null: nullpx
Elecciones 2016

Queen y otros rockeros que no quieren que Trump use su música

La banda británica ha protestado por la utilización de su canción 'We are the champions' en la Convención Republicana, no es la primera vez que los rockeros se desmarcan de los políticos.
19 Jul 2016 – 5:47 PM EDT

CLEVELAND, OHIO.- La dramática entrada de Donald Trump este lunes al Quickens Loans Arena para presentar a su esposa Melania podría ser la envidia de cualquier estrella de rock.

El virtual nominado republicano apareció en el escenario entre siluetas, luces y una cortina humo. Al fondo se escuchaba la legendaria canción ' We are the champions' de Queen, mientras el público estallaba en gritos.

Y es que el vendaval de pasiones que levanta Trump podría ser equiparable al de una estrella del rock . Pero no muchos rockeros aprecian su 'talento'.

Múltiples artistas han vetado al magnate el uso de sus canciones porque no quieren ser asociados con su retórica incendiaria ni propuestas extremas.

“Fue un uso no autorizado contra nuestros deseos-Queen”, escribió el grupo de rock de los 80 en su cuenta de Twitter, pocas horas después de la estruendosa presentación.


Pero esta no es la primera vez, y Trump no es el único.

Cuando anunció que competiría por la presidencia de los Estados Unidos en junio del año pasado, el magnate escogió otro clásico del rock and roll para ambientar su lanzamiento: ' Rockin' in the free World' .

Pese a que el tema lanzado en 1989 había sido en realidad una crítica directa al gobierno republicano de George H. W. Bush (1989-1993), ese día Trump aprovechó la irreverencia de sus letras para apuntalar su lema de campaña: "Hacer Estados Unidos grandioso de nuevo".

Young también le exigió a Trump que no usara nunca más su música, alegando que "siempre" su apoyo había sido para Bernie Sanders. Y desde entonces fue el aspirante demócrata quien no paró de usar el tema para animar a sus seguidores.

"El rock and roll ha sido una fórmula casi infalible que da un mensaje directo a los votantes. Por su contenido vehemente, porque dice lo que tiene que decir y le da una voz a la gente... en últimas, el rock and roll siempre ha sido, en cierta forma, una declaración política", explicó a Univision Noticias el doctor en música de la Universidad Stony Brook Jason Hanley.

Desde Dwight D. Eisenhower en los años 50 hasta Barack Obama, prácticamente no hay ninguna campaña que no haya usado alguna canción de rock, que no busque el apoyo de algún grupo, o haga referencia alguna de sus letras para 'untarse' un poco de la popularidad del género.

"Una buena canción (de campaña) puede ser vista como un vehículo revolucionario, puede unir a las personas y hacer que cambien de ideas... crea recuerdos, impulsa... refuerza el discurso político", agregó el experto.

No toques mi canción

Aparte de Neil Young, Steven Tyler de Aerosmith le reclamó al multimillonario por tocar la canción ' Dream on' en sus eventos.


Reclamos similares hicieron la banda R.E.M., los Rolling Stones, Elton John, Adele e incluso un rockero amigo suyo, el vocalista de Twisted Sister De Snider, quien participó en el programa The Celebrity Apprentice.

Snider le había dado permiso a Trump para usar la canción ' We are not gonna take it anymore', pero cambió de opinión rápidamente tras escuchar los discursos incendiarios del magnate que despiertan simpatía entre grupos extremistas.

"Cuando se tiene grupos de supremacía blanca alineándose contigo, y no los denuncias, y no dices 'espera un minuto, yo no tengo nada que ver con esta gente', eso es un problema para mí", dijo Snider.

Otras figuras políticas también se han sumado a la lista negra de ciertos rockeros.

En 2008 Jackson Browne demandó a John McCain por utilizar su canción ' Runing in empty' durante su campaña presidencial.

Ese mismo año, el grupo Boston le exigió públicamente a Mike Huckabee que no volviera a tocar su música en sus eventos de campaña. En 2000, Tom Petty vetó a Jeb Bush.


Lo mismo ocurrió entre Bobby McFerrin y George H.W. Bush en 1988, Isaac Hayes y Bob Dole en 1996, Sam Moore y Barack Obama en 2008, entre muchos más.

Tal vez el caso más emblemático fue el del cantante Bruce Springsteen con Ronald Reagan en 1984 por usar la canción 'Born in USA', que por su título muchos confunden con un himno patriótico, pero que en realidad es una fuerte crítica a la Guerra en Vietnam, promovida por republicanos de la época.

'Rockanroleando' en una ciudad demócrata

Ahora que Trump es el virtual nominado republicano, el evento de 'coronación' oficial como candidato (en la Convención Nacional Republicana) tiene lugar en Cleveland, Ohio, también llamada la capital del rock and roll, porque fue aquí en donde por primera vez se usó ese término para borrar las barreras raciales dentro de la música.

Y mientras en el Quicken Loans Arena los políticos rockanrolean, a pocas cuadras, en el legendario Rock and Roll Hall Museum, se habla de política.

El museo aprovechó la avalancha de visitantes que trae consigo la convención para presentar ' Louder than words (Más fuerte que las palabras): rock, poder y política', una exhibición que explora la influencia del rock en los movimientos sociales.

Objetos que exhalan declaraciones políticas, como el atuendo del vocalista de Lynird Skynird cuando la banda tocó ' Sweet home Alabama' en el 1974, canción que refleja el escándalo de Watergate.

O el borrador original del tema ' Time a changing' de Bob Dylan, un mensaje de protesta a contra el gobierno por ignorar el racismo y la pobreza del país en los años 60.

"No podíamos dejar de contar esta historia, sobre todo en este año electoral tan ambiguo", dijo a Univision Noticias el director del Rock and Roll Hall Museum, Greg Harris.

Cuando el político se convierte en celebridad, al estilo rock star -como ha sido el caso de Trump y hasta Sanders- es importante rescatar como muchas estrellas del rock alguna vez han sido importantes actores políticos, explicó el empresario.

El público estalló en gritos al ver al multimillonario saludando desde escenario mientras de fondo sonaba la emblemática canción que habla sobre desigualdad social, abandono político y pobreza extrema.

Trump aceptó dejar de usarla luego de decir que consiguió una canción mejor.

Tyler "tiene más publicidad ahora que hace 10 años" cuando lanzó el tema, reprochó el magnate en Twitter.

Lea también:

Más contenido de tu interés