null: nullpx
Coronavirus

#QuédateEnCasa: por qué cerrar tiendas y cancelar eventos puede salvar vidas en esta pandemia de coronavirus

Expertos enfatizan que es crucial "aplanar la curva" de contagios con el coronavirus o desacelerar el ritmo al que se producen. "En una pandemia lenta, el número de personas que se enferman a la misma vez no será tan alto y puede mantenerse dentro de la capacidad del sistema de salud", explica Max Roser de la Universidad de Oxford. Esto quiere decir que si tú o un ser querido se enferman es más probable que haya una cama de hospital disponible para que se les atienda.
15 Mar 2020 – 02:09 PM EDT
Comparte
Cargando Video...

Poner a un país entero en cuarentena, cerrar escuelas y comercios, y cancelar temporadas deportivas y elecciones pueden parecer medidas extremas. Pero ver las imágenes de enfermeras agotadas por trabajar sin descanso en medio de la pandemia de coronavirus ayuda a explicar por qué decisiones como esas pueden salvar vidas.

En estas últimas semanas se ha escuchado cada vez más la importancia de "aplanar la curva" (o flatenning the curve) del ritmo al que se producen los contagios con este nuevo coronavirus que afecta el sistema respiratorio y tiene una mayor tasa de mortalidad entre las personas mayores y aquellas con condiciones médicas preexistentes.

Esa frase busca generar conciencia sobre lo crucial que es evitar que muchas personas se enfermen a la misma vez. "Una pandemia rápida es terrible porque, en su punto más álto, un número muy grande de personas estarán enfermas a la misma vez. Esas cifras grandes de personas enfermas pueden exceder la capacidad del sistema de salud", explica Max Roser, un investigador de la Universidad de Oxford que compartió en su cuenta de Twitter un gráfico que lo ilustra.

"Un médico puede atender a 10,000 pacientes uno tras otro. Pero un médico no puede atender a 10,000 pacientes enfermos a la misma vez", recalca.

Es vital que no colapsen los hospitales

La imagen de la enfermera Elena Plagiarini extenuada con su cabeza recostada tomando un descanso en un hospital de Cremona, Italia, constata lo que enfatiza Roser.

"Estamos trabajando con lo último que nos queda", reconoció Francesca Mangiatordi, una colega de Plagiarini que tomó la imagen, a la televisión italiana. "La situación colapsará, si no es que lo hizo ya", lamentó implorando a las personas que eviten los contagios en un país donde hasta este domingo había poco más de 21,000 personas infectadas de acuerdo con cifras de la Organización Mundial de la Salud. Es el segundo, después de China donde se originó este coronavirus, con el mayor número de casos registrados.

En una "pandemia lenta", explica Roser de la Universidad de Oxford, la cantidad de personas que se enferma al mismo tiempo no es tan alta y se mantiene dentro de la capacidad del sistema sanitario. "Al desacelerar la propagación se reduce el punto más alto (de los contagios) y se puede atender a todas las personas que lo necesiten", escribe. Eso significa que si tú o un ser querido se enferman y necesitan una cama en un hospital es más probable que haya una disponible para atenderles.

Eso es lo que en parte buscan las autoridades cuando decretan toques de queda para que no haya grandes congregaciones de personas.

"Pon distancia con otras personas si el covid-19 se está propagando en tu comunidad. Esto es especialmente importante para las personas que están en mayor riesgo de enfermarse", recomiendan los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC en inglés) de Estados Unidos. En ese mayor riesgo se encuentran los adultos mayores y quienes padecen enfermedades crónicas como enfermedades cardíacas y pulmonares y diabetes, detallan los CDC.

El poder reducir el ritmo al que se producen los contagios también ayuda a ganar tiempo a las autoridades sanitarias para lograr dos cosas: prepararnos mejor, tanto los hospitales y los médicos como la infraestructura; y que los científicos desarrollen la tecnología necesaria para lograr mejores pruebas de detección del virus, medicamentos y, en el mejor de los escenarios, una vacuna, explica Roser.

La situación en EEUU

Un informe del 2018 del Centro de Seguridad Sanitaria de Johns Hopkins University, que citó estimaciones oficiales, precisó que 865,000 personas en Estados Unidos serán hospitalizadas de darse una pandemia moderada como las de 1957 y 1968. Esa cifra se empina a 9.9 millones de personas en una pandemia severa como la de 1918.

Asimismo, detalló que 64,875 personas requerirán de un ventilador mecánico en una pandemia moderada y que 742,500 lo necesitarán en una pandemia severa, cifra que supera ampliamente los 62,000 ventiladores con los que cuentan las unidades de cuidados intensivos del país, según el informe. Por ello la importancia de que no todos se enfermen al mismo tiempo.

En medio de la crisis, los hospitales de estados como Nueva York han comenzado a tomar medidas a contrarreloj mientras crecen las cifras de contagios. El gobernador Andrew Cuomo, por ejemplo, dijo la semana pasada que evaluarán el cancelar algunas intervenciones quirúrgicas para tener una mayor capacidad de ser necesario.

Mira también:

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés