null: nullpx
Enfermedades

Aumentan casos de paperas, ¿hace falta una mejor vacuna?

Las paperas ya no es una enfermedad común y rara vez causa complicaciones graves. Sin embargo, no hay tratamiento para la enfermedad viral excepto el reposo.
27 Feb 2017 – 8:52 AM EST

A nivel nacional, 2016 ha sido el peor año para esta enfermedad en una década, en parte por su diseminación en los campus universitarios.

Los brotes están afectando a universidades en todo el país. Se reportaron más de 300 casos en la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign, y otros centros de estudios como Iowa State, Tufts y Harvard también han informado sobre estudiantes enfermos.

Pero hasta ahora, el mayor brote se produjo en el estado de Arkansas, donde, desde agosto del 2016, se reportaron más de 2.000 casos no solo en estudiantes universitarios sino también entre niños en edad escolar y adultos.

Muchas de las personas que se enfermaron estaban vacunadas, por lo que funcionarios de salud pública se están preguntando si tiene algo que ver con el protocolo de vacunación que se sigue actualmente.

Según los datos reportados por California a los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), los casos han aumentado desde que comenzaron las clases. Aunque la situación es menos severa que en otros estados, desde principios de 2016 hasta diciembre hubo unos 80 diagnósticos, en comparación con 39 el año anterior.


En octubre, un estudiante fue diagnosticado con paperas en la Universidad Estatal de San Diego, incrementando así el total de casos en esa área a 19, un número inusualmente alto. De acuerdo con los datos más recientes del Departamento de Salud y Servicios Humanos de California, entre 2011 y 2014 el promedio de casos en esa región fue de dos anuales. En 2016 también se reportaron estudiantes con paperas en las universidades de California State San Marcos y San Diego Christian.

Desde que la Universidad de Missouri inició las clases en agosto, el personal de la universidad registró 193 casos de paperas en el campus, además de otros que, muy probablemente, no se informaron.

A nivel nacional, se reportaron más de 4,000 a los CDC, casi el triple que en 2015 y el mayor aumento en los últimos 10 años.

La doctora Susan Even, directora ejecutiva del Centro de Salud para estudiantes de la Universidad de Missouri, dijo que nunca había visto un brote semejante en sus 31 años trabajando en el campus. Agregó que todos los estudiantes tratados por su equipo habían recibido las dos dosis de la vacuna MMR (que protege contra el sarampión, las paperas y la rubéola) —un requisito que impone la escuela— pero de todos modos se enfermaron.

"El hecho de que las paperas aparezca en poblaciones altamente inmunizadas probablemente refleja algo sobre la eficacia de la vacuna", dijo Even.

Las paperas ya no es una enfermedad común y rara vez causa complicaciones graves. Sin embargo, no hay tratamiento para la enfermedad viral excepto el reposo. Los síntomas más comunes incluyen inflamación de las mejillas y el cuello, fiebre y dolor en la mandíbula, que se pueden aliviar con medicamentos de venta libre.

Al principio, los síntomas podrían parecerse a los de una gripe, explicó Even, "pero la característica que buscamos es dolor en la mandíbula y el área de las mejillas e hinchazón".

La doctora Janell Routh, epidemióloga de los CDC y experta en paperas, dijo que no es sorprendente que se produzcan brotes en los campus universitarios, donde a menudo los estudiantes viven en lugares cerrados, comen juntos y hacen grandes reuniones.

"Los campus universitarios proporcionan un medio perfecto para la propagación del virus de las paperas", dijo Routh. "Sabemos que muchos de los comportamientos en los campus universitarios son un medio para la propagación".

El brote en Arkansas, sin embargo, ha afectado a una población más diversa.

El doctor Dirk Haselow, epidemiólogo y director médico de respuesta a brotes en Arkansas, dijo que el departamento de salud estatal ha estado manteniendo clínicas (móviles) en iglesias y escuelas para dar la vacuna MMR.


"Hemos tenido gente trabajando 12 horas al día, siete días a la semana durante meses tratando de controlar esto. No es por falta de esfuerzo", dijo Haselow.

La gravedad del brote hace que Haselow cuestione el protocolo de dosificación de la vacuna.

Más del 90% de los niños afectados, y entre 30 y 40% de los adultos, habían sido vacunados, según los registros del estado. Pero Haselow dijo que las tasas de vacunación de los adultos son típicas y no explican el brote.

"Si se mira las tasas de cobertura de vacunación de MMR en los adultos, se ve que es similar a la del resto del país’", dijo Haselow. "Esto es por los programas de vacunación infantil incorporados en los años 80 en la mayoría de la población”.

La vacuna contra las paperas fue aprobada por la Administración de drogas y Alimentos en 1967. Normalmente, las personas reciben dos dosis de la vacuna, pero en Arkansas, y también en la universidad de Missouri, los funcionarios están recomendando una tercera, aunque no está claro si esta dosis extra es eficaz para prevenir la propagación de las paperas. Los CDC no han emitido una recomendación oficial, indicando en julio en un informe en línea que: "La eficacia de una tercera dosis de la vacuna MMR no se ha establecido, pero su aplicación es razonable en situaciones de brotes”. Tanto el estado de Arkansas como la Universidad de Missouri esperan que esto ayude a frenar los brotes.

Haselow dijo que también le preocupa que pueda haber algo en este brote en particular que esté haciendo que la vacuna contra las paperas sea menos eficaz.

" A pesar de todos los esfuerzos, seguimos viendo como este brote empeora. Y nos preocupa que pueda indicar algo inusual", dijo.

El experto explicó que la vacuna se desarrolló en la década de los 60 utilizando una cepa específica de paperas; pero ahora, algunos de los casos que aparecieron en Arkansas son de una cepa diferente.

"Nos preguntamos si las cepas circulantes han evolucionado más allá de la vacuna actual", dijo Haselow.

Haselow hizo hincapié en que la vacuna contra las paperas sigue siendo la protección más eficaz. Disminuye la probabilidad de contraerla, y reduce en gran medida las posibilidades de complicaciones graves en el caso de que exista el contagio.


Estas complicaciones son raras, e incluyen inflamación de los testículos, meningitis y sordera que pueden tener consecuencias para la salud a largo plazo.

"Las vacunas reducen el riesgo de paperas nueve veces. Estamos cien por ciento seguros de que estas vacunas están previniendo las manifestaciones graves de las paperas", dijo Haselow. "Así que están ayudando, pero no son perfectas”.

Rebecca Smith es colaboradora de Kaiser Health News y reportera y productora de KBIA Health & Wealth y Side Effects Public Media.

This story was produced by Side Effects Public Media, a news collaborative covering public health.

Publicidad