null: nullpx
Elecciones en Perú

Perú, a un mes de las elecciones y sin candidatos fijos

A falta de cuatro semanas para que se celebren los comicios presidenciales, los peruanos están sumidos en la incertidumbre por la impugnación e inhabilitación de candidatos.
11 Mar 2016 – 7:15 PM EST

Por Mónica Vargas @amonivargas, desde Lima (Perú)

Los peruanos difícilmente olvidarán el actual proceso electoral. A cuatro semanas de los comicios generales aún no hay claridad de quiénes quedarán en la carrera hacia la presidencia, algo sin precedentes en el país que ha visto en las últimas semanas una campaña más centrada en acusaciones y puyazos que en propuestas.

El miércoles, la autoridad electoral dejó fuera de la contienda por problemas con la inscripción de su partido al candidato Julio Guzmán, quien había escalado rápidamente en las preferencias hasta ubicarse en segundo lugar. El Jurado Nacional de Elecciones (JNE) también puso luz roja a las aspiraciones del empresario César Acuña, otro de los favoritos, por haber entregado dinero a votantes en plena campaña.

Si bien Guzmán anunció que recurrirá a otras instancias para continuar en el proceso, las puertas parecen haberse cerrado para él en estos comicios y lo mismo podría pasar con la candidatura de Keiko Fujimori (Fuerza Popular), quien encabeza las encuestas, si la autoridad electoral acepta en los próximos días un pedido de inhabilitación por la entrega de dádivas.

“Estoy muy preocupada. Lo que está pasando es exagerado. La situación es muy complicada porque nos estamos quedando sin candidatos y falta poco para las elecciones”, le dijo a Univision Noticias Victoria Orellana, una comerciante de 30 años.

Que la autoridad electoral siga revisando pedidos de inhabilitación de candidaturas a cuatro semanas de las elecciones generales es un tema que no sólo está generando la preocupación entre los peruanos, sino también de organismos internacionales como la OEA.



La Misión de Observación Electoral de la Organización de los Estados Americanos en el Perú se pronunció al respecto y consideró que “los tiempos de presentación de los recursos para inhabilitar candidaturas provocan incertidumbre tanto en el electorado como en los contendientes”.

Las críticas y las suspicacias por la falta de certeza sobre las candidaturas a la presidencia y al Congreso a tan pocos días de las elecciones han proliferado en un país ya acostumbrado a comicios reñidos y a la “guerra sucia”. En el actual proceso, incluso el jefe de la autoridad electoral denunció que había recibido amenazas contra su integridad física.

El analista político Jorge Saldaña le explicó a Univision Noticias que la actual incertidumbre sobre las candidaturas se desprende de la demora en la vigencia de una nueva ley que sanciona con la exclusión a aquel candidato electoral que regala dádivas y eleva la valla para las alianzas electorales. Esta fue aprobada originalmente en octubre pero fue observada por el Ejecutivo en el último día de plazo.

El 15 de diciembre, el Congreso se ratificó en su propuesta original y, como fue una insistencia de este poder del Estado, le correspondió a su presidente promulgarla, hecho que ocurrió en vísperas de Navidad, explicó Saldaña.

“Y el Ejecutivo demoró 26 días para colocar el número de la ley. Eso explica porqué recién el 17 de enero se publica la nueva ley. Y a partir de allí, el JNE resuelve aplicar la nueva norma con las consecuencias que hoy vemos: dilaciones para olear postulaciones electorales”, sostuvo el analista.

Reacomodo en el tablero electoral

Con la salida de Guzmán, candidato de Todos por el Perú, y de Acuña, de Alianza por el Progreso, el tablero electoral se ha reacomodado. Los expertos consideran que sus votos, que sumaban más del 20 por ciento, se repartirían entre todos los demás aspirantes y que los votos nulos o blancos, que alcanzan otro 20%, se incrementarían aún más.



“La campaña recién empieza y será la más corta de la historia del Perú. Durará sólo 30 días. Es inédito”, afirmó Saldaña.

Hace pocos días , la encuestadora GFK difundió un sondeo que le daba a Fujimori un 34,6% de la intención de los votos, seguida de Guzmán con un 16,6%, de Pedro Pablo Kuczynski, de Peruanos por el Kambio, con un 6,9 %, y de Alfredo Barcnechea, de Acción Popular, con un 5,1%. Acuña retrocedía al séptimo lugar con un 3,6% tras haber obtenido un 10% el mes pasado y lograr un empate técnico por el segundo puesto en las preferencias.

En su encuesta, dada a conocer cuando la autoridad local estaba evaluando la inhabilitación de Guzmán y Acuña, GFK esbozó un escenario sin ambos candidatos y los resultados mostraron que Fujimori y Kuczynski se beneficiarían cada uno con poco más del 3% de esos votos, mientras que candidaturas antes consideradas “pequeñas” como las de Barnechea y de Verónika Mendoza (Frente Amplio) captarían más del 1 por ciento cada uno.



“La salida de Guzmán deja al tablero sin retador de Fujimori y abre una batalla entre cuatro candidatos (PPK, Barnechea, García y Mendoza) que parecen entender que tienen varios enemigos, el tiempo y los otros tres, y no necesariamente a quien lidera
las encuestas”, afirmó el politólogo Juan de la Puente.

Según los sondeos, los votos que obtenga Fujimori el 10 de abril no le serían suficientes para alcanzar la presidencia en primera vuelta, por lo que todo se definiría en el balotaje previsto para el 5 de junio.

Si bien el nuevo escenario parecería propicio para Keiko Fujimori al quedarse sin un rival visible, su candidatura tiene un alto nivel de rechazo al arrastrar los pasivos del gobierno de diez años de su padre, Alberto Fujimori, actualmente preso acusado de crímenes de lesa humanidad.

“Todos los candidatos se pelean, se tiran barro. Yo no sé por quién voy a votar aún, lo decidiré a última hora, al igual que mis amigos”, dijo Jorge Pérez, un reciclador de 49 años.

Los jóvenes, la palabra final

Las elecciones en el Perú, donde votar es obligatorio, se han caracterizado por sus finales de infarto, en los que no necesariamente han ganado los que obtuvieron la victoria en primera vuelta.

Cerca de la tercera parte de los casi 23 millones de electores peruanos habilitados para acudir a las urnas son menores de 30 años de edad, según la Oficina Nacional de Procesos Electorales (ONPE). Y será este grupo el que podría definir los resultados de la contienda, en la que participan mayormente rostros conocidos en política (dos expresidentes, excongresistas, exministros).

El excluido candidato Guzmán, que se proclamaba el “nuevo” del escenario político y llamaba “dinosaurios” a sus contendores, había logrado captar la atención de este público a través de su intensa campaña en las redes sociales.

Pese a que la autoridad electoral aún está evaluando candidaturas, las cédulas de sufragio empezarán a imprimirse este fin de semana.

En total 19 agrupaciones políticas y alianzas electorales inscribieron inicialmente sus fórmulas presidenciales y aún no es seguro cuántas continuarán en carrera. Candidatos y líderes de opinión han cuestionado lo ajustado de los plazos para conocer de una vez la lista oficial de aspirantes a la presidencia y al Congreso.

El propio Guzmán habló recientemente de “fraude” en este proceso y de que “hay millones en juego” para sacar de la contienda a candidatos con crecimiento en las encuestas, acusaciones que fueron rechazadas por las autoridades electorales y sus contrincantes.


Más contenido de tu interés