null: nullpx
Explosiones

Tultepec: el pueblo mexicano que vive de la pólvora

En los últimos 20 años se han registrado en este municipio cerca de 30 accidentes pirotécnicos que han causado más de 60 muertos y unos 300 heridos.
23 Dic 2016 – 01:10 AM EST
Comparte
Cargando Video...

Daniela Hernández es una vendedora de fruta y verduda de Tultepec, el municipio donde saltó por los aires el mercado de pirotecnia de San Pablito el martes. Como cuenta, aunque ella no trabaja con ella, todo aquí depende de la pólvora. Ella misma desde niña tuvo que aprender los términos que se usan para crear fórmulas químicas con las que provocar truenos y luces. Su vida está mezclada con palabras como catalizadores, mecha de hilaza, pigmentos para el color... También con tragedias como la de esta semana. Sus tíos, ellos sí artesanos de la pirotecnica, están entre los desaparecidos por la cadena de explosiones que borró del mapa el mercado de Tultepec, dejando al menos 36 muertos y decenas de heridos.

Como explica Hernández, cuando todavía el aire huele a pólvora, estos accidentes son frecuentes en el municipio, pero no había visto ninguno cómo este último. Reportes preliminares refieren que en 20 años ha habido aquí al menos 30 incidentes –tanto en el mercado como en talleres familiares–, con un balance negro de más de 60 muertos y unos 300 heridos.

Fabricar fuegos artificios es una actividad de riesgo, pero la pólvora sigue siendo la vida de los pobladores de Tultepec, porque de ahí obtienen sus ingresos económicos. De acuerdo con el Instituto Mexiquense de la Pirotecnia (Imepi), este municipio genera 400 millones de pesos (19 millones de dólares) al año por esta actividad. En el Estado de México, 40,000 familias viven de la pirotecnia y obtienen hasta 1,200 millones de pesos por año (57 millones de dólares). Ahora ya no da para tanto como en el pasado, en un negocio cuya temporada alta es de septiembre a diciembre. Como cuenta Marcelino Rosas, hijo de vendedores de pirotecnia, antes las ventas eran más altas, por eso él prefirió hacerse mecánico. Pero, según dice, "sale dinero para aguantar la época baja y para cubrir accidentes".

Cargando Video...
Dos días después de la muerte de 35 personas en Tultepec, su alcalde asegura que la venta de pirotecnia seguirá

El mercado de San Pablito era conformado por 300 locales donde estaba prohibido usar radios o televisiones, en sus pasillos había un espacio de seguridad y en cada puesto fueron colocados tambos de agua y arena para evitar una cadena incendiaria. Las medidas de seguridad le dieron la mención como el mercado más seguro de América Latina (o eso dijeron antes de que saltara por los aires).

El gobierno del Estado de México declaró que quien estaba a cargo de la inspección de las medidas de seguridad de San Pablito es la autoridad federal. El Ejército y el presidente de México, eran quienes debían estar pendientes de los explosivos, mechas, fórmulas, procedimientos y traslados de los cohetes de uso recreativo de San Pablito, de acuerdo con La Ley Federal de Pirotecnia, Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos y la norma Norma Oficial Mexicana NOM-009-SCT2/2009.

La misma Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) fue la que, de acuerdo al gobierno municipal de Tultepec, giró los permisos a los 300 locatarios de San Pablito.

Cargando Video...
Familiares de víctimas del Mercado San Pablito se quejan de la falta de apoyo por parte de las autoridades


De acuerdo con vecinos de Tultepec, el Ejército hacía revisiones tanto en el mercado como en los talleres que estaban dentro de las casas del pueblo. De hecho fue la Sedena que avaló las medidas de seguridad tras la segunda reconstrucción del mercado, quedando los locales hechos de ladrillo agrupados en 75 módulos y con 12 metros de distancia entre sí.

En estas Navidades se esperaba vender 100 toneladas de artefactos pirotécnicos, pero en los puestos había de 300 toneladas de mercancía. Como relata Hernández,

Antes de volatilizarse todo en una enorme nubes, los artesanos de Tultepec ofrecían infinidad de productos distintos para cualquier ocasión, como los llamados 'Toritos', que son una armadura de bambú que forma una figura de toro con la que se embiste a gente mientras decenas de cohetes estallan. También se vendían torres o alebrijes (figuras de monstruos) de cohetes, que dependiendo el tamaño contienen cientos o miles de cohetes y que son prendidos en fiestas mexicanas o católicas.

Tras una nueva tragedia, el alcalde de Tultepec, Armando Portuguez, aseguró que el oficio de la pirotecnia tiene que continuar, e incluso dijo que se trata de una tradición que se tiene que "defender". Como destacó, "la actividad pirotécnica es parte de la cultura y tradición de los mexicanos y mientras haya quién compre, siempre habrá quién fabrique".

Loading
Cargando galería

Lea además:

Comparte

Más contenido de tu interés