null: nullpx
Elecciones 2016

¿Pueden los observadores voluntarios reclutados por Trump pedirte una identificación para votar?

Aunque la mayoría de normas que rigen la votación varían de estado a estado, la Ley Federal de Derecho al voto no permite a los observadores interferir en el proceso. Aquí te contamos qué pueden y qué no pueden hacer.
3 Nov 2016 – 2:35 PM EDT

A pocos días de las elecciones, y con el candidato republicano Donald Trump insistiendo en que podría haber un fraude electoral, gran parte de la atención está ahora en el ejército de observadores ciudadanos que el republicano ha 'reclutado' en su página web.

Trump le ha pedido a sus seguidores que vigilen los puestos electorales de sus distritos para evitar que la gente vote "múltiples veces" y que le roben las elecciones. Los ha acreditado virtualmente, desconociendo que aunque la observación electoral es una actividad legal que sin duda incluye voluntarios de ambos partidos, hay requisitos para llevarla a cabo que no se reducen a inscribirse en una página web.

Las alertas se han prendido por las acciones que estos individuos puedan realizar en los puestos de votación para intimidar principalmente a minorías, aunque la ley es clara en las limitaciones que tienen. Aquí te resolvemos algunas dudas sobre sus derechos y deberes con base en La Ley de Derecho al Voto.

1) ¿Quiénes pueden ser observadores electorales?

La mayoría de los estados permiten al menos algún tipo de observador en los lugares de votación, pero las reglas de cómo son escogidos varían de un estado a otro. Casi todas las jurisdicciones exigen que sean certificados por adelantado, al menos dos semanas antes del día electoral. Para evitar conflictos de interés, la mayoría de los estados no permite que sean observadores oficiales de la ley como policías o agentes de ICE.

Para citar un ejemplo, en Florida, un observador debe ser un votante registrado en el condado del lugar que vigila. Cada candidato tiene derecho a un observador electoral por puesto de votación y esta persona debe ser aprobada previamente por el partido y el supervisor local de elecciones, y debe estar debidamente identificada.

2) ¿Qué pueden hacer y qué no?

Como su nombre lo indica: deben limitarse a observar. No pueden desempeñar ningún papel activo en la votación misma. Generalmente tienen dos funciones: asegurar que todos los votos emitidos en ese lugar de votación se cuenten correctamente y comunicar las presuntas irregularidades a las autoridades locales, ya sea a los miembros en la mesa electoral, la junta electoral o algún otro organismo. Este el el punto más controversial pues amenazar con delatar una conducta ante una autoridad puede intimidar a muchos votantes.

En algunos estados como Florida y Pennsylvania, los observadores pueden pedir a los votantes su identificación para verificar su aparición en el padrón electoral, pero deben explicar sus razones para hacerlo bajo juramento. Si no hay razones fundadas, el mismo observador podría enfrentar acciones legales, aunque esta regla solo aplica para Florida.

La mayoría de los estados también permiten que los observadores electorales cuenten el número de votantes e informen a sus respectivos candidatos las identidades de quienes han votado en su distrito. Sin embargo, aunque pueden revisar la lista de nombres, no pueden tomar fotografías o grabar imágenes de audio o video en el lugar de votación. Esto es una violación de la ley de derecho al voto.

3) ¿Qué derechos tienen los votantes?

Los votantes pueden pedir a los observadores su identificación e indagar a quién representan. Pero si los observadores detectan anomalías, la queja debe ser ante las autoridades electorales no ante el votante mismo. El Comité Nacional Republicano (RNC en inglés) se encuentra actualmente bajo una orden judicial que le prohíbe la realización o financiación de medidas de "seguridad" en las urnas, que están diseñadas para intimidar a los votantes minoritarios. El Comité Nacional Demócrata presentó la semana pasada una moción en una corte federal en Nueva Jersey acusando al RNC de “apoyar” y “permitir” los esfuerzos del candidato republicano Donald Trump, “así como su campaña y asesores, para intimidar y desalentar a los votantes minoritarios de participar en la elección presidencial de 2016 ".

4) ¿Cómo pueden los votantes denunciar anomalías?

Si un votante se siente intimidado por un observador, la queja inmediata se puede llevar a los miembros de mesa. Aunque cada estado establece qué se considera intimidación de un votante, en general es ilegal tratar de suprimir la votación basado en la raza, color, nacionalidad original o religión.

Además, la ley federal protege el derecho de los electores a marcar su propia votación o ser asistido por una persona de su elección. Si hay algo que los miembros de mesa no puedan resolver adecuadamente, las oficinas federales de elección son las encargadas de recibir los reportes.

Hay un formulario en línea del Departamento de Justicia para la presentación de quejas relacionadas con las elecciones. Las Fiscalías locales tendrán funcionarios asignados para responder inquietudes durante la jornada electoral. El Programa de Protección Electoral, dirigido por el Comité de Abogados por los Derechos Civiles (ACLU), abrió una línea telefónica para recibir denuncias en inglés (1-866-OUR-VOTE) y español (1-888-VE-Y-VOTA) y dispuso una serie de recursos sobre qué hacer en caso de intimidación.

5) ¿Quién más puede estar en el centro de votación?

Cada lugar de votación va a tener los miembros de la mesa electoral, quienes, dependiendo de cada distrito, pueden ser empleados estatales, contratistas temporales o voluntarios.

A diferencia de los observadores, los miembros de mesa sí pueden ayudarle al votante si necesita asistencia, están capacitados para responder preguntas, y tienen autoridad legal bajo la ley estatal para confirmar el derecho de un elector a votar y para resolver las quejas de los mismos observadores.

Los votantes pueden llevar acompañantes, incluidos niños menores, quienes son los únicos que pueden estar en la urna misma. También puede haber personal de la policía o guardias de seguridad, pero sus funciones son cuidar alteraciones de orden público, no interactuar con el votante. También es posible que haya partidarios de cada candidato, periodistas y encuestadores, aunque generalmente la ley obliga a que todos ellos conserven una distancia mínima del puesto de votación de 30 a 250 pies. El ejército de observadores que Trump ha venido reclutando en su página entran en esta categoría. No deberían estar cerca del puesto de votación a menos que se hayan acreditado ante el partido y la Junta Electoral.

6) ¿Qué leyes rigen en cuestiones como selfies o vestimenta de candidatos preferidos?

Este es otro de los asuntos que varían de estado a estado y un recurso útil para corroborar el tema de identificación de votantes es esta guía desarrollada por la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales.

En cuanto al uso de celulares en los centros de votación, el más reciente caso lo expuso el artista Justin Timberlake quien se tomó una selfie en el puesto de votación en Tennessee donde el uso de teléfonos con esos fines está prohibido. En la mayoría de puestos de votación ingresar cámaras fotográficas o usar teléfonos está prohibido, a menos que sean dispositivos de un periodista acreditado y en todo caso no intervengas con el votante. Aquí puedes ver algunas indicaciones por estado.

En cuanto al hecho de utilizar vestimenta partidaria, activistas recomiendan evitar el uso de logos o nombres de candidatos, o llevar alguna prenda neutra debajo en caso de que las autoridades electorales argumenten que es prohibido ingresar con consigna alguna al centro de votación.

Más contenido de tu interés