Elecciones 2016

Falsa alarma, Bernie Sanders no se retira de la campaña

Con un discurso titulado ambiguamente "Adonde vamos ahora", el senador por Vermont no alteró su rumbo: continúa con su candidatura y mantiene su promesa de pelear hasta el mes que viene en la Convención Nacional Demócrata de Filadelfia.
24 Jun 2016 – 10:32 PM EDT

Pese a que el miércoles Bernie Sanders declaró que "parecía que él no iba a ser el nominado" presidencial, y concedió por primera vez la victoria a su rival Hillary Clinton en la carrera demócrata, un día después insistió en que su "revolución política y social continuará".

"Desde el primer día nuestro llamado ha sido a transformar esta nación", dijo este jueves Sanders en un discurso durante un cabildo abierto en Nueva York. "Y es una pelea que vamos a continuar", agregó.

En un discurso anunciado con el ambiguo título "Adonde vamos ahora", Sanders persistió en mantener viva su campaña a pesar de que Clinton se aseguró de manera efectiva la virtual nominación demócrata desde hace dos semanas. El 7 de junio la ex secretaria de Estado ganó la mayoría de votos en la jornada de primarias y acumuló los 2,383 delegados necesarios para reclamar la candidatura de su partido.

Previamente el jueves, el senador aseguró en entrevista con el periodista Stephen Colbert que no tiene planes inmediatos de respaldar a Clinton.



En otra entrevista el miércoles con la cadena C-SPAN, el senador reconoció que "No parece que voy a ser el candidato, por lo que no voy determinar el alcance de la Convención" Nacional Demócrata de julio.

Sin embargo, aseguró que su equipo de campaña se mantiene en negociaciones "casi a diario" con el staff de Clinton para instarla a replantear la mayor cantidad se sus posiciones con respecto a la financiación de su campaña, la educación, economía y salario mínimo.

"Nuestro trabajo ahora es tratar de que (Clinton) escuche lo que millones de personas que me han apoyado quieren ver", dijo entonces Sanders.

Un discurso de campaña como los de siempre

Durante la alocución de Sanders, que duró más de hora y media, podía escucharse a sus seguidores gritar emocionados, como en la mayoría de sus discursos de campaña.

"Continúa, Bernie, continúa".

"Nunca pierdan el sentido de indignación", exhortó el senador a su público. Luego aseguró que "no tiene ninguna duda que esta es una pelea que vamos a ganar", pero que no sabe si la ganará ahora o en el futuro, en referencia a sus propuestas de campaña.

En seguida atacó de nuevo a los bancos de Wall Street y la financiación de las campaña políticas.

"¿Cuánto tiempo tenemos que tolerar ese tipo de avaricia que ha hecho tanto daño al país?... Tenemos que terminarlos", espetó.

El público se rompió en aplausos. "¡Termínalos, termínalos!", le gritaban.

Aunque Sanders no ha cedido a su derrota, su campaña ha mostrado una transición lenta a una nueva etapa centrada en derrotar a Donald Trump, cambiar la plataforma del Partido Demócrata y atraer gente nueva al proceso político.

"Lo que es aún más feo es pensar en las luchas que hemos pasado como nación, los cientos de años de lucha contra el racismo, la lucha contra el sexismo, y que este tipo (Trump) está haciendo de ello la piedra angular de su campaña de intolerancia", agregó.

La campaña de Sanders ha despedido a gran parte de su personal y su recaudación de fondos ha disminuido significativamente. En mayo recogieron $16 millones, frente a $26,9 millones en abril y $46 millones en marzo.
La campaña dijo que comenzó a cambiar los esfuerzos de recaudación de fondos en mayo para ayudar a otros candidatos progresistas que compiten por escaños en el Congreso y oficinas estatales.

Lo que no dijo

El senador no se refirió directamente al fallo de la Suprema Corte de Justicia, que el jueves bloqueó la Acción Ejecutiva que protegía de la deportación a 5 millones de indocumentados, pero instó a que el Congreso "parara las deportaciones".

Tampoco hizo referencia a su participación en la sentada de una cincuentena de legisladores que ocuparon la Cámara Baja del Congreso en protesta por la inacción en materia de control de armas. Pero dijo que se deben "reparar los vacíos" legislativos en las regulaciones de porte de armas de asalto.

Sanders no mencionó ni una sola vez a Clinton, y en cambio se comprometió a abolir primarias cerradas y cambiar el sistema de los súper delegados, que le dieron la ventaja a la ex secretaria de Estado desde el inicio de la carrera presidencial.

"Vamos a cambiar eso", dijo. "Y ya que estamos en ello, podemos también transformar todo el Partido Demócrata", concluyó.

Lea también:

Más contenido de tu interés