null: nullpx
Elecciones 2016

Bill Clinton se despide de su fundación pidiendo "elegir la reconciliación y no el enfado"

El expresidente deja su conferencia y su fundación para evitar conflictos de interés si su esposa Hillary es elegida como presidenta, pero pide a los donantes y activistas que no se rindan.
21 Sep 2016 – 6:22 PM EDT

Bill Clinton escenificó este miércoles su primera renuncia como posible primer caballero de Estados Unidos. En un hotel de Manhattan, el expresidente se despidió de la conferencia de donantes de su Fundación.

La llamada Clinton Global Initiative se creó hace 12 años para conectar donantes de todo el mundo y promocionar inversiones en educación, sanidad o medioambiente aprovechando la semana de la Asamblea General de la ONU cada septiembre. La Fundación fue fundada en 2005 y ésta era su reunión estrella.

La red de donantes quiere evitar conflictos de intereses para la posible presidenta Hillary Clinton. Pero gane o pierda las elecciones, ésta era la última conferencia.

Bill Clinton ya no estará en el consejo de la Fundación y quitará su nombre del nombre de la organización. Se espera que Chelsea se quede. Los empleados ya han recibido un aviso de que perderán el trabajo en los próximos meses.

El discurso del adiós

La última conferencia tenía mucho de homenaje al expresidente.

“Estoy muy orgullosa de ser la hija de mi padre”, dijo Chelsea Clinton en la despedida de este miércoles.

En un emotivo discurso en el que le tembló varias veces la voz, Clinton contó como empezó su nueva vida tras la Casa Blanca dedicada a la ayuda en Harlem, donde instaló su oficina. El expresidente dijo que intentó ser “un buen vecino” y ayudar a los negocios del barrio a organizar el inventario o a estudiar a sus clientes. Pero pronto descubrió que necesitaba más dinero para tener más impacto.

Después, empezó a recaudar dinero para luchar contra el SIDA con lo que él describió como un grupo de políticos retirados “poniendo la tacita” para conseguid donantes.

Sin papeles y sin restricciones de tiempo, Bill Clinton recordó relajado algunas de sus experiencias de los últimos 15 años. Habló de los supervivientes del terremoto de Haití, los afectados por el huracán Katrina, los enfermos en Camboya, los recién nacidos después del tsunami en Sri Lanka o los alcaldes de Bosnia.

"Esta gente ha decidido no estar enfadada", dijo. "La elección correcta es elegir la reconciliación y no el enfado".

Contó que para celebrar sus 70 años le pidió a Jon Bon Jovi que tocara Here Comes The Sun.

“La gente buena y comprometida puede tener un impacto ilimitado”, dijo. “La cooperación creativa funciona”. “No os rindais”, pidió a los activistas y donantes en la sala.

La última sesión se llamaba Imagine. Y la canción de John Lennon sonó por los altavoces cuando Clinton terminó sus palabras de despedida.

Conflicto de intereses

La Fundación asegura que ha conseguido más de 3.600 compromisos de inversión en proyectos para el desarrollo en 180 países.

Pero la organización también ha creado ahora un problema de imagen para Hilary Clinton. Sus emails en el Departamento de Estado muestran cómo los donantes a menudo escribían esperando que la secretaria de Estado les recibiera o les ayudara a conseguir contactos. No hay rastro de que Hillary diera un trato preferente a los donantes, pero Bill ha reconocido que algunos aportaban dinero esperando estar cerca del poder del Departamento de Estado.

Este año la reunión era la mezcla habitual de políticos europeos y latinoamericanos, líderes africanos y estrellas del cine o del pop. Estaban los amigos de los Clinton como Madeleine Albright, Bono o Ben Affleck. Hablaron el presidente colombiano José Manuel Santos, el primer ministro italiano, Matteo Renzi, o el alcalde de Londres, Sadiq Khan.

Pero la carrera presidencial de Hillary Clinton deslució en parte la última reunión. Ella no estaba presente, no fue el presidente Barack Obama y en el escenario había poca política nacional. Algunos políticos europeos mencionaron la campaña presidencial de Estados Unidos, aunque Bill y Chelsea Clinton prefirieran hablar de otros asuntos.

El café y los elefantes

La última conferencia se centró en el núcleo de lo que hace la Fundación.

Ben Affleck explicó sus esfuerzos con Starbucks para ayudar a los agricultores congoleños y Chelsea Clinton habló de su programa favorito para luchar contra la extinción de los elefantes en África.

Los consejos para Hillary Clinton se encontraban entre el público. Por ejemplo, del reverendo Jesse Jackson. El ex candidato presidencial tenía una sola recomendación para los demócratas: registrad más votantes en el sur. “Estoy ansioso, pero no preocupado por las elecciones”, decía.


Más contenido de tu interés