null: nullpx
Educación

Seis consejos que harán más fácil el paso de la secundaria a la universidad

Aunque muchos jóvenes pueden estar experimentando tristeza por no tener un acto de graduación debido a la covid-19, es momento de apoyarlos para que sigan adelante y que las emociones no empañen su ruta a la educación superior. Seguir estas recomendaciones ayudará a hacer más llevadera la transición.
16 Jun 2020 – 02:27 PM EDT
Reacciona
Comparte

El confinamiento para prevenir los contagios de coronavirus dejó a los estudiantes del último año de la secundaria sin una fiesta de graduación para celebrar sus logros. También dejó a muchos a la deriva en uno de los temas más importantes de la escuela que sirve para perfilar su futuro: la aplicación a las universidades y la búsqueda de ayuda financiera.

Nicole Ramos, consejera de New York University College Advising Corps (NYUCAC), asegura que, si bien ha sido un año difícil y triste, si los estudiantes no han comenzado el proceso necesario para entrar a la educación superior, aún están a tiempo. “Nunca es tarde. Todavía hay escuelas que aceptan aplicaciones, pero deben empezar a llenarlas ya, porque las universidades son distintas a la secundaria: si no hay espacios libres, no podrán entrar”.

Para aprovechar el tiempo, la consejera de esta organización, que trabaja con estudiantes de bajos recursos y de primera generación ayudándolos a aplicar para ir a la universidad y para encontrar ayuda financiera, da algunas recomendaciones para los alumnos y sus padres para que esta transición académica sea lo más armoniosa posible, sobre todo en esta etapa de escuelas cerradas:

1. Busquen información con los consejeros


Los padres o cuidadores deben encontrar una persona que sea su contacto en la escuela secundaria o en la universidad a la que asistirá su hijo que pueda ayudar al joven a llenar las aplicaciones. Si no saben quién es, lo correcto es llamar a la escuela y pedir la información para hacer una cita por videochat o por teléfono. Si ya hicieron las aplicaciones, tienen respuestas y una decisión tomada, es importante que contacten al consejero para que sepan cuáles son los próximos pasos que deben dar.

También pueden consultar las página de internet: FAFSA, para que estén al día con la aplicación para la ayuda financiera federal; College Board, específicamente el apartado bigfuture, en el cual pueden encontrar datos de todas las universidades, sus requisitos y todas las estadísticas sobre ellas; y Common App, que ofrece conexión con más de 900 universidades y facilita las aplicaciones porque al llenar una, el sistema la envía a todas las instituciones que el estudiante elija.

2. Apoyen emocionalmente a sus hijos


Los jóvenes pueden estar experimentando sentimientos como miedo, tristeza, enojo o confusión debido a todo lo que ocurre por la covid-19. Esta situación puede influir en sus decisiones para el próximo año, así que lo mejor es dejarlos que se expresen, escucharlos, orientarlos y ayudarlos a descubrir sus próximos pasos. Por eso, las familias deben preguntar a los consejeros todo lo que no sepan, sin ninguna clase de vergüenza, sobre todo en los hogares de estudiantes de primera generación, pues ellos serán el ejemplo e inspiración para sus hermanos o primos. Los padres tienen un papel muy importante en esta etapa.

3. Busquen la mejor ayuda financiera


Nunca tomen una decisión hasta que vean todas las opciones disponibles. Este proceso comienza una vez que se llena la FAFSA, en la que se expone la situación financiera de la familia y se listan hasta diez universidades a las que al joven le gustaría ir. Las universidades ven esos datos y determinan la ayuda que le ofrecerán. En caso de que ya tengan una institución asignada, si la situación financiera de la familia ha sido afectada por la pandemia, no duden en comunicarse con esta para ver si pueden solicitar más ayuda financiera o si hay un plan de pago que pueda ser útil en estos momentos.

4. Revisen el correo electrónico


Lo ideal es crear uno, en caso de que no lo tengan, y tener el hábito de revisarlo una vez al día. Es muy importante porque las universidades van a comunicarse con la escuela secundaria, pero también con el estudiante y sus padres, y utilizarán esta vía para indicarle los resultados. Así que hay que estar muy atentos para que no se les escape nada y sepan lo próximo que deben hacer.

5. No se angustien si aún no hay una carrera seleccionada


Es muy normal que los estudiantes que se van a graduar de secundaria no sepan lo que quieren estudiar, pero tengan fe en ellos y en el sistema universitario. Los colleges tienen una educación general, no importa si el estudiante va a ser ingeniero o artista. Para graduarse todos deben tomar clases de inglés, matemáticas, ciencias y psicología. En ese tiempo en el que quizá su hijo no sabe lo que va a estudiar, irá adelantando las asignaturas que necesita para graduarse.

6. Sáquenle provecho a las oportunidades


Muchos estudiantes creen que si no van a una universidad de prestigio, no vale la pena ir a otra. Pero el nombre no es lo más importante, lo realmente valioso es lo que hagan en la universidad. Si aceptan a su hijo en una escuela de dos años, que lo aproveche. Puede empezar a trabajar para organizaciones, tener algún trabajo en el campus y procurar buenas relaciones con sus profesores. Todo eso le servirá de mucho, tanto como si va a la mejor universidad del país.

Ir al college significa aprender muchas cosas, trabajar con otros y hasta aprender cómo se debe hablar con un jefe, pero también implica empezar a ser adulto. Lo más importante es que el alumno ponga empeño en aprenderlo en cualquier institución a las que vaya porque con eso va a poder triunfar.


Reacciona
Comparte
Publicidad