Siria, Bashar al-Asad, que ha servido de centro de operaciones de la campaña rusa desde su inicio en septiembre de 2015.


En la base rusa, Putin fue recibido por el presidente sirio Bashar al-Asad, el ministro de defensa ruso Serguei Shoigu y el jefe de las fuerzas rusas en Siria Serguei Surovikin, indicó por su lado la agencia TASS.

Desde allí, Putin anuncio la retirada de una parte de las tropas rusas de Siria, aunque no especificó la cifra de efectivos que permanecerán.

"En casi dos años, las Fuerzas Armadas rusas, en colaboración con el ejército sirio, destruyeron en gran parte a los terroristas internacionales. Por lo tanto, tomé la decisión de hacer volver a Rusia a una parte considerable del contigente militar presente en Siria", dijo Putin, citado por la agencia Interfax.


"Si los terrorista levantan de nuevo la cabeza, los golpearemos con una fuerza nunca vista", advirtió Putin en declaraciones recogidas por AFP.

"Nunca olvidaremos a las víctimas y las pérdidas que sufrimos en la lucha contra el terrorismo tanto en Siria como en Rusia", agregó el presidente.

Putin efectuó la escala sorpresa en Siria cuando se dirigía a Egipto, donde será recibido por el presidente sirio Abdel Fatah Al Sisi.

La visita a Siria y las declaraciones de Putin fueron difundidos varias horas después de que el avión del presidente ruso despegara de Siria.

El jueves pasado, Rusia anunció la "liberación total" del territorio sirio que controlaba el Estado Islámico (ISIS, en inglés), a pesar de que los yihadistas mantienen algunas zonas de resistencia.