null: nullpx
Desempleo

Dos estados suspenderán la ayuda federal por desempleo meses antes de que expire

Montana y Carolina del Sur anunciaron que dejarán de entregar a fines de junio los beneficios federales de $300 semanales que fueron aprobados en el más reciente paquete de ayudas por la pandemia. Sus gobernadores argumentan que lo hacen porque algunas personas prefieren no trabajar para recibirlos, pero organizaciones laborales aseguran que esas decisiones pueden afectar más a los trabajadores negros e hispanos que siguen desempleados.
10 May 2021 – 02:04 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Montana y Carolina del Sur informaron que suspenderán a fines de junio la entrega de los beneficios federales por desempleo, tres meses antes de que expiren como fueron aprobados en el más reciente paquete de ayudas. La decisión, esgrimen, se debe a que algunas personas prefieren permanecer sin empleo para recibir ese dinero, un argumento que se le escuchó en meses recientes a legisladores republicanos en el Congreso.

Sin embargo, organizaciones laborales aseguran que la decisión de los gobernadores republicanos Greg Gianforte, de Montana, y Henry McMaster, de Carolina del Sur, puede afectar más a los trabajadores negros e hispanos que aún no consiguen un empleo que les permita sostener adecuadamente a sus familias.

Una de las ayudas clave durante el inesperado golpe económico de la pandemia del coronavirus ha sido el dinero federal que se ha sumado a los beneficios estatales por desempleo.

El monto ha variado con los diferentes paquetes de ayudas que se han aprobado para afrontar la crisis. En el primer paquete, el CARES Act, fueron aprobados $600 semanales, mientras que en el más reciente, el Plan de Rescate Estadounidense, se dio luz verde a $300 por semana hasta inicios de septiembre.

En el caso de Montana, el gobernador Gianforte afirmó la semana pasada que "escuchó de demasiados empleadores a través del estado que no pueden encontrar trabajadores". "Prácticamente cada sector de nuestra economía afronta una escasez de trabajadores", agregó sobre una falta de mano de obra que ubicó en torno a los 10,000 trabajadores.

Por eso, el estado dejará de entregar los beneficios federales por desempleo a partir del 27 de junio, de acuerdo con un comunicado. A cambio, Montana dará un bono para alentar a las personas a trabajar, dijo el gobernador.

"La vasta expansión de los beneficios federales por desempleo está generando más daños que beneficios. Tenemos que incentivar a los residentes de Montana a regresar a la fuerza laboral", precisó Gianforte, en un argumento que coincide con el de algunos legisladores republicanos que se opusieron a mantener estos beneficios en los paquetes de ayudas aprobados en diciembre y marzo.

En Carolina del Sur, el gobernador McMaster también sustentó la decisión de acabar con la entrega de los $300 semanales desde el 30 de junio en una "escasez de trabajadores", especialmente en el sector de los servicios.

"Esta escasez ha sido generada en gran parte por los pagos suplementarios por desempleo que el gobierno federal da a quienes los solicitan", afirmó. "En muchos casos, estos pagos son superiores a los salarios previos de los trabajadores", agregó en un comunicado.

En una aparente respuesta a esos argumentos y al decepcionante reporte de empleo de abril, el presidente Joe Biden detalló este lunes varias medidas para alentar el empleo. Habló, por ejemplo, sobre un plan para el cuidado de niños y que sus padres puedan regresar a sus empleos.

"Una persona que esté recibiendo ayudas por desempleo y reciba una oferta razonable de empleo debe tomarla o de lo contrario perderá los beneficios, hay unas pocas excepciones por la pandemia para que no tengan que decidir entre su seguridad o un cheque, pero de lo contrario esa es la ley", dijo el mandatario.

"Se ha dicho que a las personas se les está pagando por quedarse en casa, pero no hemos visto evidencia de ello (...) los estadounidenses quieren trabajar", matizó.

"Una línea de vida"

La ayuda federal por desempleo ha sido descrita por algunas personas que la han necesitado como una "línea de vida" que ha significado no quedarse en la calle en medio de la pandemia, de acuerdo con testimonios recogidos por el National Employment Law Center (NELP).

Los beneficios estatales por desempleo promedio (si se toma en consideración el ingreso medio en el país) ascienden a $340 semanales, que representan el 44% del salario semanal promedio. Ese porcentaje se conoce como la tasa de reemplazo y en algunos estados es de apenas el 25%, de acuerdo con información del NELP.

Hallazgos de estudios, como uno realizado por expertos de la Universidad de Yale el año pasado, contradicen lo dicho por los gobernadores de Montana y Carolina del Sur y algunos legisladores republicanos, pues encontraron que los beneficios adicionales no desincentivaron el buscar un trabajo.

"La crisis está lejos de terminar, especialmente para las comunidades racializadas, donde el racismo sistémico ha resultado en tasas más altas de desempleo y donde a los trabajadores se le dificulta más acceder a los pagos", dijo el NELP en un hilo en Twitter.

"Esta movida de @henrymcmaster para poner fin a los recursos financiados federalmente pone un peso injusto sobre los trabajadores negros, que históricamente han sido privados de recursos en Carolina del Sur y a través del país", agregó el centro.

El más reciente reporte mensual sobre el mercado laboral incumplió con las expectativas: el país creó solo 266,000 puestos de trabajo en abril, cuando se esperaba cerca de un millón, y la tasa de desempleo se ubicó en un 6.1%.

El informe, además, reflejó cómo los porcentajes siguen siendo mayores para los afroestadounidenses e hispanos. La tasa de desempleo entre los afroestadounidenses se encuentra en un 9.7%, muy cerca de los dos dígitos, mientras que entre los latinos es del 7.9%, por encima del 5.3% de los blancos.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés