null: nullpx
Elecciones en Perú

Kuczynski asume la presidencia de Perú con la promesa de una revolución social y un Congreso esquivo

Pedro Pablo Kuczynski empieza este jueves uno de los mayores retos de su vida, presidir Perú, con el país dividido. La mitad de los peruanos lo aprueba, mientras que la otra mitad lo ve con desconfianza y considera que gobernará favoreciendo a las grandes empresas, según recientes encuestas.
27 Jul 2016 – 7:10 PM EDT

LIMA, Perú.- Desde que fue declarado ganador en un reñido balotaje de inicios de junio que le enfrentó a Keiko Fujimori, hija del expresidente Alberto Fujimori, preso por delitos contra los derechos humanos y corrupción, Pedro Pablo Kuczynski ha estado cumpliendo una agenda muy recargada. Los días le están quedando cortos para todo lo que quiere y tiene que hacer, según ha reconocido él mismo.

Este economista de 77 años con estudios en Inglaterra y Estados Unidos, y que tiene una prolífica hoja de vida en la que se entremezclan altos puestos gerenciales con importantes cargos en el Estado peruano, ya ha dado a conocer quiénes serán sus ministros, un equipo considerado más técnico que político, y que juramentará sus cargos pocas horas después de que él lo haga este jueves, fecha en la que el Perú celebra su aniversario patrio.

Kuczynski ya ha adelantado también que una de sus primeras medidas será pedir facultades legislativas para poder lanzar un paquete de reformas que considera necesarias para implementar su plan de gobierno, pero para ello su primer ministro Fernando Zavala, de 45 años, tendrá que convencer al Congreso, presidido y dominado por el partido de Fujimori.

Oposición “dialogante”

“Seremos un parlamento dialogante, que no legislará a espaldas del pueblo”, aseguró Luz Salgado, una de las más connotadas líderes del fujimorismo que fue elegida el martes presidenta del Congreso. “No seremos un congreso obstruccionista”, afirmó en su discurso.



Días antes Kenji Fujimori, hijo menor del exmandatario y quien fue el congresista con mayor cantidad de votos, rechazó presidir el parlamento argumentando que “son muchos los que tienen méritos y más experiencia para esta función”.

“El primer ministro es un tipo hábil, sabe establecer relaciones humanas fácilmente, escucha y tiene kilos de paciencia”, dijo a Univisión Noticias Aldo Mariátegui, periodista y analista político. “No veo tampoco a los fujimoristas haciéndole la vida imposible. Tienen programas económicos similares, pero van a tener que ir trabajando poco a poco. Luz Salgado es una persona dialogante, no es una ultra y es un gesto que la hayan puesto”, afirmó.

Las reformas propuestas por Kuczynski, que llegó a prometer una "revolución social" tienen como fin reducir los elevados niveles de informalidad laboral que existen en el país, reducir impuestos a las pequeñas y medianas empresas, acelerar los procesos administrativos para que los servicios básicos, como agua y salud, puedan llegar a zonas donde no existen. Además buscan combatir eficazmente la delincuencia, un tema que se ha convertido en la principal preocupación de los peruanos.

“Lo que pedimos es razonable”, dijo Kuczynski refiriéndose a las facultades legislativas que Zavala solicitará en los próximos días. El reto no está en el manejo macroeconómico del país, “nuestro reto está en lo que llamo la revolución social que es básicamente darle a gran parte de la población servicios sociales aceptables”, afirmó.

También ha asegurado que va a destrabar grandes inversiones paralizadas ya sea por conflictos sociales o por mera burocracia y que va a mejorar la infraestructura de los colegios públicos y de las comisarías.

“Mucho de lo que van a pedir (en las facultades legislativas) en términos económicos y en seguridad son cosas que están muy alineadas con lo que Fuerza Popular (partido de Fujimori) ha venido diciendo y contra lo que es muy difícil estar en desacuerdo, así que no debería haber demasiado problema”, dijo a Univisión Noticias Luis Davelouis, periodista y analista político. “Sin embargo, sí puedes no estar de acuerdo con la manera en la que se implementan determinadas políticas, ahí es donde se va a dar la discusión principal seguramente”, añadió.

El bloque de la izquierda, que en el balotaje apoyó a Kuczynski, ha asegurado que será una oposición vigilante y fiscalizadora.

Prioridad: la seguridad ciudadana

La mayoría de los peruanos coincide en que el tema que Kuczynski deberá abordar con prioridad es la lucha contra la delincuencia. De eso dependerá el respaldo que su gestión pueda conseguir, coinciden los analistas consultados.
“El tema más importante en el que se debe trabajar ahora es el de la seguridad”, afirmó Emilio Otero, estudiante de derecho, al comentar sus expectativas sobre el nuevo gobierno. “Uno no se siente seguro ni en su propia casa”, dijo.



Y es que la sensación de inseguridad se ha incrementado notoriamente en las grandes ciudades del país, según el organismo oficial de estadísticas, y este es uno de los temas que domina las conversaciones diarias en los medios, las calles, los trabajos y las casas. El Instituto Nacional de Estadística e Informática (INEI) informó hace pocas semanas que nueve de cada diez peruanos teme ser víctima de la delincuencia.

“La seguridad pública ya es un clamor y ahí se va a ver el tema de su popularidad. Una de las razones por las que la gente votó por (Ollanta) Humala en su momento es porque como lo veían militar pensaban que podía acabar con la delincuencia, pero no hizo nada. La gente está mirando este tema con mucha atención, el problema del crimen tiene a la gente realmente agobiada”, sostuvo Mariátegui.

Otro de los temas que podría convertirse en una piedra en el zapato para Kuczynski es qué hacer con el expresidente Fujimori, quien recientemente presentó un nuevo pedido de indulto por razones humanitarias, el mismo que fue rechazado por Humala.

Aunque el propio presidente electo ha asegurado que es “altamente improbable” que firme el indulto, ha propuesto que sea el Congreso el que presente una propuesta de ley genérica para que un reo de avanzada edad y con problemas de salud pueda cumplir su sentencia con arresto domiciliario.

“Es un tema que va a salir cada cierto tiempo, pero no va a ser algo que entorpezca. En el propio fujimorismo hay dos posiciones: Fujimori no merece estar preso y la otra es sacarlo con indulto humanitario”, aseguró Davelouis.


Más contenido de tu interés