Elecciones 2016

Por qué los intentos de Trump de cortejar el voto negro llegan demasiado tarde

Con menos del 2% de apoyo entre los votantes afroamericanos, el candidato republicano intenta ampliar su base electoral con un mensaje dirigido a esta minoría.
21 Ago 2016 – 7:07 PM EDT

Donald Trump se lanzó en la última semana a la conquista del grupo demográfico que menos lo apoya: los votantes negros.

Pero sus intentos de ampliar su base electoral entre los afroamericanos llegan tarde y reflejan su desesperación por subir en las encuestas, según analistas consultados por Univisión Noticias.

“Si vas por detrás y eres tan desorganizado como lo es él, y quieres mostrarle a tus donantes, partidarios y otros republicanos que puedes cambiar las cosas, ¿por qué empezar por el grupo con el que tienes menos oportunidad de progresar?”, se preguntó Michael Cornfield, analista político de la Universidad de George Washington.

“Creo que dice cualquier cosa que le viene a la cabeza, está desesperado”, opinó.

Trump tiene el apoyo del 2% de los votantes negros, según un sondeo reciente del centro Pew Research. Un porcentaje bastante más bajo que el 26% que tiene entre los hispanos, a los que ha enemistado con sus promesas de deportaciones masivas y de construir un muro en la frontera con México.

“¿Qué tienen para perder?”

La falta de apoyo que el magnate republicano tiene entre los afroamericanos no parece disuadirlo de experimentar una nueva estrategia para mejorar su posición en las encuestas nacionales.

En sus últimos discursos ha afirmado varias veces que los afroamericanos son los más afectados por las políticas del Partido Demócrata.

"Ustedes viven en la pobreza, sus escuelas no son buenas, no tienen trabajo, un 58% de sus jóvenes están desempleados. ¿Qué tienen para perder?”, dijo Trump el 19 de agosto en un mitin en Dimondale, Michigan.


Unos días antes, el 16 de agosto, hizo lo mismo en el condado de Washington, en Wisconsin. "El Partido Demócrata le falló y traicionó a la comunidad afroamericana", afirmó.

Su campaña no pareció notar la aparente contradicción en pedir el voto negro en un condado donde el 96% de la población es blanca.

Los analistas también ven problemático que Trump se presentara una vez más como el candidato de la ley y el orden, sin darle igual consideración al debate sobre los abusos policiales contra los negros.

“Los afroamericanos sienten una desconfianza histórica hacia la policía, la brutalidad policial ha sido un tema desde mucho antes de 2014. Muchas veces, además, los negros se sienten atacados como grupo, sienten que son tratados de manera más injusta y que reciben penas más severas en el sistema judicial”, dijo Andra Gillespie, politóloga de la Universidad de Emory.

“Por eso, el hecho de que Trump no hable o escuche a los que hablan sobre esos asuntos puede ser visto por algunos afroamericanos como un acto hostil hacia ellos”, afirmó.


Demasiado poco, demasiado tarde

Muchos afroamericanos no se olvidan de que Trump fue una de las caras más visibles del movimiento conservador “birther”, que alegaba sin pruebas que el presidente Barack Obama no era un ciudadano estadounidense.

Durante las primarias republicanas, el magnate recibió duras críticas por demorarse en rechazar el apoyo que había recibido de un exlíder del grupo supremacista blanco Ku Klux Klan (KKK).

Los afroamericanos tampoco vieron con buenos ojos la retórica “divisiva y racista” que el aspirante utilizó para dirigir sus ataques contra hispanos y musulmanes, según Gillespie.

“La campaña de Trump debe darse cuenta de que cuando una minoría ve a otras minorías ser atacadas, particularmente en el caso de los afroamericanos, lo ven como algo problemático y potencialmente peligroso para su propio grupo”, explicó esta experta en el voto negro.

El aspirante republicano tampoco se ha esforzado demasiado en cortejar el voto de este grupo demográfico.

Casi no ha celebrado eventos dirigidos específicamente hacia la comunidad afroamericana. En julio, rechazó una invitación para hablar en la conferencia de la influyente Asociación Nacional para el Avance de la Gente de Color (NAACP, por sus siglas en inglés).

Gillespie reconoció que hace poco, la campaña de Trump nombró a Omarosa Manigault – una exconcursante del reality show The Apprentice- como su jefa para el voto afroamericano.

La politóloga aseguró, además, que el candidato republicano tiene parte de razón cuando dice que los negros han sido desatendidos por el Partido Demócrata.

Pero eso no ha disminuido una fidelidad que se mantiene firme desde los años 60. En las últimas encuestas, la aspirante demócrata Hillary Clinton tiene entre el 85 y el 91% del apoyo de los votantes negros.

“Sigue vigente la idea de que a pesar de sus debilidades, el Partido Demócrata es todavía mucho mejor en cuestiones de derechos civiles que el Partido Republicano”, sostuvo Gillespie.

Aunque Trump intente revertir esa percepción, la analista dijo que sus gestos hacia la comunidad afroamericana “no son suficientes y llegan demasiado tarde”.

Lea además:


Más contenido de tu interés