null: nullpx
En Primera Persona

Lo que vi en mi visita al centro de detención de inmigrantes más grande de California

Luis Megid, corresponsal de Noticiero Univision, tuvo acceso al centro de Adelanto en un desierto de California, donde se encuentran detenidos unos 1,600 inmigrantes.
7 Jun 2017 – 4:01 PM EDT

Durante mucho tiempo escuché historias de Adelanto, la pequeña ciudad de California donde se encuentra el centro de detención de inmigrantes más grande de la costa oeste.

Leí reportes sobre cuidado médico deficiente, acusaciones de abuso sexual y maltrato de detenidos en esta prisión de indocumentados, en un desierto que queda unas dos horas al noreste de Los Ángeles. Siempre quise ir a conocerla y finalmente tuve la oportunidad.

Al permitir que entráramos al centro con las cámaras de Noticiero Univision, el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) quería mostrarnos que, lejos de ser una casa de horrores, Adelanto es un centro donde todos son tratados con profesionalismo y respeto. Solo puedo reportar lo que me mostraron y lo que me contaron los detenidos.

Recorrí interminables corredores, visité celdas, clínicas de salud y comedores. Las autoridades de inmigración me permitieron hablar con dos de los inmigrantes detenidos cuyos nombres nos habían dado grupos comunitarios.

Ambos eran salvadoreños buscando asilo. Me contaron lo difícil que es estar encerrado, viviendo diariamente con el miedo de ser deportados. Me dijeron que algunos guardias los tratan mal, que la comida es incomible y que estar allí es desesperante.

Uno de ellos lloró mientras me contaba que en El Salvador le esperaba la muerte. El otro lamentó que a veces pasa mucho tiempo sin ver el sol, asegurándome que los oficiales deciden arbitrariamente si dejarlo salir al patio y a la cancha de básquetbol.


En fotos: Así es el centro de detención para inmigrantes más grande de California

Loading
Cargando galería

Un portavoz de ICE insistió en que la agencia federal no tolera maltratos; que ellos hacen lo mejor posible, reconociendo que es difícil dejar a todo el mundo contento.

En Adelanto hay gente de más de setenta países, pero los más numerosos son los mexicanos. La gran mayoría de los detenidos son hombres, aunque hay también un ala más pequeña para mujeres.


Algunos inmigrantes pasan semanas detenidos aquí, otros llevan más de un año; todo depende de cuanto demore su caso en la corte de inmigración. Si un indocumentado es arrestado en el sur de California, lo más probable es que termine aquí.

Me impresionó el tamaño de la instalación: el centro tiene capacidad para unas 2,000 personas, aunque solo había unas 1,600 camas ocupadas. El resto podría llenarse como resultado de la agresiva política migratoria del presidente Donald Trump, quien quiere aumentar la capacidad de centros como Adelanto en todo el país.

Cuatro horas después salí de Adelanto y me dirigí hacia el aeropuerto. Mientras volaba a casa, no podía dejar de pensar que, esa misma noche, algunos de los detenidos que vi durante el día estarían regresando forzadamente a sus países, en un viaje que por mucho tiempo trataron de evitar.

Publicidad