Elecciones 2016

Por qué el hijo de Jeb Bush pide apoyo para Trump pese a los insultos a su padre

El exgobernador de Florida ha sido claro en que jamás apoyará la candidatura del magnate, e incluso ha dicho que una eventual presidencia de Trump sería catastrófica para el país.
8 Ago 2016 – 12:53 PM EDT

Donald Trump se ha referido a Jeb Bush como un político de "baja energía", "perdedor", "desesperado" y "patético". Pero para George P. Bush, hijo del exgobernador de Florida, los insultos a su padre no son tan terribles como la posibilidad de que Hillary Clinton llegue a la presidencia.

"Para el equipo Bush es una píldora difícil de tragar, pero ¿sabes qué? Uno se levanta y ayuda al hombre que ganó, para asegurarse de que paremos a Hillary Clinton", dijo George P. Bush el fin de semana durante una reunión de capacitación del Comité Ejecutivo Republicano del Estado de Texas, según informó el diario Texas Tribune.

El joven Bush, de 40 años, que sirve como comisionado rural en Texas, exhortó a los miembros de su partido a que se unan para respaldar a Trump, pese a que su propio padre ha dejado claro que jamás apoyará la candidatura del magnate.

Duros enfrentamientos

Jeb Bush tuvo fuertes enfrentamientos con Trump al inicio de las primarias y se vio empujado a retirarse de la carrera debido a la impetuosa campaña del multimillonario. Desde entonces, el exgobernador ha sido enfático en que la campaña del magnate ocasionará un daño irreversible a la unidad nacional.

En julio, Bush dijo en una entrevista con la cadena MSNBC que los seguidores de Trump van a sentirse "traicionados" cuando se den cuenta de que el magnate no puede cumplir sus promesas.

"(Trump) no va a construir un muro, y México no va a pagar por ello. Y no va a haber ninguna prohibición de entrada a los musulmanes (al país)", vaticinó entonces el exgobernador.

George P. Bush, hijo de una inmigrante mexicana, es el único miembro de la familia Bush que ha roto con el silencio unánime sobre Trump. Los expresidentes George W. Bush y George H. W. Bush decidieron no respaldar la campaña presidencial del multimillonario y no asistieron a la Convención Republicana, pese a que han apoyado a todos los candidatos republicanos desde que dejaron la Casa Blanca.

Sally Bradshaw, exasesora de la campaña de Jeb Bush, aseguró la semana pasada que si la carrera presidencial es apretada en Florida, ella votará por Clinton.

Lea también:

Más contenido de tu interés