null: nullpx
Guerra en Siria

La ONU suspende el envío de ayuda humanitaria a Siria tras al último ataque aéreo

Jens Laerke, portavoz de la Oficina de Asuntos Humanitarios, aseveró que el bombardeo de este lunes alcanzó al menos a 31 camiones y mató a 12 trabajadores de ayuda humanitaria.
20 Sep 2016 – 6:21 AM EDT

Naciones Unidas suspendió todos los movimientos de convoyes de ayuda humanitaria en Siria luego de que un ataque aéreo alcanzó a un grupo de 31 camiones el lunes, dijo este martes el portavoz de la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, Jens Laerke.

"Como una medida de seguridad inmediata, otros movimientos de convoyes en Siria fueron suspendidos por el momento, a la espera de una nueva evaluación de la situación de seguridad", dijo Laerke en una conferencia.

El portavoz añadió que la ONU recibió recientemente el permiso del Gobierno sirio para entregar ayuda a todos las zonas sitiadas en el país.

Pocas horas después de que Siria decretó el final de la tregua, varios bombardeos golpearon este lunes la provincia de Alepo, dejando decenas de muertos, incluyendo 12 trabajadores de un convoy de ayuda humanitaria.

En un comunicado difundido por la agencia de prensa siria SANA, Damasco anunció el fin de la tregua y acusó a los grupos rebeldes "de no respetar ninguna de las disposiciones" del acuerdo, una hora antes de que expirara el plazo inicial.

Unas dos horas después, comenzaron los bombardeos en Alepo.

Seis civiles, entre los cuales había un niño, murieron en la ciudad de Alepo, mientras que en el este de la provincia otras 22 personas perecieron, incluídos los 12 voluntarios de la Luna Roja Siria y conductores de los camiones de ayuda humanitaria. Otras cuatro personas murieron en el este de la provincia.

El ataque fue confirmado por el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR).

"La situación en el lugar es muy caótica y estamos muy consternados de que los trabajadores humanitarios y las misiones hayan vuelto a sufrir la brutalidad de este conflicto", dijo a la AFP la portavoz de la organización Ingy Sedky.

Un periodista de la AFP dijo que los bombardeos eran intensos y que se escuchan sin cesar sirenas en la zona rebelde de la ciudad de Alepo, dividida desde 2012.

"Estados Unidos está escandalizado con las informaciones de que un convoy de ayuda fue bombardeado cerca de Alepo", dijo en Washington el portavoz del Departamento de Estado John Kirby.

"El régimen sirio y la Federación Rusa conocían el destino de ese convoy", dijo Kirby. "Y aún así esos trabajadores humanitarios fueron asesinados (...) Dada la atroz violación del cese de las hostilidades, revaluaremos el futuro de nuestra cooperación con Rusia", añadió.

Los ministros de Relaciones Exteriores del Grupo Internacional de Apoyo a Siria, incluyendo Estados Unidos y Rusia, se reunirán el martes en Nueva York, para analizar la situación.

La tregua respaldada por Rusia y Estados Unidos, tenía por ambición poner fin a un conflicto en el que han muerto más de 300,000 personas desde 2011.

"Se suponía que la tregua debía ser una verdadera oportunidad para terminar con este baño de sangre, pero los grupos terroristas armados incumplieron este acuerdo", indicó Damasco en un comunicado.

Según los términos del acuerdo, si el cese al fuego se mantenía, Estados Unidos debía crear una célula militar con Moscú para atacar a los grupos yihadistas que operan en Siria.

Este lunes Kerry había insistido en que el cese al fuego se mantenía "pero que es frágil".

Pero el ministerio de Defensa ruso ya había aguado las esperanzas de que la tregua se prolongara más allá de este lunes por la noche.

El general ruso Serguei Rudskoi estimó que "considerando que las condiciones del alto el fuego no están siendo respetadas por los rebeldes, consideramos que no tiene sentido para las fuerzas del gobierno sirio respetarla de forma unilateral".

Añadió que "el principal punto" es que los rebeldes no se separaron en el terreno del grupo yihadista Frente Fateh al Sham.

En total, en una semana de tregua, 27 civiles, entre ellos 9 niños, murieron, según el OSDH.

El peor día para los civiles fue el domingo, cuando un barril de explosivos estalló en un ataque del ejército sirio causando 10 muertos en una localidad rebelde del sur. Ese día una mujer murió en un ataque aéreo en Alepo.

Lea también:


Publicidad