null: nullpx
Elecciones 2016

La victoriosa e incómoda llegada de Donald Trump a Washington

Dos días después de ganar la mayoría de los votos electorales, el presidente electo comienza a empaparse de sus futuras responsabilidades con dos encuentros: con el presidente Barack Obama en la Casa Blanca y con el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan.
11 Nov 2016 – 10:00 PM EST

Después de haberlo acusado de ser el fundador del Estado Islámico e incluso haber puesto en duda su nacionalidad estadounidense para deslegitimar su mandato. Después de que en el otro lado se escuchó una y otra vez la calificación de "incapacitado para la presidencia", Donald Trump se encontró este jueves cara a cara con Barack Obama en la Oficina Oval de la Casa Blanca.

La reunión de hora y media, que el mismo Obama calificó como "cordial" y "alentadora", tenía como objetivo comenzar una "suave" transición del poder que se desarrollará durante las próximas 10 semanas hasta que Trump asuma el cargo el 20 de enero de 2017.

Obama, que hace pocos días había dicho que Trump "no es apto" para asumir el mando de la Casa Blanca, aseguró que tuvo "una conversación excelente con el presidente electo" y que busca ayudarle a entender las responsabilidades de su cargo y que "sea exitoso".

"Queremos asegurarnos de que se sientan bienvenidos", dijo el actual mandatario estadounidense a la prensa. "Si (Trump) tienes éxito, el país tiene éxito", apuntó.


La tensión entre ambos cultivada durante la temporada de elecciones es todavía evidente. Una señal de ello es que la Casa Blanca no hizo ningún arreglo para tomar la tradicional fotografía entre la pareja presidencial actual y la recién llegada.

También se notaba la incomodidad de ambos políticos en su expresión corporal durante el encuentro con la prensa en el Salón Oval. Obama frío y hermético, falto de la fluidez que le caracteriza; Trump, cortés pero tenso y más expresivo que su acompañante.

Trump ha llegado a decir que Obama ha sido el presidente "más ignorante de la historia". No obstante, en esta ocasión se refirió a él como "un buen hombre" e incluso elogió tímidamente parte de su gestión.

"Señor Presidente, fue un gran honor reunirme con usted y espero reunirme con usted muchas, muchas veces más", dijo Trump, agregando que él y Obama habían hablado de algunas cosas maravillosas y otras difíciles que enfrenta el país y espera los "consejos" del mandatario para el futuro.

Y en otro lado de la Casa Blanca...


En la Casa Blanca también se reunieron la primera dama Michelle Obama y Melania Trump para tomar el té e hicieron un recorrido en algunas áreas de la residencia presidencial, incluyendo el Balcón Truman.

Su conversación se centró en la crianza de los niños durante el periodo de presidencia de sus padres, según reportan varios medios. El hijo de Melania, Barron, tiene 10 años, la misma edad que la hija mayor de los Obama, Malia, cuando el actual presidente fue elegido en 2008.

La reunión, de un tono muy diplomático no dejó de marcar un momento incómodo en la transición de poderes.

Michelle Obama tuvo un importante papel en la campaña de Hillary Clinton, en la que participó dando discursos por ella en eventos políticos y criticó fuertemente a Trump como un mal ejemplo para los niños del país por su retórica y comportamiento misógino.

Por su parte Melania, que ha brillado por su silencio durante la campaña de su marido, se vio envuelta en un escándalo tras haber plagiado parte de un discurso de Michelle Obama durante su alocución en la Convención Nacional Republicana.

La cortesía no significa simpatía


El secretario de prensa de la Casa Blanca, Josh Earnest, admitió el jueves durante una rueda de prensa que Obama todavía tiene las mismas opiniones que tenía hace unos días cuando dijo que Trump "no es apto" para asumir la presidencia.

"Las opiniones del presidente no han cambiado", dijo Earnest. "Él se mantiene en lo que dijo a lo largo de la campaña."

Lo que si ha cambiado, según Earnest, es que el pueblo estadounidense ha votado por Trump para tomar el cargo.

"Él tuvo la oportunidad de hacer su argumento, hizo su argumento vigorosamente", dijo Earnest sobre Obama. Pero ahora, la "elección ha terminado" y Obama debe cumplir con su deber de asegurar una transición suave del poder. "Nuestro objetivo es asegurarnos de que el presidente electo entrante pueda comenzar a ejecutar", agregó.

Sobre la reunión entre Melania Trump y Michelle Obama, Earnest dijo: "La señora Obama ha hablado públicamente sobre el estrés y las ansiedades de mudarse a un nuevo lugar, vivir dentro de una pecera, moverse dentro de un museo y criar a su familia allí. Y estoy seguro de que la señora Trump está sintiendo muchas de esas mismas ansiedades".

El último encuentro incómodo del día


Más tarde, Trump y su esposa, junto con el vicepresidente electo Mike Pence, se reunieron con el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, en el Capitolio, donde Trump se comprometió a trabajar en estrecha colaboración con los líderes republicanos del Congreso.

"Vamos a bajar los impuestos", dijo Trump a los periodistas con Ryan sentado a su lado." Vamos a arreglar el sistema de la salud y hacerlo asequible y mejor".

Por su parte Ryan dijo que Trump "tuvo una de las victorias más impresionantes que hemos visto y vamos a convertir esa victoria en progreso para Estados Unidos".


La reunión del jueves sirvió para mostrar una luz entre la complicada relación de ambos republicanos.

Ryan condenó en varias ocasiones los comentarios incendiarios de Trump y su comportamiento errático y se abstuvo mucho tiempo para darle su respaldo después de que el magnate se hizo a la candidatura del partido.

Ambos se habían reunido en mayo en Washington para limar asperezas y unificar fuerzas, pero desde entonces no habían sido vistos juntos en público.


Más contenido de tu interés