null: nullpx
Elecciones 2016

Tensa calma en la campaña de Trump en Florida en la previa al supermartes

El magnate puso una pausa a la espiral de incidentes en la que se había adentrado su campaña, pero nada parece que será lo mismo tras Chicago
14 Mar 2016 – 1:52 AM EDT

Por Fernando Peinado @FernandoPeinado desde Boca Raton, Florida

Nada más distante de los choques callejeros de Chicago del viernes pasado que la placentera escena antes del evento de Donald Trump este domingo en Boca Raton, Florida.

Familias retozaban en la hierba del Sunset Cove Amphitheater mientras por los altavoces sonaba un tenor de ópera y el sol del atardecer caía sobre el lago cercano.

La paz la rompió el multimillonario al sobrevolar el recinto en su helicóptero, lo que desató el júbilo de los miles de simpatizantes presentes. Luego les pidió que le voten este martes en la primaria de Florida, uno de los cinco estados llamados a las urnas en un día electoral crucial.

Trump consiguió este domingo poner una pausa a la espiral de incidentes violentos en la que se había adentrado su campaña. Pero aunque evitó nuevas escenas de caos, la calma la ha conseguido hasta ahora a costa de incrementar las medidas de seguridad y de reorganizar su agenda.

Además, la cancelación del evento de Chicago ha dado alas a sus opositores.

El magnate canceló un acto que había sido programado para este lunes por la noche en su club de golf en Doral, un suburbio de Miami. La campaña de Trump no indicó la causa pero la decisión se conoció después de que activistas de inmigración convocaran en redes sociales una manifestación con el objetivo expreso de impedir el evento.

Ahora queda la duda de si Trump podrá seguir haciendo campaña en las grandes ciudades, donde es más probable que encuentre oposición.

Horas antes del evento en Florida, Trump había contestado preguntas en un acto estilo town hall (asamblea municipal) en Cincinatti, Ohio, separado de sus simpatizantes por un círculo de guardaespaldas y agentes del servicio secreto.

El día anterior, los agentes intervinieron para protegerle de un hombre que, con aparente intención hostil, trató de subir al podio donde hablaba Trump en Dayton, Ohio.

Boca Raton era un lugar relativamente amable para Trump. Es una de las ciudades del Sur de Florida con más población blanca, un 88%, y está a más de una hora en auto del populoso Miami.


En Florida, Trump evitó detenerse en demasía en los incidentes de Chicago, como queriendo pasar página. Dijo que lo más sensato fue suspenderlo "para evitar heridos". El candidato republicano alega que la violencia es producto del malestar en el país y rechaza los señalamientos de todos sus rivales, demócratas y republicanos, quienes le acusan de incitar a las agresiones.

El senador por Florida Marco Rubio dijo este domingo que estaba "muy preocupado" porque alguien pudiera acabar muerto en una protesta de Trump.

Más fieles

Lo sucedido en Chicago parece haber reforzado la fidelidad de algunos partidarios de Trump. "¿Has visto a gente de Trump en eventos de Bernie o Hillary?", preguntaba indignada a este reportero Jill Karop, que cree que lo sucedido en Chicago fue orquestado por los rivales de Trump.


Julio y su padre Richard Mackin dijeron que habían decidido ir al evento después de ver las protestas anti-Trump de Chicago.

"Yo hubiera hecho suficiente quedándome hoy en casa y yendo a votar por Trump el martes, pero lo que pasó en Chicago me hizo venir aquí a apoyarle", dijo Julio Mackin, un veterano de guerra de 27 años.

A las puertas del reciento, el joven portaba un cartel en el que se leía: "Veteranos con Trump. No soy racista".

Una cincuentena de manifestantes del movimiento Black Lives Matter gritaban en la acera de enfrente, separados de los partidario de Trump por la policía: "Cualquiera menos Trump". Los manifestantes dijeron que miembros de seguridad les negaron la entrada al evento.

Mientras hablaba Trump, un hombre trató de interrumpirle sin éxito, informan agencias de noticias. El hombre fue expulsado por agentes del sheriff del condado de Palm Beach.

Durante meses, Trump ha sido interrumpido continuamente por opositores que son luego expulsados entre abucheos e insultos en momentos de gran tensión. El miércoles pasado un partidario de Trump John McGraw, de 78 años, golpeó en la cara a uno de esos manifestantes en Fayetteville, Carolina del Norte. El agresor fue detenido y acusado de asalto.

Quizás, la falta de más protestas dentro del recinto de Boca Raton se debió a que voluntarios de la campaña se desplegaron por todo el espacio para cumplir funciones de vigilantes.

Este reportero fue interrogado en dos ocasiones por voluntarios de Trump mientras tomaba notas en el cuaderno y hablaba con asistentes.

Cuando acabó su discurso, Trump firmó autógrafos y se hizo selfies bajo la atenta mirada de su círculo de seguridad, y luego se marchó en su helicóptero. Este lunes tiene previsto hablar en Hickory, Carolina del Norte; Tampa, Florida; y Youngstown, Ohio.

Al salir del recinto, algunos partidarios de Trump hicieron frente con gritos a los manifestantes de Black Lives Matter, que no se habían movido del sitio, vigilados por policías.

El tenso choque verbal hace temer que la ausencia de incidentes en el recinto de Boca Raton no era más que un espejismo.


Más de la cobertura electoral de Univision

Más contenido de tu interés