Elecciones 2016

Qué puede temer Hillary Clinton de la controversia sobre sus correos electrónicos

Al virtual nominado republicano Donald Trump las nuevas revelaciones de la auditoria del Departamento de Estado le han dado más munición para atacar a su probable rival demócrata en uno de sus flancos más débiles: el nivel de desconfianza que inspira.
29 May 2016 – 10:08 AM EDT

HIllary Clinton vuelve a ver cómo la cuenta de correo electrónico privado que usó durante su tiempo como secretaria de Estado (2009-2013) le crea problemas en la campaña, debido a nuevas revelaciones comprometedoras.

La candidata infringió las normas del Departamento de Estado según un extenso reporte de 83 páginas publicado esta semana tras una auditoría interna.

Al rival republicano de Clinton, Donald Trump, el informe les ha dado más munición para mantener viva una controversia que comenzó hace más de un año y que ha lastrado la candidatura de la probable nominada demócrata.

Pese a que Bernie Sanders ha rechazado explotar electoralmente el caso, estos nuevos hallazgos no ayudan a disipar la desconfianzas que genera entre los seguidores del senador.

Y aunque Clinton desearía que la controversia se acabe cuanto antes, sobre el caso penden aún varias investigaciones que podrían afectar a sus aspiraciones de llegar a la Casa Blanca.

¿Qué novedades reveló la auditoría?

La auditoría reveló que Clinton nunca pidió permiso para hacer uso exclusivo de una cuenta de correo privado para tratar asuntos oficiales, a pesar de que estaba obligada a solicitarlo según el reglamento interno.

Además, el informe dice que también violó las normas federales al no entregar sus correos antes de abandonar la administración en enero de 2013.


También se supo que el servidor de Clinton fue "atacado". En enero de 2011, el consultor de tecnología de Clinton cerró temporalmente el servidor porque creía, escribió, que "alguien estaba intentando hackearnos".

El informe dijo además que empleados que alertaron del riesgo del servidor privado debido a su menor nivel de seguridad recibieron órdenes de guardar silencio.

¿Qué ha dicho Clinton?

En entrevista exclusiva con Univision este miércoles , Clinton restó importancia a la auditoría y reiteró una excusa que ha usado a lo largo de la campaña: que sus predecesores también usaron correo electrónico personal para asuntos oficiales.

"Yo he usado mi correo electrónico personal, mucha gente lo hizo, hay precedentes. He entregado todos mis correos electrónicos, nadie más puede decir eso", comentó Clinton.

Durante la campaña, la ex secretaria de Estado ha alegado que no hizo nada ilegal al usar exclusivamente el correo privado pero ha reconocido que cometió un "error" y ha pedido perdón.

Pero la candidata había asegurado que el uso exclusivo del correo estaba permitido, algo que este miércoles fue desmentido por el informe.

¿Usaron correo personal otros secretarios de Estado?

En descargo de Clinton, la auditoría reconoce que el Departamento de Estado ha tenido "debilidades sistémicas y de larga data" sobre el mantenimiento de registros y que éstas preceden al tiempo que Clinton ocupó el cargo.

También es cierto que al menos un predecesor de Clinton en el cargo, Colin Powell, usó un correo privado para tratar asuntos oficiales y al menos en dos ocasiones recibió información clasificada en esa cuenta, según la auditoría.


Pero la diferencia entre Powell y Clinton reside en que las normas del Departamento de Estado eran mucho más claras sobre los riesgos de usar un correo privado durante el mandato de ésta, indica la auditoría.

Además, los críticos de Clinton resaltan que Powell solo abrió una cuenta privada, una acción simple y gratuita, mientras que ella dio un paso más allá al instalar un servidor en su casa.

No hay más casos que le puedan servir a Clinton para desviar la atención. Las otras dos secretarias de Estado que precedieron a Clinton y pudieron haber usado correo electrónico, Madeleine Albright (1997-2001) y Condolezza Rice (2005-2009), no usaron una cuenta personal durante sus años en el cargo, según la auditoría.

¿Cómo ha afectado la controversia a la candidatura de Clinton?

El caso ha dañado la imagen de Clinton. Las encuestas muestran que la confianza de los ciudadanos ha caído a su nivel más bajo.

En un sondeo de Washington Post y ABC News de marzo, solo un 37% de entrevistados dijeron creer que Clinton es una persona honesta y de confianza, mientras que un 57% piensan que no lo es.

La auditoria se conoce al tiempo en que Clinton aún sigue peleando en dos frentes: trata de obtener la cifra mágica de delegados que le garantizará la nominación demócrata frente al senador por Vermont Bernie Sanders y es objeto de continuos ataques por parte del virtual nominado republicano, Donald Trump.

"Es la más torcida que existe; tuvo una pequeña noticia mala hoy como saben por las noticias que han surgido", le dijo el republicano este miércoles a un auditorio lleno de sus simpatizantes en Anaheim, California.

¿Qué investiga el FBI?

Además de la auditoría interna, el FBI ha estado investigando si Clinton puso en peligro secretos de estado. Su servidor privado ofrecía un nivel de seguridad menor a los instalados en el Departamento de Estado, lo que podría haber sido aprovechado por hackers.

Un hacker rumano, Marcel Lazar, permenace bajo custodia investigado por haber asegurado que irrumpió en el servidor hace tres años, pero por ahora no existe evidencia de ello, informa Associated Press.

Clinton ha dicho que nunca envió o recibió información marcada como clasificada.

A posteriori, varias docenas de correos que ella envió o recibió han sido clasificados, entre ellos 22 que la CIA consideró que contenían información sobre programas o fuentes "top secret".

El director del FBI James Comey dijo este mes que no existe un plazo para completar la investigación y que ésta no está sujeta al calendario electoral.

¿Podría ser imputada?

Expertos indican que es poco probable porque las leyes que regulan la revelación de información clasificada están diseñadas para castigar el espionaje y las filtraciones, y no negligencias como la que podría haber cometido la ex secretaria de Estado.

Si el FBI considera que Clinton infringió la ley podría recomendar a la fiscal general Loretta Lynch que impute a la candidata.

Los republicanos han dicho que desconfían de la imparcialidad del Departamento de Justicia.

"Nunca la imputarán mientras no diga nada crítico de la administración Obama", dijo la semana pasada el representante por Texas Louie Gohmert.

Clinton, que niega haber quebrantado la ley, ha dicho que está cooperando plenamente con el FBI.

Al menos otras tres decenas de demandas civiles han sido presentadas en relación con los correos electrónicos, entre ellas reclamaciones de medios de comunicación para que sea conocida información de interés público.

Lea también:

Más contenido de tu interés