null: nullpx
Elecciones 2016

El retrato de Hillary Clinton que pintan los emails de WikiLeaks

La supuesta correspondencia filtrada del director de campaña de la candidata demócrata ofrece una historia secreta sobre lo que piensan de Clinton sus allegados más cercanos y que no se atreven a decirle.
7 Nov 2016 – 6:26 PM EST

Con los miles de emails supuestamente hackeados a la campaña demócrata, WikiLeaks ha ofrecido al público una versión sin precedentes de cómo se maneja una campaña presidencial.

Más allá de la autenticidad (no certificada independientemente), legalidad o las motivaciones políticas de los hackers que dicen haber obtenido esas comunicaciones, las filtraciones forman un retrato de Hillary Clinton basado en lo que piensan de ella sus allegados más cercanos y que no se atreven a decirle.

La última filtración se centró en la correspondencia entre el director de campaña de la candidata demócrata, John Podesta, y otros miembros del equipo, consejeros políticos demócratas y operarios del partido, entre otros. Mucho de lo que comentan nutre las críticas que hacen tanto rivales como aliados: que no es del todo honesta, que es robótica, que su criterio político a veces no es el mejor.

¿Progresista o moderada?

En julio de 2015 Clinton dijo en una parada de campaña en New Hampshire que "soy segunda a nadie en mi récord de defender y luchar por valores progresistas".

Luego, en una reunión de Mujeres por Hillary en Ohio, Clinton se contradice: "Saben, me acusan de ser algo moderada y de centro. Me declaro culpable".


Un par de meses después, en septiembre de 2015, Podesta le dijo a Neera Tanden, parte integral del equipo de transición de Clinton, que “no está seguro si le cree” cuando ella dice que no recuerda haber dicho que es “moderada”.

Esto es notable no solo porque durante las primarias Clinton luchó contra las críticas de los seguidores de su rival más de izquierda, el senador por Vermont Bernie Sanders, de que no era lo suficientemente progresista.
Quizá es más notable aún que uno de sus aliados más cercanos dude de su honestidad.

La campaña de Clinton no ha negado ni confirmado la autenticidad de los emails, y culpa al gobierno de Rusia por el robo de información de sus servidores con propositos de influir en las elecciones y beneficiar a su opositor, el republicano Donald Trump.

"Sus instintos son suboptimos"

En otro intercambio de esa época, Podesta le dice a Tanden que "a la campaña le ha entrado mucha agua que no será fácil bombear del barco. Mucho de eso tiene que ver con decisiones terribles antes de la campaña, pero mucho tiene que ver con sus instintos". escribió.

"Está nerviosa entonces se prepara más y lo hace mejor. Hay que hacer algo para que haya más entusiasmo pero no sabemos cómo hacer eso".


En enero de 2016 cuando la campaña de Clinton se debatía si criticar abiertamente a David Brock, un aliado demócrata de años, por demandar que el rival demócrata de Clinton, el senador Bernie Sanders, publicara sus récords médicos, Tanden critica sus instintos "Hillary. Dios. Sus instintos son suboptimos".

Tanden, también presidenta del thinktank de izquierda Center for American Progress, le escribió preocupada a Podesta cuando surgió la noticia del servidor privado de emails de Clinton, en marzo de 2015. Tanden le pregunta por qué los ayudantes cercanos de Clinton no habían divulgado la noticia antes, y luego se responde a sí misma, "supongo que sé la respuesta: porque querían salirse con la suya".

A pesar de declararse un "soldado leal" de Clinton, Tanden es a ratos brutal con la candidata. En agosto de 2015, Tanden le dice a Podesta: "Muchas veces ella dice que absolutamente no hará algo y luego va y lo hace. No siempre, pero sí a menudo. Recomendaría programar varias entrevistas pronto ... Eventualmente sonará como un humano".

El lado más humano

Irónicamente estos emails también muestran un lado más humano de la ex secretaria de Estado que el público no ve normalmente.

En un intercambio en julio de 2015, Clinton le pide a una asistente que lleve leche y tazas a la oficina para su té, y una copia de un reporte de Human Rights Watch, sobre las mujeres en Afganistán.

Además le pide que le grabe unas de sus series favoritas, Parks and Recreation, una serie de comedia sobre una funcionaria pública perfeccionista e hípercompetente en un pueblo pequeño en Indiana, cuya heroína, entre otras mujeres de la política, es Hillary Clinton. La actriz que la interpreta, Amy Poehler, una de las comediantes más populares de la actualidad, ha hecho campaña con Clinton desde la época de las primarias demócratas.


Otro ejemplo de cómo sus allegados más cercanos son a veces los más críticos ocurre en enero de 2015, cuando Huma Abedin, su leal mano derecha por años, critica a Clinton por comprometerse a dar un discurso en Marruecos en un evento de la Fundación Clinton, la Iniciativa Global de Clinton.

La situación crea un conflicto de intereses que pone en aprietos a la campaña. Sus ayudantes lo saben pero retractarse del compromiso crea otra serie de problemas para el gobierno marroquí.

Clinton finalmente no dio el discurso en cuestión, pero para los opositores de la candidata es un ejemplo del quid pro quo del que acusan a los Clinton al usar su fundación y su influencia en la política internacional a cambio de dinero por discursos.

Abedin no ahorra palabras: "Fue idea de HRC", como se refiere a Clinton en varios emails. "Ella creó este desastre y ella lo sabe".

Las 32 filtraciones que se publicaron casi a diario durante las últimas semanas de la campaña también revelaron las transcripciones de los discursos de Clinton a firmas de Wall Street, que tanto dieron de qué hablar durante las primarias y que Clinton se negaba a publicar.

Y con buena razón: las transcripciones revelan cómo Clinton parecía tener una posición más progresista para el público y otra más amigable a intereses corporativos en privado con sus donantes más adinerados e influyentes en la política, como Goldman Sachs.

La candidata misma acepta que ha adoptado estas dos posiciones distintas, e incluso defendió esta estrategia durante el segundo debate presidencial al decir que la aprendió del presidente Abraham Lincoln.

Las filtraciones además revelaron potenciales conflictos de intereses entre las finanzas familiares y la Fundación Clinton. Un asesor cercano del esposo de la candidata, el expresidente Bill Clinton, detalla cómo el exmandatario se habría lucrado por años a través de discursos a cambio de influencia, en lo que denominó "Bill Clinton Inc".

A pesar de esto, nada de lo que filtró WikiLeaks alteró significativamente el curso de la carrera presidencial.

En total, los emails confirman lo estratégica y calculadora que fue su campaña, casi al extremo, y eso es para muchos un reflejo de su candidata. Muestran cómo su círculo interno está consciente del daño que han causado sus cambios a veces repentinos o inexplicables de plataforma u opinión.

Pero sobre todo, cuestionan tanto sus instintos políticos como su honestidad, cualidades imprescindibles en un presidente.


Lea más:


Univision Noticias ofrecerá los resultados en vivo de las elecciones presidenciales el próximo martes día 8 a partir de las 07:00 pm EST.

Más contenido de tu interés