Elecciones 2016

Triple embestida demócrata contra Donald Trump por sus comentarios contra musulmanes

Luego de la masacre de Orlando el republicano criticó al presidente Obama y a Hillary Clinton por no mencionar el “radicalismo islámico”. Como en acción coordinada, el presidente, Clinton y Bernie Sanders lo atacaron casi al mismo tiempo.
15 Jun 2016 – 8:36 PM EDT

Como si fuera un ataque coordinado desde las filas demócratas, el presidente Barack Obama, la virtual nominada Hillary Clinton y el senador por Vermont Bernie Sanders arremetieron este martes contra el republicano Donald Trump.

Luego de la masacre en Orlando el domingo en la que murieron 49 personas las dos figuras más importantes que hoy tiene el partido—Clinton y Obama—
y el competidor de la ex secretaria de Estado por la nominación, parecen haber dado un gesto más de unidad del Partido atacando al virtual nominado republicano.

El presidente fue el primero en ir contra Trump, quién tras el tiroteo masivo más letal de EEUU pidió que Obama renuncie y que Hillary Clinton suspenda su campaña por negarse a pronunciar las palabras "radicalismo islámico".

"La principal contribución de algunos de ‘mis amigos’ en el otro lado [en referencia los republicanos] es criticar a esta administración y a mí por no usar la frase ‘radicalismo islámico’. Esa es la clave, nos dicen ellos. No podemos vencer al Estado Islámico a menos que los llamamos 'islamistas radicales'”, dijo con enojo Obama tras reunirse con el Consejo Nacional de Seguridad.



Después agregó, con ironía, y en clara referencia a Trump aunque sin decir su nombre, que le “maravillaba la idea” de que la propuesta del virtual nominado sea "prohibir a todos los musulmanes entrar a EEUU".

"¿Dónde se detiene esto? ¿Vamos a empezar a tratar a los musulmanes estadounidenses de manera diferente? ¿Los funcionarios republicanos están de acuerdo con esto?", preguntó Obama.

Clinton se sumó

Desde Pittsburgh, Pensilvania, casi en simultáneo, la virtual nominada se acopló al ataque contra el empresario con palabras similares a las de Obama.

La ex secretaria de Estado tildó de "vergonzosa" la retórica del magnate y dijo que Trump “no tiene un temperamento apto y no está calificado para ser el comandante en jefe del país".

Clinton desafió, al igual que Obama, a los líderes republicanos a rechazar las "teorías conspirativas" que el empresario dio a entender en una entrevista en la cadena Fox cuando sugirió que el país está guiado por "un hombre que, o bien no es inteligente, o que tiene algo más en mente".

"¿Qué harán los líderes republicanos frente a su presunto candidato? ¿O avalarán la acusación (de Trump) acerca de nuestro presidente?", preguntó Clinton.



"Creo que todos sabemos que este es un trabajo que exige una respuesta digna a este tipo de eventos. En lugar de ello, ayer, sólo un día después de la matanza, (Trump) apareció en televisión y sugirió que el presidente Obama está del lado de los terroristas", dijo Clinton en referencia a los comentarios que el magnate hizo en Fox.

También en la misma línea de Obama, Clinton dijo que Trump "tiene una fijación con las palabras ‘islamismo radical'", como si “una vez pronunciadas detuvieran a los terroristas en sus ataques”.

Sanders no se queda atrás

Más tarde, el senador por Vermont se unió a Obama y a Clinton en una conferencia de prensa que brindó en Washington DC.

"Nuestro objetivo como nación debe ser unir a la gente para prevenir la violencia y para evitar el odio. No debemos permitir que los políticos —Donald Trump o cualquier otra persona— nos divida en función de nuestro origen, el color de nuestra piel o nuestra religión", expresó Sanders.

Luego agregó que culpar a una religión entera por los actos de un solo individuo "no es nada más que la intolerancia".

En esa misma conferencia Sanders expresó que quiere hablar con Clinton para trabajar en derrotar a Donald Trump y crear un gobierno que "nos represente a todos".

En el marco de la masacre de Orlando, el mensaje del senador Sanders se unió al Obama y Clinton en un mismo día alineados en lo que parece ser un nuevo objetivo en común: luchar contra el virtual nominado republicano.


Lea más:


Más contenido de tu interés