null: nullpx
Política

La "testigo estrella" del fraude denunciado por Trump protagoniza una absurda audiencia que se hizo viral

En una audiencia ante un panel de la Cámara de Representantes de Michigan, la contratista y seguidora de Trump expuso estrambóticas teorías sobre un supuesto fraude electoral y se ensarzó en una pelea con un representante republicano que la desmintió.
5 Dic 2020 – 12:51 PM EST
Comparte
Cargando Video...

La arremetida del equipo legal de Donald Trump que intenta anular los resultados de la elección presidencial del 3 de noviembre tiene ahora una nueva figura: Melissa Carone, una autodefinida testigo del supuesto fraude masivo que insiste en denunciar la campaña republicana y quien trabajó en el recuento electoral en Michigan.

Atrás quedó el momento de la abogada Sidney Powell, que blandió teorías de la conspiración y argumentos indemostrables, -como vincular al fallecido presidente venezolano Hugo Chávez en un inexplicado plan para alterar las elecciones- para ser pronto defenestrada por el propio equipo legal de Trump que lidera Rudy Giuliani.

Carone era una trabajadora contratada por la empresa Dominion Voting Systems, que suministró máquinas de votación en varios distritos de Michigan y otos estados, y que el presidente Trump ha señalado infundadamente como parte de un esquema para robarle votos y asignárselos a Joe Biden.

Al igual que la abogada Powell, Carone ha hecho aseveraciones temerarias de las cuales no aporta prueba alguna.

La forma en que ha hecho sus planteamientos en una audiencia en la Cámara de Representantes de Michigan esta semana la convirtieron en un éxito -por otras razones- en los medios sociales, con numerosos usuarios de Twitter comparándola con los personajes de la comedia Saturday Night Live interpretados por la actriz Victoria Jackson.

Lo que dice Carone

Carone asevera que el día de las elecciones trabajó en un turno de 24 horas en el recuento de votos de Detroit, dando soporte informático a las máquinas de Dominion en el Centro TCF donde se llevó a cabo el escrutinio.


En una declaración jurada presentada el 10 de noviembre, la contratista afirmó haber visto que algunas boletas habían sido escaneadas varias veces y sugirió que las camionetas destinadas a llevar comida a los trabajadores electorales en reallidad estaban ocultando decenas de miles de boletas.

Su declaración jurada fue incluida en una demanda presentada por la campaña Trump que buscaba impugnar los resultados en el Condado de Wayne.

El juez de ese condado, Timothy Kenny, negó la petición el 13 de noviembre, señalando que la "interpretación de los eventos por parte de Carone y otros testigos es incorrecta y no creíble".

Un comité bipartidista certificó el pasado 23 de noviembre la victoria de Joe Biden sobre Trump en el estado por más de 155,000 votos.

Enfrentándose a los republicanos

Aún así este miércoles, junto a Giuliani, Carone compareció ante un panel de la Cámara de Representantes de Michigan e insistió en vagas acusaciones de recuento de votos y manipulación de resultados, nuevamente sin mostrar ni una sola prueba.

Carone fue interpelada por Steve Johnson, un representante republicano de Michigan, mientras trataba de llegar al fondo de sus alegaciones de fraude electoral.

"Todo lo que pasó en el Centro TCF fue un fraude", declaró Carone. "Cada cosa", y en actitud altanera se dedicó a reñir con Johnson, quien intentaba explicarle cómo funciona el proceso.

Carone interrumpía constantemente, subía el tono de voz y no dejaba de hablar, según se percibe en un video que captó el momento y ha sido reproducido ya más de nueve millones de veces. En un momento, el propio Giuliani, a su lado, se le acerca para darle una palmaditas en señal de que parara de hablar.


Carone, de nuevo sin pruebas, insistió en que decenas de miles de papeletas se contaron dos veces.

"Solo digo que los números no están mal por 30,000 votos", replicaba Johnson, intentando que su interlocutora lo escuchara.

"¿Qué hicieron, lo tomaron y le hicieron una locura?" replicó Carone para añadir que había "cero votantes registrados" en el libro del condado de Wayne y que se habían emitido 100,000 votos fraudulentos.

E insistió: "Gente muerta votó y los ilegales votaron", insistió siempre si presentar alguna evidencia que respalde sus acusaciones.


Otro representante presente en el panel sugirió que debía estar "bajo juramento" durante su presentación. Entonces Carone dijo: "Soy madre, tengo dos hijos, tengo dos títulos... No conozco a ninguna mujer en el mundo que escribiría una declaración jurada solo por escribirla. Puedes ir a la cárcel por esto".

Después de esta comparecencia, Carone dijo que los críticos de Trump habían arruinado la vida y la reputación de testigos como ella. Asegura que ha recibido amenazas, que ha roto con su familia y amigos y se ha visto en la obligación de cambiar su número de teléfono y cerrar sus cuentas de redes sociales. En Facebook ha manifestado muchas veces su apoyo a Trump.

" Mi vida ha sido completamente destruida por esto", dijo, citada por The Washington Post.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés