publicidad
Un simpatizante posa junto a Trump

Falsedades sobre México e inmigración en el nuevo libro de Trump

Falsedades sobre México e inmigración en el nuevo libro de Trump

En Univision Noticias examinamos algunas afirmaciones discutibles que hace el candidato republicano

Un simpatizante posa junto a Trump
Un simpatizante posa junto a Trump


publicidad



Por Fernando Peinado @FernandoPeinado


En su nuevo libro, "Crippled America" (Estados Unidos Lisiado), Donald Trump describe su visión pesimista sobre el país y promueve sus ideas para arreglarlo, si llega a la presidencia en 2016. 

Al igual que en sus discursos, Trump hace una serie de afirmaciones cuestionables.  El medidor de la verdad de Politifact ha calificado como falsas 40 de 63 afirmaciones hechas por Trump en esta campaña.

En Univision Noticias examinamos qué dice Trump en el tercer capítulo de la obra, titulado "Inmigración: Buenos muros hacen buenos vecinos".

Trump reitera a lo largo de nueve páginas sus advertencias sobre la inmigración de indocumentados y su propuesta de obligar a México a construir un muro en la frontera.



1. México construyó un muro con Guatemala



"Mucha gente no sabe que incluso México ha construido su propio muro en su frontera sur para mantener fuera a los inmigrantes ilegales".

Fuentes oficiales de México consultadas por Univision Noticias niegan que México haya construido un muro en los 970 kilómetros de frontera con Guatemala o en parte de ella.

Lo que sí es verdad es que las autoridades mexicanas incrementaron los controles después de la llegada a Estados Unidos, en el verano de 2014, de miles de menores no acompañados procedentes de Centroamérica, como han advertido organizaciones humanitarias.

publicidad

En septiembre, la organización no gubernamental Cáritas Latinoamérica informó que México había deportado a más de 100,000 centroamericanos desde el comienzo del año.

Es difícil imaginar a México construyendo un muro en su frontera sur, algo que iría en contra de su discurso sobre política migratoria, indica Christopher Wilson, vicedirector del Instituto de México del Wilson Center, de Washington.

En la práctica, hay puntos de la frontera de México y Guatemala que están completamente abiertos, según el periodista de Univision Pedro Utreras, quien la ha visitado este año en cuatro ocasiones en uno de sus puntos más transitados, al sur, entre Tecun Uman (Guatemala) y Ciudad Hidalgo (México).

La zona despoblada e inhóspita del Petén (norte) es usada por narcotraficantes y contrabandistas como ruta hacia México y Estados Unidos, según la organización  International Crisis Group.

2. Los gobiernos de América Latina envían criminales a EEUU



"Demasiada gente se ha olvidado del Éxodo del Mariel. En 1980, Fidel Castro les dijo a los cubanos que cualquiera que quisiera salir de Cuba tenía libertad para hacerlo. El presidente Carter abrió nuestras fronteras a cualquiera que quisiera venir. Solo que Castro era demasiado listo para él. Vació las prisiones y los manicomios cubanos y envió aquí sus mayores problemas". (...)  ¿Cree alguien de veras que el gobierno mexicano, o los gobiernos de Sudamérica y Centroamérica no captaron el mensaje? El gobierno mexicano ha publicado panfletos explicando cómo emigrar ilegalmente a Estados Unidos. Lo que valida mi mensaje. No se trata de unas pocas personas buscando una vida mejor, sino de gobiernos extranjeros comportándose mal y nuestros políticos de carrera y "líderes" no haciendo su trabajo".



publicidad

Trump no ofrece evidencia de que los gobiernos de América Latina estén promoviendo la inmigración de indocumentados o de criminales a Estados Unidos.

Según Eduardo Gamarra, profesor de la Universidad Internacional de Florida, el único gobierno que lo hizo fue el cubano, que durante el Éxodo del Mariel quiso "desactivar un potencial foco de desestabilización de su régimen".

