null: nullpx
Bernie Sanders

Perdió la candidatura pero sacudió al partido: así se impuso Bernie Sanders en la contienda demócrata

En medio de la crisis nacional causada por el covid-19, la nominación presidencial del Partido Demócrata se le escapó a Sanders por segunda vez en cuatro años. Pero es también una nueva oportunidad para dejar su impronta en el partido, ahora desde una posición muy diferente que en 2016.
12 Abr 2020 – 02:27 PM EDT

Es un escenario que Bernie Sanders vivió y al que sobrevivió políticamente. A pesar de su histórica campaña en 2016, Hillary Clinton logró ganarle la nominación presidencial del Partido Demócrata. Ahora con Joe Biden el final fue el mismo, luego de tres semanas seguidas sufriendo notables derrotas electorales. ¿Qué legado le queda a Sanders hoy después de recorrer dos veces el mismo camino?

"La vía a la victoria es virtualmente imposible", dijo Sanders este miércoles."He concluido que esta apuesta por la nominación presidencial no será exitosa", dijo durante una intervención de 14 minutos vía streaming.

Las palabras de Sanders llegaron después de semanas difíciles. El martes 17 de marzo Biden tuvo su tercera noche exitosa, una en que conquistó por un amplio margen las primarias de Florida, Illinois y Arizona. El exvicepresidente ganó las primarias de Florida con 61.7%, Illinois con 59.3% y Arizona con 43.6%.

Pero más allá de los números, fue la noche en que se convirtió en el nominado implícito del Partido Demócrata al proyectarse matemáticamente imposible de vencer.

Cuando Sanders se enfrentó Hillary Clinton en 2016, la exsecretaria de Estado obtuvo un margen considerable tanto en Florida como Arizona, sin embargo en Illinois estuvo a dos puntos del senador de Vermont con 50.5%. Esta vez la historia no se repitió y Sanders perdió Illinois por 23 puntos de diferencia.

“Ahora es el momento de Sanders para extraer concesiones de Biden en pos de su apoyo. Dentro de su mismo círculo ya están enviando ese mensaje y viendo la manera de cómo asegurar que Biden tenga en cuenta la agenda progresista”, explicó a Univisión Noticias José Parra, estratega demócrata y fundador de la consultora Próspero Latino.


Parra se refiere a las declaraciones de la representante Alexandria Ocasio-Cortez tras el Supermartes del 3 de marzo. La congresista ha sido una de las principales aliadas de la campaña de Sanders y refirió sin tapujos a “una división generacional en el Partido Demócrata sobre la atención médica, el cambio climático, la política exterior" e insistió en que deben "aprovechar el apoyo” que han recabado, para influenciar la agenda demócrata.

“Sanders perdió la batalla por la nominación, pero ganó la batalla ideológica y desde 2016 y ahora en este ciclo ha logrado mover al Partido Demócrata más hacia la izquierda", explicó a Univisión Noticias Mark Jones analista político y académico de la Universidad de Rice, reproduciendo la idea que el propio Sanders presentó después del Supermartes en su primera reacción ante la derrota.

"(Sanders) puso en primera línea en la agenda Medicare para todos —o al menos una opción pública—, el nuevo acuerdo sobre cambio climático y restricciones para la industria de combustibles fósiles”, explicó Jones.

La ventaja del derrotado

Sanders tiene varias cartas fuertes a su favor, como los $132 millones que logró recaudar en este ciclo electoral o el ejército de voluntarios y seguidores, sobre todo más jóvenes, a quienes entusiasmó más que ningún otro candidato por segunda primaria consecutiva. Eso lo llevó a destacarse en los medios sociales y plataformas tecnológicas.

“Hay un antes y un después de Sanders en el Partido Demócrata y es importante que Biden capitalice las ventajas comparativas de su competidor, como su apoyo entre los votantes jóvenes. Los pasos siguientes definirán la relación entre ambos, pero también la unidad del partido”, aseguró Parra.


Las grietas entre los demócratas han quedado más al descubierto que nunca, luego de una extenuante primaria que partió con 27 precandidatos a la presidencia, agrupados en conservadores, moderados y progresistas.

Ahora depende tanto de Biden como Sanders cumplir con las expectativas y sanar las heridas dejadas por las primarias del partido, en un marco constructivo. Una realidad que ha eludido a los demócratas desde 2016, cuando la carrera entre Clinton y Sanders dejó llagas tan profundas, que no sanaron a tiempo, dejándolos paralizados, sorprendidos y fuera de la Casa Blanca.

¿Ahora Sanders verá repetida la misma historia o sacó algo en limpio la primera vez? La respuesta parece estar más en sus acciones que en sus palabras. Aunque podría haber prolongado muchísimo más tiempo su carrera por la nominación decidió acabarla y así darle oxígeno y tiempo a Biden para armarse de cara a noviembre, sin distracciones.

Aunque Biden logró la nominación, es Sanders quien definió el curso de la carrera demócrata y más aún, es una de las voces más influyentes en el destino ideológico del partido. Un legado notable que habla más de un ganador que de un perdedor.

Separados por el coronavirus: así fue el debate entre Joe Biden y Bernie Sanders (fotos)

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés