Votantes a 1 milla de México: “El terrorismo no es debido a la frontera”

Votantes en la elección primaria de Arizona se quejan de los candidatos que vinculan frontera y terrorismo
22 Mar 2016 – 4:52 PM EDT


SAN LUIS, Arizona.- El día se levantó en San Luis, un enclave fronterizo con México, con un fuerte vendaval que blanqueó todo con polvo y tierra del desierto. La prensa gratuita local recuerda que este martes Arizona celebra la elección primaria presidencial y uno de los pocos televisores encendidos, con el sonido en mute, proyecta dos cosas a la vez: imágenes dantescas del aeropuerto de Bruselas y una fotografía del candidato presidencial Donald Trump.

El republicano, favorito en las encuestas en Arizona, participaba por teléfono para dar su opinión sobre la crisis de seguridad internacional. En varios medios, Trump ha dicho que las fronteras de Estados Unidos son una esponja para presuntos terroristas. “Estamos permitiendo a miles y miles de esta gente entrar en nuestro país”, dijo este martes en NBC.

Casi enclavado en el desierto y a 1.2 millas de la frontera, se encuentra el centro de votación de San Luis, un municipio donde el 98.7% de los habitantes es hispano y donde buena parte de la población cruza a México frecuentemente.


Todos los votantes que vemos aquí son hispanos y están molestos por cómo los candidatos presidenciales usan la frontera en sus discursos.

“Toman la frontera a su conveniencia para ganar más votos. Realmente aquí no es un problema como hacen ver ellos”, dice Heidi Gutiérrez, una vecina de 37 años. “Si un blanco hace un shooting (tiroteo) en una iglesia o en una escuela, son enfermos mentales. Pero al resto, nos califican como terroristas”.

“La frontera no es insegura para nada”, comenta Celia Barón, una jubilada. “Yo tengo ya veinte años viviendo aquí. Cualquier entrada puede servir para un terrorista. Pero siempre insisten con esta frontera, aquí, aquí, echan la culpa a México”.

“Pueden pasar terroristas, a lo mejor no nos hemos dado cuenta… pero en cualquier sitio puede pasar, es como cualquier otra frontera”, explica Daniel Correa, un empleado público de 35 años. Hijo de inmigrantes, cruza tres veces por semana a México. Dice que desde los ataques del 11 de septiembre los controles son muy exhaustivos, y “recientemente” todavía más.

El programa electoral de Ted Cruz, segundo en la carrera presidencial republicana, dice que “la frontera desprotegida con México invita inmigrantes ilegales, criminales y terroristas a pisar suelo estadounidense”. En el caso de Donald Trump, que lidera la contienda, habla de “criminales que cruzaron ilegalmente nuestra frontera solo para cometer horribles crímenes contra los estadounidenses”.

“Hacen grandes problemas que no lo son”, opina en inglés Giovana Payanes, 24 años, que habla mal de todos los candidatos salvo del senador Bernie Sanders. “¿Crear un muro ante México? ¿Cómo va a ayudar? ¿Cómo van a tener gente trabajando en el campo? ¿Cómo van a comer los estadounidenses?”.


Otro vecino de este rincón en el extremo suroeste de Arizona, Vicente Salazar, 67 años, sí dice que “se tiene que mejorar la seguridad”
— ¿Cómo la mejoraría? — le pregunta Univision Noticias.
— Lo que batalla uno para cruzar... Puede durar 2 y 3 horas.
— ¿Las esperas para cruzar, dice?
— La filas siempre son problemáticas. Falta agilizar los procesos. Que sea rápido. Muchos vamos a México a ver familiares o a llevar cualquier cosa, y se tarda, y te preguntan todo.

Una prioridad bien diferente a las que se debaten en la política nacional. “ Puede ser que sí entren (terroristas), pero está muy vigilado, bien vigilado y si quieren entrar, siempre habrá una manera”, añade.

En zonas fronterizas como esta, coinciden patrullas fronterizas, agentes antidroga, funcionarios de Inmigración, policía local y agentes del condado. Hay puntos de control en las carreteras, radares y torres de vigilancia, helicópteros y drones sobrevolando las millas y millas de desierto.

En 2015, había unos 17,500 agentes de la Patrulla Fronteriza desde Texas hasta California. Hubo 331,333 detenciones, según datos de esta agencia federal. La frontera sur de Estados Unidos suma casi 2,000 millas.

Aquí muchos hablan de la frontera en positivo. Les sirve para ir a visitar familia, comer y comprar. En 2013, cruzaron legalmente entre San Luis, Arizona, y San Luis Rio Colorado, Sonora, más de 2.3 millones de peatones, 2.9 millones de vehículos privados y 33,402 camiones, según datos del municipio.