Fidel Castro durante un discurso en la Habana en 1988.
Fidel Castro durante un discurso en la Habana en 1988.

Un foro organizado a principios de noviembre por el Cuban Research Institute de Miami  concluyó que la gran mayoría de los 125,000 "marielitos" eran trabajadores y no criminales, y que han desempeñado un papel crucial en el desarrollo del sur de Florida.

El panfleto mexicano al que se refiere Trump fue distribuido en 2005 por el gobierno de Vicente Fox y no tenía el propósito de promover la inmigración de indocumentados, sino de advertir sobre los riesgos del viaje a través de la frontera.

La guía de 32 páginas tenía formato de cómic e incluía recomendaciones como la idea de agregar sal al agua para evitar deshidrataciones al atravesar el desierto de Arizona o lugares más seguros para cruzar del Río Bravo.

publicidad

Informaba además, sobre los derechos médicos y legales de los inmigrantes, en el caso de ser detenidos en el país vecino.

3. Los bebés ancla son el mayor imán de la inmigración ilegal

“El hecho de que se haya interpretado que la Enmienda XIV, en el sentido de que cualquier niño nacido en Estados Unidos es automáticamente un ciudadano estadounidense y que un bebé pueda ser usado como ancla para que su familia se quede aquí, es el mayor imán de la inmigración ilegal”.

Gracias a la Decimocuarta Enmienda de la Constitución de Estados Unidos (1868), toda persona nacida en Estados Unidos es ciudadana estadounidense. 

Trump promete acabar con este derecho porque, según él, es la principal motivación de los extranjeros para inmigrar a EEUU de forma ilegal.

Es cierto que existe ese fenómeno (“el turismo de nacimiento”) pero según expertos es muy reducido y es protagonizado por extranjeros ricos, mayormente de origen asiático.

El analista Muzaffar Chishti, del Instituto de Políticas Migratorias, dice que las autoridades han detectado casos de mujeres ricas que vienen al país con el fin de que sus hijos obtengan la ciudadanía, pero añade que el fenómeno es probablemente anecdótico y que no hay manera de conocer el alcance de este tipo de turismo, ya que los datos existentes son estimaciones de carácter extraoficial.

publicidad

En el caso de los inmigrantes pobres, varios estudios han probado que su principal incentivo para emigrar es el económico.

Las subidas y bajadas de inmigrantes mexicanos y de otros países latinoamericanos se corresponden respectivamente con las crisis y booms económicos de sus países de origen.

El argumento de los bebés ancla queda debilitado por el hecho de que un bebé no funciona para que sus padres lo usen como método de arraigo en EEUU.

Mientras que el hijo sí recibe la ciudadanía (por la Decimocuarta Enmienda de la Constitución), los padres no obtienen ningún beneficio de manera automática.

Hasta los años 1970 los padres podían obtener la residencia permanente o  green card, pero la ley fue modificada y hoy ese estatus migratorio no puede ser solicitado hasta que el hijo cumple 21 años.

"Todo el sentido de tener un hijo como ancla desapareció", indica Chishti. "Es una espera demasiado larga".

Lea también: Por qué es incorrecto decir "bebés ancla"

4. Pocos agentes de inmigración

“También triplicaría el número de agentes de inmigración que empleamos actualmente hasta que el muro sea construido. Estamos pidiendo a esta gente que haga un trabajo que sería difícil incluso si tuvieron todo el apoyo que necesitan, y no lo tienen. Piénsenlo de este modo: Actualmente hay unos 5,000 oficiales intentando hacer cumplir las leyes de inmigración existentes contra los más de 11 millones de extranjeros ilegales. Compárenlo con los 10,000 miembros del Departamento de Policía de Los Ángeles o los 35,000 oficiales del Departamento de Policía de Nueva York. Desde el 9/11 hemos triplicado el tamaño de nuestro cuerpo de fronteras pero no hemos incrementado sustancialmente el número de oficiales de ICE (siglas en inglés del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas), los agentes que velan por el cumplimiento de las leyes de inmigración”.

publicidad

Trump sugiere que el número de agentes de inmigración es escaso y que solo los agentes del ICE velan por el cumplimiento de las leyes migratorias.

En realidad, la cifra de agentes dedicados al control migratorio supera los 67,000.  

Además del ICE, que emplea a 7,573 agentes, según los documentos presupuestarios más recientes, también se dedican a esa tarea los 60,000 agentes de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP por sus siglas inglesas).

Los del ICE trabajan en el interior del país en la detección y expulsión de indocumentados, mientras que los de la CBP se centran en el control de la inmigración en la frontera.

Agentes de la Patrulla Fronteriza en Texas.
Agentes de la Patrulla Fronteriza en Texas.


Trump quiere llamar la atención sobre la supuesta falta de recursos humanos del ICE, pero sus 7,573 agentes cooperan con la mayoría de los 750,000 agentes de los cuerpos de policía del país, indica Marc Rosenblum, del Migration Policy Institute. 

La comparación que hace Trump entre las policías de Nueva York y Los Ángeles y los agentes de inmigración, es impropia, observa Rosenblum. Mientras que los primeros luchan contra el crimen, los segundos se enfrentan a una infracción: la presencia en EEUU sin documentos legales.

En todo caso, los recursos destinados a la inmigración han crecido sustancialmente en los últimos años. Expertos han resaltado que desde los atentados del 11 de septiembre de 2001, la maquinaría de control de inmigración ha adquirido un tamaño inmenso, con un elevado costo para las arcas públicas.

publicidad

Entre 1986 y 2013, el gobierno estadounidense gastó $187,000 millones en cumplimiento de las leyes de inmigración, más que en todas las demás agencias que velan por el cumplimiento de las leyes criminales federales, según un  estudio del Migration Policy Institute.  

Lea también: La masiva deportación de los 50' que añora Trump


5. El éxito del muro en Yuma, Arizona


“Ya tenemos un modelo (para el muro): Yuma, Arizona, por ejemplo, construyó tres muros separados por una tierra de nadie de 75 yardas que permite a los agentes de frontera patrullar esa área con sus vehículos. Instalaron cámaras, equipos de comunicación por radio, radar, y un gran sistema de iluminación. Una vez construido, el tramo de 120 millas conocido como el sector de Yuma vio una increíble caída en el número de personas tratando de llegar al país ilegalmente; y el mío será mucho mejor”.

Un gran número de indocumentados llega al país por otras rutas de manera legal, a menudo por avión, y permanecen hasta que caduca la vigencia de sus visas. No se conoce con precisión la cifra exacta, pero en 2006, el Pew Center calculó que el 40% de los indocumentados había ingresado a Estados Unidos con visas.

Aunque la valla de Yuma ha reducido cuantiosamente el flujo de indocumentados en esa zona, lo ha redireccionado a otras, como el Valle del Río Grande, en Texas. Suele ocurrir que cada vez que las fuerzas del orden bloquean una ruta, las mafias encuentran un nuevo camino.

El expresidente George W. Bush en Yuma en 2006
El expresidente George W. Bush en Yuma en 2006



El separador fronterizo en Yuma –de 126 millas o 202 km– fue construido por el gobierno del presidente George W. Bush en 2006. 


Ese sector era uno de los preferidos por los coyotes, que lo eligieron por los mayores controles establecidos en centros urbanos como San Diego o El Paso a finales de los 1990, señala Wilson, del Woodrow Wilson Center. 

Por último, cabe observar que, para los migrantes, la valla de Yuma ha tenido consecuencias negativas. Los coyotes optan por zonas más remotas en el desierto de Sonora, lo que ha hecho que el cruce de la frontera se vuelva aún más peligroso para quienes se arriesgan al cruce.

Para preguntas, ideas y críticas, fpeinado@univision.net

Siga la información política de Univision en Destino 2016, Twitter: @UniPolitica y Facebook: Univision Política

publicidad

For more information in English please visit & subscribe: www.univisiondaily.com

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad