null: nullpx
Florida

Trump grita "¡fraude!" y muchos recuerdan aquellas amargas elecciones de 2000, pero ¿tienen algo en común?

Hubo acusaciones de fraude en 2000, pero en ese entonces, había mucha mayor incertidumbre sobre quién había ganado realmente las elecciones. Y la disputa se centró únicamente en un estado: Florida, y unos pocos cientos de votos. (Read in English)
15 Nov 2020 – 11:36 AM EST
Comparte
La policía separa a los partidarios de George W. Bush y Al Gore durante las manifestaciones frente a la Corte Suprema de los Estados Unidos el 1 de diciembre de 2000 en Washington, DC. Crédito: Mark Wilson / Newsmakers / Getty

A medida que el polvo comienza a asentarse en las elecciones de 2020, esta no es la primera vez que un resultado ajustado enfrenta desafíos legales.

Los infundados gritos de fraude del presidente Donald Trump y su negativa a reconocer la proyección del triunfo de Joe Biden que hacen todos los medios en EEUU con operaciones de monitoreo electoral, hacen que muchos estadounidenses recuerden las amargas elecciones de 2000 que terminaron siendo decididas en Florida, gracias a una polémica decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos.

En ese caso, fue el demócrata Al Gore quien exigió un recuento de Florida después de que el resultado inicial lo mostrara detrás de George W. Bush por solo 537 votos de los seis millones emitidos.

La disputa de 2000 no careció de pasión en un país ya polarizado por cuestiones raciales y políticas de partidos, y hubo protestas - y gritos republicanos de fraude - en las oficinas de recuento de votos del sur de Florida.

Pero en ese entonces, había mucha mayor incertidumbre sobre quién había ganado realmente las elecciones, y los grandes medios incluso se retractaron de sus proyecciones de un ganador.

Florida, centro del debate

Por un lado, la disputa se centró únicamente en un estado, Florida, donde de hecho había una confusión enorme - y legítima - sobre los resultados. Se trata de un marcado contraste con 2020, donde Trump está presionando por reclamos de votaciones ilegales y otras supuestas irregularidades en varios estados, con poca o ninguna evidencia hecha pública hasta ahora.

Además de eso, el margen en Florida era mucho más estrecho que las abrumadoras probabilidades que enfrenta Trump de revertir las diversas ventajas estatales de Biden, que en conjunto suman alrededor de 46.000 en Arizona, Wisconsin y Georgia. El margen más cercano de Trump es de 11,000 en Arizona, pero necesitaría superar a Biden en al menos tres estados para ganar las elecciones.

Pero Trump ha insistido en calificar la elección como una "parodia" de fraude, con cientos de miles de votos para él supuestamente eliminados o transferidos a Biden.

En una conferencia de prensa en la Casa Blanca el 5 de noviembre, Trump dijo: "este es un caso en el que están tratando de robar una elección, están tratando de manipular una elección y no podemos permitir que eso suceda". Casi una semana después, la campaña del republicano sigue sin presentar pruebas que vayan más alá de rumores y versiones de oídas de sus partidarios.

Cargando Video...
Sin pruebas, Trump insiste en un "fraude electoral" y ahora habla de "votos legales e ilegales"

Un problema de diseño

Las acusaciones en Florida en 2000 en su mayoría no implicaron fraude, sino un sistema de votación mal diseñado que resultó en papeletas de votación difíciles de leer.

“En 2000, fue una acusación totalmente diferente. Fue un diseño defectuoso de la boleta lo que causó el problema ”, dijo John Lantigua, un exreportero que cubrió las elecciones y ahora trabaja para la Unión Estadounidense de Libertades Civiles (ACLU).

Había sospechas de influencia política, especialmente porque el gobernador de Florida en ese momento era el hermano de Bush, Jeb Bush.

Los demócratas también se quejaron de décadas de tácticas de supresión de votantes, una purga de listas de votantes afroestadounidenses, así como los "antidemocráticos" esfuerzos republicanos para no permitir que se contaran todos los votos.

Gore, el primer "ganador"

La elección del 7 de noviembre de 2000 pareció inicialmente una decisión cerrada, pero fácil, con el canal de televisión NBC siendo el primero en declarar la carrera a favor de Gore, poco antes de las 8 pm hora de la costa este.

Pero las proyecciones comenzaron a retractarse a las 10 pm, y CBS dijo que Florida estaba en realidad demasiado cerca para llamar.


Poco después de las 2 a.m. del 8 de noviembre, Fox News fue el primero en llamar ganador al gobernador de Texas, George W. Bush, una proyección que rápidamente se hizo eco de las otras cadenas.

Gore llamó a Bush para concederle el triunfo alrededor de las 2:30 am, pero luego volvió a llamar una hora más tarde para retirarlo en vista de algunas dudas que tenía su campaña sobre la manera como habían sido procesados algunos votos en ciertos condados de Florida.

36 días de drama

Se hizo un recuento automático ordenado por el estado que condujo a solo 327 cuando ejércitos de abogados de ambos lados comenzaron a presentar desafíos judiciales en varios condados.

Lo que siguió fueron 36 días de drama en el recuento mientras los abogados peleaban por el recuento.

Autobuses llenos de "activistas" republicanos de todo el país descendieron sobre el sur de Florida para detener el recuento en Miami, Fort Lauderdale y Palm Beach, donde los problemas de votación eran peores.

Estallaron riñas en Miami cuando decenas de republicanos enojados irrumpieron en la oficina de conteo de votos del condado de Miami-Dade exigiendo observar el conteo.

Entre los que orquestaron el evento se encontraba el aliado de Trump, Roger Stone, el consultor político conservador.

En documentos judiciales, los demócratas acusaron a los republicanos de "una campaña deliberada de demora e intimidación" de los funcionarios electorales de Miami.

"Fraude electoral"

Billy Corben, director de un documental de HBO publicado recientemente sobre las elecciones de 2000, titulado 537 Votos, recuerda a la multitud que gritaba: "Fraude electoral".

“Fue la misma táctica que hoy. Vieron que su voto nacional se desvanecía, por lo que intentaron detener el conteo de votos, dijo Corben a Univision Noticias.

Los republicanos reprocharon las protestas demócratas que encabezó el reverendo y líder de los derechos civiles Jesse Jackson en el condado de Palm Beach a nombre de Gore.

En medio de todo esto, el compañero de fórmula de Bush, Dick Cheney, fue trasladado de urgencia al hospital con un leve ataque cardíaco.

El recuento se centró en boletas incompletas en las que los inspectores electorales usaban lupas para examinar los agujeros con " chads colgantes", el pequeño rectángulo de papel que quedó colgando de las boletas donde los votantes no habían presionado lo suficiente para marcar su voto.


Los funcionarios electorales se quedaron tratando de evaluar si hacía alguna diferencia si el chad estaba colgando de una, dos o tres esquinas. El hecho de que quedaran menos esquinas colgando fue visto como una señal más segura de la intención del votante.

“La gente estaba sentada allí discutiendo si estos pequeños papeles que colgaban de un hilo deberían contarse como votos”, dijo Lantigua.

También hubo chads "embarazados" o "con hoyuelos" donde el papel aún estaba intacto y los votantes no presionaron lo suficiente y simplemente dejaron una marca donde presionaron la boleta. Aquellos fueron dictaminados como sin contar.

El condado de Palm Beach tenía un problema ligeramente diferente que involucraba una boleta que se doblaba en dos páginas opuestas, como alas de mariposa, con las casillas de preferencia de los votantes colocadas confusamente cerca una de la otra al lado del pliegue.

El periódico Palm Beach Post calculó que Gore perdió 6,600 votos solo en el condado de Palm Beach debido a la confusión de la boleta electoral, más de diez veces el margen de victoria de Bush.

La Corte Suprema de Florida votó 4-3 el 8 de diciembre para ordenar un recuento manual en todo el estado de unos 45,000 "votos insuficientes" que no mostraban claramente una elección presidencial, y aceptó resultados que redujeron aún más la ventaja de Bush a solo 154 votos. Los republicanos inmediatamente presentaron una apelación ante la Corte Suprema de Estados Unidos.

El tribunal superior ordenó detener los procesos y escuchó los argumentos el 11 de diciembre.

Al día siguiente, la Corte Suprema de Estados Unidos concluyó que los votos no podían contarse de manera justa a tiempo para certificar los resultados de Florida antes de la fecha límite del 18 de diciembre y emitió una orden de 5 a 4 anulando el fallo de la corte de Florida.

Esa medida efectivamente le dio a Bush los 25 votos electorales de Florida, lo que elevó su total a 271, uno más de lo necesario para tomar la Casa Blanca.

Dos de los jueces que decidieron el caso siguen siendo miembros de la Corte Suprema, el juez conservador Clarence Thomas y el juez liberal Stephen Breyer.

Otros tres magistrados actuales, el presidente del Tribunal Supremo John Roberts y dos designados por Trump, Brett Kavanaugh y Amy Coney Barrett, participaron en el litigio, todos ellos del lado ganador, y ahora ayudan a formar la mayoría conservadora de 6-3 del tribunal superior.

Y el resultado de la "autopsia"

A modo de autopsia, una revisión voto por voto de 175,000 papeletas en disputa que no fueron contadas en el 2000 en Florida por un consorcio de medios, encontró que Bush habría prevalecido por estrecho margen en los recuentos parciales buscados por Gore, pero que Gore podría haber revertido el resultado, por el más mínimo de los márgenes, si hubiera seguido y obtenido un recuento completo en todo el estado.

Bush habría mantenido su ventaja en algún lugar entre 225 y 493 votos si Gore hubiera tenido éxito en ganar los recuentos parciales que buscaba en la corte.

Pero un recuento completo en todo el estado de todos los votos negativos y excesivos podría haber borrado la victoria de Bush por 537 votos y haber puesto a Gore por delante por un pequeño margen de 42 a 171 votos, encontró el estudio.

Al final, la campaña demócrata aceptó la derrota y Gore llamó a Bush para felicitarlo por su triunfo, por segunda vez.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés