Elecciones 2016

Por qué las listas "si no vuelas, no compras" pueden ser un enfoque erróneo para limitar la venta de armas

Tras la masacre de Orlando, varias propuestas de ley buscan prohibir la venta de armas a sospechosos de terrorismo incluidos en listas elaboradas por la administración, pero los críticos avisan que vulneran la presunción de inocencia y la Segunda Enmienda.
24 Jun 2016 – 11:19 AM EDT

Varias propuestas de ley en el Senado han intentado esta semana restringir la venta de armas a las personas que tienen prohibido volar en las listas federales por sospechas de terrorismo.

Tras la conmoción generada por la masacre de Orlando del 12 de junio, esta ha sido la respuesta más destacada de quienes creen que es demasiado fácil adquirir armas de fuego en Estados Unidos.

Pero si alguno de los proyectos llamados “Si no vuela, no compra” ( No Fly, No Buy) llegase a ser aprobada en el Congreso, lo que es poco probable, la medida aún tendría un largo camino que recorrer.

Organizaciones pro armas en todo el país le darán batalla en las cortes hasta el final cuestionando la constitucionalidad de prohibir un derecho recogido en la Segunda Enmienda a personas incluidas en listas imperfectas que no son elaboradas con autorización judicial.

“Me opongo 100% a esta propuesta. La lista no tiene un debido proceso, ni vigilancia judicial. Sin una orden de la corte y debido proceso, no se debiera violar el derecho a la defensa propia de nadie”, comentó C.J. Grisham, presidente de Open Carry Texas.

Si este debate llega a la cortes, no será menos que una caja de Pandora, al hacer aflorar dos grandes temas que dividen al público estadounidense: protección de la Segunda Enmienda y derecho al debido proceso.

Este jueves un segundo intento de promover una prohibición basada en "si no vuela, no compra" fue bloqueada por la mayoría republicana con un voto de 56 a favor y 44 en contra. La propuesta presentada por la republicana Susan Collins es un texto de compromiso que aún está "vivo" por haber superado los 50 votos, pero no pudo avanzar al no obtener al menos 60.

Pero incluso si la medida supera el obstáculo del Senado, no tiene futuro en la Cámara de Representantes, donde el liderazgo republicano se niega a celebrar un voto.

En la opinión pública y entre organizaciones de derechos civiles, la reacción frente a No Fly, No Buy ha sido igual de polémica.

Ataque a la Segunda Enmienda

La lista de “no vuelo” fue creada por el Centro de Vigilancia Terrorista de Estados Unidos y está enfocada en prevenir que potenciales terroristas aborden vuelos comerciales.

Para entidades como la Asociación Nacional del Rifle (NRA) “No vuela, no compra” es un atentado directo a los derechos establecidos por la Segunda Enmienda.

El hecho de que la lista haya sido creada y sea mantenida por el gobierno estadounidense -limita según la NRA- los derechos para comprar armas de las personas que son puestas en la lista por error.

Para la organización una medida como esta le daría el poder al gobierno de decidir quién compra o no un arma.

El presidente de NRA Chris Cox aseguró que “cualquiera que esté en la lista y trate de comprar un arma, debe ser investigado por el gobierno y se debe retrasar la venta mientras la investigación está en curso”.


Lista defectuosa

El NRA no es el único que ha criticado la lista y el nuevo proyecto de ley.

Hina Shamsi directora del proyecto de seguridad nacional de la Asociación Americana de Libertades Civiles (ACLU) tampoco la apoya.

“Nos preocupa que los esfuerzos para regular el uso de armas se apoyen en un sistema injusto y propenso a errores, como la lista”, explicó.

En una carta dirigida al Senado la organización se opuso al proyecto de ley.

ACLU insistió en que el gobierno sí tiene derecho a regular el uso de armas en el país, pero esto “debe ser consistente con los principios de libertades civiles, como el debido proceso, la protección igualitaria, la libertad de revisiones ilegales y la privacidad”.

La organización aseguró que la lista no es confiable porque usa un criterio “vago y evidencia secreta” para incluir a individuos sin un proceso para corregir errores.

Por otro lado, grupos como Americanos para Soluciones Responsables han dado su apoyo a “Si no vuela, no compra”.

Generales de la talla de David Petraeus, Stanley McChrystal y Michael V. Hayden le han pedido al Senado que respalden el proyecto de ley, y cierren la brecha de seguridad que permite que terroristas compren armas.

Sumas y restas políticas

La minoría demócrata no ha perdido el tiempo en el debate nacional sobre armas y este miércoles dejó clara su posición ante el público, antes del receso de verano.

En una protesta masiva los legisladores se tomaron el pleno de la cámara.

“El representante Jerry Nadler de Nueva York aseguró que cada día que no se comprometen a un voto “la sangre cae en el liderazgo de la Cámara de Representantes”.

En un año de elecciones, una movida tan visible y comentada como esta les aseguró cubierta a los demócratas antes de regresar a sus distritos a luchar por los votos.

Por otro lado, la mayoría republicana en la Cámara Baja, opuesta en general a restricciones para la Segunda Enmienda, no ha presentado una propuesta alternativa.

Lea también:

Más contenido de tu interés