null: nullpx
Elecciones 2016

El favor que le hizo Donald Trump a Ted Cruz atacando a Heidi

La "guerra de las esposas" da nulas ganancias a Trump y en cambio todos los beneficios para Cruz.
25 Mar 2016 – 1:50 PM EDT

Por: Carlos Chirinos @carl_chirinos, Editor Político de Univision Noticias

La pelea adolescente, machista y algo novelera entre Ted Cruz y Donald Trump por el honor de sus esposas puede resultar un tiro por la culata para el magnate y tener un efecto positivo para la campaña del senador por Texas.

Como Claire Underwood, esposa del presidente ficticio Francis Underwood en la serie de televisión House of Cards, Heidi Cruz es el arma más poderosa y hasta ahora oculta que tiene la campaña presidencial de Ted Cruz.

Y sin querer, Donald Trump le ha hecho un gran favor al senador al exponer al ojo público a esta, exitosa empresaria, experimentada política y la fuerza tras las intenciones de su esposo en llegar a la Casa Blanca.

No es casual que en los últimos días, Heidi, que normalmente se mantiene con un bajo perfil en la campaña, haya sido la encargada de presentar a su esposo en algunos eventos proselitistas.

Esposas y trofeos

La gente de Cruz exige al empresario respetar a Heidi y recuerda que las familias de los aspirantes no están dentro del arsenal disponible para los ataques políticos.

Mientras tanto, la coyuntura les ayuda a promover la figura de Heidi como potencial primera dama.


Heidi Cruz es una mujer con una sólida experiencia empresarial y política, que además demuestra ser una devota cónyuge al hacer el gran sacrificio personal de dejar en suspenso su carrera para que su marido pueda aspirar a la presidencia del país.

El senador la ha puesto al frente del trabajo de recaudación de fondos de la campaña, aspecto crucial del que depende la viabilidad de su esfuerzo presidencial.

Además, hasta que en junio cesó su trabajo en Goldman Sachs, Heidi Cruz tenía una exitosa carrera como gerente. Y además tiene gran experiencia en la administración pública, como asesora comercial y luego en seguridad nacional del gobierno de George W. Bush

En resumen, la señora Cruz no es una “esposa trofeo”, como podrían decir algunos de Melania Trump (entre ellos su propio esposo, a juzgar por el tuit que reprodujo el jueves con una foto que destacaba las diferencias de apariencia entre ambas mujeres).

Excusa para atacar

Al mismo tiempo, la arremetida de Trump contra Heidi Cruz, sobre quien dijo con un tono chismoso más propio de telenovela que podría “soltar la lengua”, le da a Cruz la oportunidad de atacar al magnate, amparado en el argumento de la defensa de su familia.

Con o sin insultos a su esposa, es posible que Cruz ya hubiera decidido enfrentársele al magnate inmobiliario, a juzgar por un comentario hecho durante una entrevista con la radio WTMJ de Milwaukee, Wisconsin.

“Si ves el número de candidatos que la emprendieron contra Trump temprano, (ves que) todos terminaron inutilizados”.

“Así que nuestra estrategia fue muy simple: necesitábamos construir nuestra base primero. Necesitábamos promover mi mensaje positivo, mi historial, y construir nuestro equipo”, afirmó Cruz, quien dijo que no caería en insultos personales con su rival por la nominación republicana.

Aunque eso lo dijo el mismo día que aparentemente dominado por la indignación apuntó su dedo amenazador a las cámaras contra un Trump imaginario mientras le decía que “deja fuera de esto a Heidi”.

Aunque a lo largo de la campaña Trump ha salido ileso de más de un exabrupto, incluso comentarios considerados misóginos contra su exrival Carly Fiorina o la presentadora de Fox News Megyn Kelly, es difícil ver cómo esto puede ser una movida ganadora para él.

Pocas cosas pueden entenderse más y generar más simpatías que un hombre batiéndose por el honor de los suyos, frente a un agresor que muchos perciben como un “patán”.

Lea también:

Más contenido de tu interés