null: nullpx
Elecciones 2016

Miedo e incertidumbre entre los latinos de Nueva York, la ciudad de las fiestas electorales

A pocas horas de que los candidatos esperen los resultados de las elecciones en Nueva York, Univision Noticias recorrió Jackson Heights, uno de los barrios más latinos de la ciudad. Cuatro hispanos contaron cómo han vivido la campaña más agria en la historia reciente, con promesas que fueron desde una reforma migratoria a la deportación de los indocumentados.
8 Nov 2016 – 5:25 AM EST

A unos 40 minutos de Manhattan, donde Donald Trump y Hillary Clinton esperarán los resultados electorales este martes por la noche, el fervor político parece disiparse. En el barrio de Jackson Heights, en el distrito metropolitano de Queens, es un día como cualquier otro.

Los peatones caminan apurados entre carros de comida que venden chiles rellenos y tacos. En las peluquerías suena el zumbido constante de los secadores de pelo. Hay hileras de comercios abarrotados de mercancías: camisetas de fútbol; santos y vírgenes; vestidos de quinceañeras con forma de merengue y abogados que ofrecen sus servicios 'en español'.


Lejos de la aparente normalidad, los residentes del barrio se mueven entre el temor y la incertidumbre. La retórica incendiaria de Trump contra los indocumentados aterroriza a muchos. Otros no se hacen ilusiones con una posible victoria de Clinton y su promesa de una reforma migratoria. Pero casi todos coinciden en algo: en Nueva York, un feudo demócrata, el voto hispano no hace una diferencia. Pero sí lo hará en estados disputados como Florida y Nevada.

Con un 64% de hispanos, Jackson Heights es uno de los barrios más latinos de la Gran Manzana. Es, además, una zona donde viven miles de indocumentados de países como Perú, Colombia, México y Ecuador. Esta es una crónica fotografía de cómo los latinos de Jackson Heights viven las elecciones en la ciudad donde se conocerá al próximo presidente (o presidenta) de Estados Unidos.

La falta de ilusión con Clinton

Jorge Bermeo es un músico ecuatoriano de 49 años. Lleva 19 años viviendo en Nueva York sin papeles. Se mudó con su banda, llamada Grupo Acústica.


Es dueño de un estudio de música donde alquilan salones para que grupos musicales practiquen. Bermeo no puede votar, pero dice que está “un tanto” preocupado por la posibilidad de que Trump gane. “Imagine cómo nos vamos a sentir todos, inseguros”.

Sin embargo, no cree que Clinton pueda hacer mucho por los indocumentados. “Siempre ofrecen lo mismo y cuando llegan al poder no hacen lo que han prometido”.

Pone como ejemplo el caso del presidente Barack Obama. “La gente está un poco desilusionada por las promesas que había hecho en la primera campaña y no cumplió. Prometió en la segunda campaña y tampoco cumplió, un poco pero no lo que realmente esperábamos todos”.


"No me gusta el viejo"

Oscar Herrera es un colombiano de 71 años. Es residente en Nueva York. Trabaja como volantero: se para frente a comercios que le pagan para que les haga propaganda. “Agencia de empleo Sonia, ¡se ofrece todo tipo de trabajo para la dama, el caballero, el joven, la señorita!”, exclama al paso de los peatones.


Herrera dice que gana 64 dólares por día y recibe algo de ayuda del gobierno. “Con ese sueldo no podría sobrevivir”, asegura. Su dinero va para esposa y sus dos hijos, que viven en Colombia.

“No me gusta el viejo”, dice sobre Trump. “Antes de abrir la boca y hablar mal de las mujeres debió de pensar de dónde venía él. El que no respeta a una mujer no respeta a la madre”.


El miedo a ser deportada

Eva Reyes, una mexicana indocumentada de 39 años, llegó a Nueva York hace nueve años. Trabaja como peluquera.

En Jackson Heights se siente como en su casa. “Es como si estuviéramos en México. A pesar de que hay mucha gente de Perú, Ecuador, de todas partes, se siente el ambiente de nuestro país”.


Cree que Trump y su campaña contra los indocumentados “mató toda la esperanza de cuando estaba (Barack) Obama”.

A su lado, una colega que le corta el pelo a un cliente dice entre risas que si Trump llegase a entrar al salón de belleza le pondría “una peluca y una máscara”.

Reyes dice que estará trabajando todo el día el martes y seguirá las elecciones “por las redes sociales, en el teléfono”.

Con dos hijos que se quedaron en México, a veces piensa en cómo se sentiría si fuera deportada.”Es feo que los hijos vean que lo deportaron. Que les digan 'tu mamá fue deportada'. Uno se siente como un delincuente”.


Un uruguayo indeciso

El uruguayo Héctor Alvez, de 65 años, dice que vino a Nueva York con su novia (“esposa ahora”) para buscar una vida mejor. “Íbamos a terminar como todo uruguayo, viviendo con los padres o con los suegros”.

Es ciudadano y el dueño de 'La Nueva Bakery', una panadería que hace un verdadero ejercicio de nostalgia uruguaya. El negocio vende dulces típicos como alfajores, masitas, yerba mate y termos para tomar esta clásica infusión rioplatense, empanadas y tartas.


Alvez está registrado como republicano, pero alguna vez ha votado por candidatos demócratas. En estas elecciones tan polarizadas, asegura que todavía no sabe por quién votar. “El dilema es grande”.

Así resume el motivo de su indecisión: “Hay una señora que da mucho para los pobres pero no da para la pequeña empresa. Y hay un señor que quiere ayudar a la pequeña empresa pero quiere dañar a todos los inmigrantes”.

Univision Noticias ofrecerá los resultados en vivo de las elecciones presidenciales el próximo martes día 8 a partir de las 07:00 pm EST.

Más contenido de tu interés