Elecciones 2016

Así prosperan los negocios del candidato Donald Trump

El imperio empresarial del virtual nominado republicano florece durante su tiempo en campaña. En el pasado, Trump ya explotó la atención de la prensa política para promocionar sus actividades.
29 Jun 2016 – 12:12 PM EDT

Como buen empresario, Donald Trump hace campaña sin perder de vista su billetera.

El virtual nominado republicano contrata a sus propias empresas para organizar sus eventos electorales, presume de haber ganado las primarias gastando menos que sus rivales y aprovecha la atención de la campaña para promocionar sus campos de golf, hoteles y otras propiedades.

Pero, ¿hasta qué punto contempla Trump la elección presidencial como una oportunidad de enriquecimiento?

Trump se vanaglorió en el pasado de haberse lucrado cuando coqueteó con la idea de lanzarse a por la presidencia y lo cierto es que abundan los ejemplos de candidatos que sacaron beneficio de sus fallidas aventuras electorales aumentando sus ventas de libros o firmando onerosos contratos como comentaristas televisivos.

Pero el candidato-empresario se diferencia de ellos en que tiene a sus órdenes un imperio de 564 compañías y éstas dependen en buena medida de la reputación de la marca Trump.

Por ahora su apuesta por una campaña populista e irreverente parece estar dándole réditos empresariales y lejos de sufrir por su mala imagen, sus negocios avanzan viento en popa.

Según los informes financieros requeridos a los candidatos por las autoridades electorales, las empresas de su holding aumentaron ingresos desde que él se lanzó como candidato, el 16 de junio de 2015.



Su campaña detalló que sus ingresos entre el comienzo de 2015 y mitad de mayo de este año, fecha del último reporte, fueron de $557 millones, un 53% más con respecto al período entre principio de 2014 y la primera mitad de 2015 hasta julio, el espacio de tiempo aún mayor que era contemplado por el reporte anterior.


La élite compra Trump

Los documentos examinados por Univision revelan que sus apartamentos de lujo siguen siendo codiciados por la élite, casi cada uno de sus 17 clubs de golf aumenta vertiginosamente la facturación y las ventas de sus libros, incluso los que habían caído en el olvido, se han disparado.

Así marchan los negocios del Trump candidato
Selección de algunos de las principales empresas del virtual nominado republicano y de su esposa Melania.
Enero 2014 - Julio 2015Enero 2015 - Mayo 2016
Club de golf Trump National Doral$49.4 millones$131.8 millones
Club social Mar-a-Lago$15.5 millones$29.7 millones
Club de golf Trump Turnberry (Escocia)$20.3 millones$18.1 millones
Club de golf Trump Bedminster (NJ)$16.1 millones$20.5 millones
Trump Park Avenue (venta de apartamentos)$11.5 millones$44.3 millones
Trump International Hotel Las Vegas$27.2 millones$29.7 millones
The Art of the Deal (ventas del libro publicado en 1987)$15k - $50k$50k - $100k
Melania Trump SkinCare (cosméticos)$100k - $1 millónNada o menos de $201
FUENTE: Office of Government Ethics | UNIVISION


El crecimiento mayor lo registró la joya de la corona, el campo de golf National Doral en el sur de Florida, que ingresó $131 millones durante la campaña, muy por encima de los $49.4 millones del período anterior.

También otro de sus grandes negocios, el club Mar-a-Lago también en el sur de Florida, vive momentos de bonanza, con $29.7 millones ingresados, prácticamente duplicando los $15.5 millones anteriores.


El empresario añadió a eso entre $1 y $5 millones por los derechos de autor de 'Crippled America', el libro que publicó en noviembre. Hasta la semana pasada, 234,000 ejemplares habían sido vendidos, según Nielsen Bookscan, que cubre un 85% del mercado. (En comparación, su rival demócrata Hillary Clinton ha vendido 269,000 copias de 'Hard Choices', el libro que publicó en junio de 2014).

