null: nullpx
Alzheimer

Corte Suprema niega revisión a la apelación del ex sheriff del condado de Los Ángeles, Lee Baca

Lee Baca dirigió el departamento del alguacil más grande del país durante más de 15 años. Fue juzgado por primera vez en diciembre de 2016 por obstrucción de la justicia y conspiración para obstruir los cargos de justicia. Le esperan tres años de cárcel
14 Ene 2020 – 5:24 PM EST

La Suprema Corte de Justicia de la nación negó revisar la apelación de la condena impuesta al otrora poderoso sheriff del condado de Los Ángeles, Lee Baca.

Así, el exalguacil de 77 años, quien sufre de Alzheimer está un paso más cerca de la prisión. Le esperan tres años tras las rejas por cargos federales de obstrucción a la justicia y mentir al FBI.

Baca fue sentenciado en mayo de 2017 a tres años en una prisión federal, pero ha permanecido en libertad en espera de una apelación. La negativa de la Suprema Corte prepara el escenario para que un juez federal de Los Ángeles programe una fecha para que se entregue.

“La Corte Suprema perdió la oportunidad de corregir el error legal significativo que ocurrió en el caso del Sheriff Baca”, dijo Nathan Hochman, abogado de Baca.

Sin embargo, el abogado criminalista Luis Carrillo dijo que, bajo el mandato de Baca, “él y sus agentes hicieron mucho daño a los latinos y afroamericanos; numerosos individuos murieron en circunstancias dudosas y nunca hubo justicia para las familias”.

El caso de Baca volverá al Tribunal de Apelaciones del Noveno Circuito de EEUU en Pasadena, California, el primero que rechazó la apelación de Baca. Luego, el tribunal de circuito devolverá el caso al juez de distrito de EEUU, Percy Anderson. Anderson tiene que programar una fecha para que Baca se entregue y comience a purgar su sentencia.


El ex sheriff fue condenado por cargos de conspiración para obstruir la justicia, obstrucción de la justicia y hacer declaraciones falsas al FBI.

Violación de derechos y golpizas a los presos

Durante sus dos juicios, los fiscales describieron a Baca como la figura principal en una conspiración, que también involucró a su ex mano derecha, Paul Tanaka, y ocho alguaciles que recibían órdenes del sheriff, particularmente por violación de los derechos de los prisioneros, golpizas y entrega de miles de inmigrantes al Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) para su deportación, a través del programa Comunidades Seguras.

La Unión Americana de Derechos Civiles (ACLU) del sur de California calculó que entre 2009 y 2012, el alguacil Baca entregó a inmigración a unos 80,000 residentes de Los Ángeles para ser expulsados de EEUU.

Baca dirigió el departamento del sheriff más grande de la nación durante más de 15 años. Fue juzgado por primera vez en diciembre de 2016 por obstrucción de la justicia y conspiración para obstruir los cargos de justicia, y los fiscales habían planeado un segundo juicio por el cargo de declaraciones falsas.

Pero se declaró un juicio nulo después de que los miembros del jurado llegaron a un punto muerto 11-1 a favor de la absolución, y el juez de Los Ángeles combinó los tres cargos en el nuevo juicio que terminó con la condena de Baca. Baca no testificó en ninguno de los juicios.

Los cargos surgieron de eventos ocurridos hace nueve años cuando se descubrió un teléfono celular en manos de un recluso e informante en la Cárcel Central de Hombres. Los agentes del sheriff rápidamente conectaron el descubrimiento del teléfono con el FBI, que estaba llevando a cabo una investigación secreta de brutalidad en contra de los reclusos.

En ese momento, los funcionarios del alguacil cerraron filas e intentaron detener la investigación anteriormente encubierta ocultando al preso convertido en informador de los fiscales federales, que habían emitido una citación para su aparición ante el gran jurado, dijeron los fiscales.

Se derrumba la imagen de Baca

Baca fue elegido sheriff en 1998 y reelegido tres veces. Estaba a punto de volver a presentarse en 2014, pero las acusaciones federales reveladas en diciembre de 2013, relacionadas con el uso de la fuerza excesiva en las cárceles y la obstrucción de esa investigación, lo llevaron a retirarse al mes siguiente. Fue relevado por el exalguacil Jim McDonnell. Luego, en 2018 McDonnell fue derrotado en las elecciones por el actual jefe, Alex Villanueva.
Además de las 10 personas condenadas en relación con el caso de conspiración de Baca, otros 11 miembros del departamento del sheriff también fueron condenados por varios delitos descubiertos durante la investigación del FBI.


Coleman argumentó que el fallo podría haber afectado a todas las condenas penales de Baca e instó al panel de apelaciones a revocar los veredictos de culpabilidad.

Pero el tribunal encontró que el tribunal de primera instancia no abusó de su discreción al rechazar como testimonio poco confiable el alcance del impacto de la enfermedad del exalguacil cuando mintió a los investigadores.

Coleman argumentó que la condena de Baca por hacer declaraciones falsas durante una entrevista del FBI en 2013 fue el resultado directo de un deterioro leve causado por las primeras etapas de la enfermedad de Alzheimer. Baca fue diagnosticado con la enfermedad en mayo de 2014.

Durante la entrevista del FBI, que se centró en los acontecimientos ocurridos en 2011, Baca fue declarado culpable porque “no podía recordar cada pequeño detalle de dos años antes”, alegó Coleman.

Los fiscales respondieron que, si bien Baca pudo haber estado en las primeras etapas del Alzheimer en 2013, el propio testigo experto de la defensa no pudo probar que es probable que el exalguacil hubiera pérdida la memoria en el momento de la entrevista.

Durante la apelación, el fiscal adjunto Bram Alden dijo que “Lo que el jurado decidió, fue que se trataba de un hombre que creía que estaba por encima de la ley”.

“Antes de Baca y después de él, en el Departamento del Sheriff del condado de Los Ángeles siempre ha habido una cultura de impunidad”, dijo el abogado Luis Carrillo. “El problema se agrava cuando los fiscales de distrito jamás presentan cargos contra los policías que matan a jóvenes latinos y afroamericanos; los fiscales también son parte del abuso contra las minorías”.
“Nosotros somos respetuosos de los dictámenes de las cortes. Esperamos cerrar un capítulo oscuro en la historia del Departamento¨”, fue la reacción del actual sheriff del condado de Los Angeles, Alex Villanueva.

Las 10 cosas que no sabías del Sheriff Baca

Loading
Cargando galería
Publicidad