null: nullpx
Elecciones 2016

¿Cuánto cuesta y cómo se paga una convención nacional?

Republicanos y demócratas tienen que superar el ‘factor Trump’ y con cambios legales para recaudar las decenas de millones de dólares necesarios para mover estas reuniones políticas.
18 Jul 2016 – 1:04 AM EDT

Al hablar de financiamiento, la Convención Nacional del Partido Republicano que empieza este lunes en Cleveland será la primera en décadas en no contar con `fondos público, ha tenido problemas con las empresas que suelen patrocinar este tipo de eventos y además a pocos días para su arranque ha tenido que recurrir a bolsillos de algunos grandes donantes.

En medio de esas dificultades -o como causante de las mismas, según la opinión de algunos-, está el hombre que saldrá de la reunión como el nominado presidencial republicano para las elecciones de noviembre: Donald Trump.

Aunque no lo hayan expresado formalmente, algunos observadores indican que muchas empresas no quieren vincular su imagen a la de Trump, cuyos conceptos son considerados xenófobos e incorrectos por algunos, y en general polémicos.

“Muchas compañías como Apple, Coca Cola, Walgreens y Ford no quieren estar asociadas con Donald Trump”, asegura a Univision Noticias el abogado Brendan Fischer del Campaign Legal Center (Centro Legal de Campañas), una organización sin fines de lucro basada en Washington que supervisa la calidad de las prácticas democráticas estadounidenses.

Pero el problema no es solo para los republicanos, porque que la figura del magnate también podría tener un impacto en las finanzas del Partido Demócrata.



El socorro de Sheldon Adelson

La estrechez económica de la convención parece confirmada con la solicitud que los organizadores del evento dirigieron al billonario Sheldon Adelson, uno de los más generosos financistas republicanos, para que aportara unos 6 millones de dólares, según reportó la publicación especializada Politico.

De acuerdo con la información, la solicitud fue hecha a última hora, considerando que la carta fue enviada el martes pasado, a menos de seis días para que empiece la reunión en Cleveland.

La organización Color of Change ( Color de Cambio), un grupo de promoción de los derechos de los afroestadounidenses que este año ha estado coordina una campaña en contra del apoyo privado a Donald Trump ya había revelado que tres empresas Coca-Cola, Walmart, y Microsoft habían reducido sus donaciones a la convención y que doce empresas habían suspendido por completo sus aportes.

Estrecheces bipartidistas

Tradicionalmente las compañías apoyan a ambos partidos por igual. Los expertos opinan que, para no dañar su imagen, si algunos se abstienen en la republicana, tampoco contribuirán a la demócrata.



La semana pasada, Coca Cola hizo públicas sus donaciones en 2015 de 75,000 dólares a la convención demócrata y a la republicana respectivamente. A la vez, la multinacional hizo hincapié en que “no apoya a ningún candidato presidencial ni ningún partido en particular”.

Lo que no señaló el comunicado es que su donación a la convención republicana queda muy por debajo del monto que donó a esta misma convención en el 2012, superior al medio millón, de acuerdo con reportes del diario The New York Times.

Si bien el verdadero impacto se sabrá 60 días después de cada convención, cuando la Comisión Electoral Federal (FEC por sus siglás en inglés) haga públicos estos datos, en palabras de un antiguo funcionario de la FEC, Bob Biersack, la candidatura de Trump “debe ciertamente causar un dilema para estas empresas que normalmente hubieran donado a ambos partidos”.

Convenciones privatizadas

Otro factor importante que impacta en las convenciones de este año es la decisión tomada por el Congreso en diciembre de 2014 de eliminar la financiación pública para las convenciones. Este año será la primera en más de una generación que estas reuniones serán financiadas casi en su totalidad por fondos privados. La única financiación pública será invertida en seguridad.

A raíz de esto, las contribuciones a las convenciones del Partido Republicano (RNC) y del Partido Demócrata (DNC) están concentrándose en muy pocas manos privadas. Un puñado de donantes está teniendo un rol financiero cada vez mayor en las convenciones, lo cual puede traducirse en una mayor influencia en los partidos y en los cargos electos.

Este año, las convenciones del RNC como del DNC se financiarán por medio de 2 comités principales.



Por un lado existe el Comité de la Ciudad Anfitriona (o Host Committee), que recauda la mayor parte de las donaciones, recibe contribuciones ilimitadas generadas por empresas privadas y algunos individuos, que en teoría deben gastarse en logística y promoción de la ciudad.

Por otro lado, existe una cuenta especial del partido para la convención, cuyas contribuciones individuales permitidas son de $200,400 por individuo o $90,000 por PAC (Comité de Acción Política), cuentas que agrupan donaciones de distintos individuos (o $100, 200 y $45,000 respectivamente por año en los 2 años previos a la convención).

Los gastos de esta cuenta especial suelen ser de índole más política, aunque Biersack advierte que la distinción entre los gastos de ambas cuentas “es nebulosa”.

Esta cuenta no acepta donaciones de empresas, aunque los donantes suelen ser representantes de grandes compañías. La donación máxima a esta cuenta es tres veces mayor que lo permitido para donaciones al partido.

Concentración de donantes

Según Biersack, en abril de este año, unas ocho personalidades republicanas ya habían donado el máximo de lo que legalmente podían donar a la convención de su partido, es decir $200,400 por persona.

La mayoría son fieles republicanos que encabezan empresas del sector energético. Sus apellidos son Craft, Foster, Hendricks, Joyce, Stephens o Uihlein. Desde el lado demócrata, Henry y Marsha Laufer son una de las parejas que ya donó el máximo permitido para estas convenciones.

A todavía 4 meses de las elecciones del 8 de noviembre, datos del Center for Responsive Politics (Centro de Política Responsable) que monitorea el dinero que entra en las campañas políticas, muestran que las donaciones grandes de más de 30, 000 dólares para ambos partidos (sobre todo el republicano) ya superan a las del 2012.

Para este año, casi un 30% de los fondos de la convención del Partido Demócrata y un 48% de los fondos para la Convención Republicana han llegado en donaciones de $100, 200, la cantidad máxima permitida por año, señala esta misma organización.

Menos dinero

Como demuestra la carta enviada a Adelson, esta concentración de donantes no es una señal de que haya más dinero.

“Ambos partidos, el demócrata en particular, ven muy limitada su financiación comparada con lo que hubiera sido su financiación pública en otros tiempos, al menos hasta mayo”, señala Biersack.

Efectivamente, el programa de financiación pública que se eliminó hace 2 años les hubiera asignado $20 millones de dólares a cada partido para sus convenciones.

Pero los datos del FEC indicaban que a finales de mayo el partido demócrata había recaudado poco más de $5 millones para su cuenta de la convención, mientras que el equivalente republicano había recaudado cerca de $16 millones. De allí la carrera para conseguir fondos.

Calidad democrática

Las donaciones para el mes de junio se revelarán el 20 de julio, en medio de la convención republicana. Entonces sabremos si los partidos pudieron alcanzar su meta de recaudar más de $60 millones de dólares para sus convenciones respectivas.

“Es muy posible que Sheldon Adelson escriba un cheque para cubrir lo que no quieren donar las compañías”, prevé Brandon Fischer del Campaign Legal Center.

En palabras de Biersack, “Separar a los partidos de la masa de votantes y poner el énfasis en estos donantes muy adinerados tiene sus riesgos”.

Sin duda la manera en que se financian los partidos es una indicación de la calidad de la democracia.

Lea también:

Más contenido de tu interés