Los informes publicados revelan que algunos negocios de Trump también se han visto afectados por su candidatura. Su línea de ropa masculina se ha visto perjudicada después de que los establecimientos Macy's se negaran a venderla y varias empresas , entre ellas Univision , rompieran contratos como contestación por su discurso hiriente contra las minorías.

También la linea de cosméticos de su esposa, Melania Skin Care, reportó un descenso de ventas, según se deduce de los informes (de un ingreso entre $100,001 y $1 millón a un rango de entre nada y $201).

Pero Trump se ha escapado por ahora de sufrir medidas de castigo que pudieran haberle debilitado severamente como una campaña organizada de boicot.


De todos modos, estos informes publicados son parciales -no incluyen los gastos incurridos por sus compañías-. Para conocer si Trump está ganando más en este año de campaña sería útil conocer su declaración de impuestos, que él se niega a publicar a pesar de que todos los candidatos desde 1976 han revelado ese documento.

Tampoco tenemos absoluta certeza de la veracidad de estos reportes. La Oficina de la Ética del Gobierno, encargada de examinar los documentos, no hace una auditoria de lo reportado por el candidato aunque eso sí, puede investigarle por falsificación de información, lo que está penado con hasta un año de cárcel.

Univision solicitó una entrevista a la portavoz de campaña de Trump, Hope Hicks, pero no obtuvo respuesta, mas que el silencio habitual por su parte cada vez que se trata de asuntos que pueden resultar de poco agrado del empresario.


Gasto circular

Lo que sí sabemos, porque él se ha encargado de repetirlo una y otra vez, es que el candidato ha echado mano de su fortuna para satisfacer sus ambiciones electorales. Trump le dio a su campaña un préstamo de $50 millones que la semana pasada convirtió en donación al anunciar que no pretendía cobrar los intereses.

Pero el dinero que sale por uno de sus bolsillos acaba entrando por el otro. Trump ha gastado $6 millones en sus propios negocios de un total de $63 millones desembolsados en campaña hasta principios de junio, según la Comisión Electoral Federal (FEC). Entre los receptores del dinero se encuentran sus bodegas de vino, sus restaurantes, sus clubes de golf y Mar-a-Lago.

Para algunos de quienes mejor conocen a Trump, sus biógrafos, este comportamiento suyo no es ninguna sorpresa.

"Todas las veces que Trump jugó con el plan de aspirar a la presidencia en el pasado lo hizo con el propósito de ganar promoción para ayudar a sus negocios", le dice a Univision Noticias Michael D'Antonio, autor de 'The Truth about Trump' (La verdad sobre Trump).


En 2000, durante una de las cinco campañas anteriores en que insinuó con lanzarse, Trump presumió de lo que aparentemente para él hubiera sido una honorable gesta: "Es muy posible que pueda ser el primer candidato presidencial en hacer campaña y hacer dinero con ello", dijo burlándose del gasto personal en que estaba incurriendo el multimillonario Steve Forbes, candidato a la nominación republicana.

En aquel año, Trump aprovechó el interés de los medios en sus habladurías electorales para dar discursos pagados por todo el país sobre sus habilidades empresariales. Por uno de ellos, en el Los Angeles Convention Center, Trump cobró $1 millón, según relata D'Antonio en su libro.

En el año electoral de 1988 los beneficios que generó la especulación sobre su candidatura revirtieron en las ventas de su libro ' The Art of The Deal' (El arte del negocio), que acababa de publicar y terminó siendo un best-seller. En 2004, 2008 y 2012, fue su show televisivo 'The Apprentice' el que experimentaba aumento de ratings.

"Todos esto ha de entenderse en el contexto de una carrera empresarial de 40 años en que Trump ha aprovechado cualquier oportunidad para promocionarse", le dice a Univision Gwenda Blair, autora de una biografía de la familia llamada 'The Trumps'.

A diferencia de las ocasiones anteriores, en esta campaña Trump dio un paso más y lanzó su candidatura. Desconocemos si en sus cálculos pesaba más su negocio o la oportunidad de explotar un espacio electoral que casi nadie, quizás tampoco él, sabía que existía.

Lea también:

Más contenido de tu interés