Derechos humanos

Familias de Coahuila preparan denuncia por crímenes de lesa humanidad ante Corte de La Haya

Entre los demandantes se encuentran familias de Allende, municipio donde hace cinco años Los Zetas cometieron una masacre de la cual estuvieron al tanto altos funcionarios mexicanos.
18 Ago 2016 – 9:34 PM EDT

Familiares de víctimas de violaciones a derechos humanos en el estado norteño de Coahuila, México, mantienen una demanda por al menos 250 desapariciones que se efectuaron entre 2009 y 2012 y otros crímenes que cometieron policías locales contra la población. Por esos casos se inició un proceso penal ante la Fiscalía estatal, pero además llevarán la denuncia -por delitos de lesa humanidad- a la Corte Penal Internacional (CPI), en La Haya.

Ariana Denise García Bosque, abogada de la asociación Familias Unidas en la Búsqueda y Localización de Personas Desaparecidas explicó a Univision Noticias que entre los demandantes se encuentran familias de Allende, municipio donde hace cinco años Los Zetas cometieron una masacre, que de acuerdo a un reportaje de Univision Investiga, hubo participación de altos funcionarios de Coahuila.

García Bosque mencionó que la denuncia ante la Corte Penal Internacional no se menciona a nadie directamente, pero las pruebas y la información de juicios en Estados Unidos apuntan al exgobernador de Coahuila, Humberto Moreira, y a su hermano Rubén Moreira, actual gobernador. "Hemos documentado que en el caso de las desapariciones hubo participación directa del Estado", aseveró.

"Estos juicios han sumado elementos a la denuncia y viene a contradecir la versión y teorías del estado (gobierno de Coahuila). Por ejemplo, varias autoridades sabían lo que estaba ocurriendo, y que tentantivamente los criminales usaron penales como refugio, y justo ahí se encontraron 150 personas desaparecidas", dijo la abogada.

Dos testigos de la fiscalía federal de EEUU comprometieron a los gobernadores Humberto Moreira, quien gobernó Coahuila entre 2005 y 2011, y su hermano Rubén Moreira, que lo ha hecho desde diciembre de 2011 y aún continúa en el cargo.

Rodrigo Uribe y Adolfo Tavira declararon en una corte de San Antonio que Los Zetas habían entregado millones de dólares para controlar el estado primero a Humberto, como gobernador, y luego a su hermano, mientras estaba en campaña. Ambos políticos han negado las acusaciones y han restado credibilidad a los denunciantes, por tratarse de testigos protegidos. Jorge Torres López, el gobernador interino entre ambos hermanos se encuentra prófugo por acusaciones de narcotráfico y fue incluido en la lista de los más buscados de la Agencia Antidrogas de Estados Unidos (DEA).

"Durante años hemos documentado desapariciones, detenciones arbitrarias, tortura, homicidio, entre otros supuestos. Ahorita la denuncia está en la Fiscalía; primero en una etapa preliminar donde se analiza si el caso continúa a una etapa de juicio, y ya en esa otra etapa daremos todas las pruebas. Sabemos también de un empresario y otras organizaciones que ya presentaron demandas por esos delitos; y n o es solo Allende, hay denunciantes de Manantiales, Piedras Negras; y tampoco es por hechos ocurridos en un periodo determinado de 2011, sino que es por el periodo de 2009 a 2012", detalló la abogada.

Las familias de Allende y otros municipios demandaron a integrantes del Grupo de Armas y Tácticas Especiales de Coahuila, que se trata de una corporación irregular que con el tiempo se transformó en Fuerza Coahuila, en medio de decenas de acusaciones de estar vinculados con Los Zetas.

De las 250 personas desaparecidas, 150 fueron ya encontradas, algunas de ellas sin vida, dentro de penales estatales. En las declaraciones de los testigos protegidos en Texas, ellos acusaron al gobierno de Coahuila de permitir que las cárceles se convirtieran en refugio de Los Zetas.

De acuerdo con el reportaje de Univision Investiga, se sospecha que muchas de las víctimas en Coahuila fueron hombres, mujeres y niños que Los Zetas se llevaron durante una caravana de muerte y destrucción que llevaron a cabo a la vista de las autoridades de esta zona desde mediados de marzo de 2011.

En cuestión de tres semanas, comandos de esa organización desaparecieron a 300 personas de quienes no se tiene noticia. Entre los habitantes se le conoce como la masacre de Allende, un pueblo de 22,000 personas situado a 37 millas de la frontera con Estados Unidos. En número de víctimas es quizás la desaparición masiva más grande en la historia moderna de México. También la más olvidada.

"Inicialmente esta corporación comenzó operaciones sin estar legitimada. Es decir, que por cuatro o cinco años realizó detenciones, persecuciones, abatimiento pero sin el reconocimiento legal del Congreso", informó la abogada Ariana Denise García Bosque.

Otros demandantes

La masacre de Allende ha sido también denunciada ante la Corte Penal Internacional de La Haya por Armando Guadiana, un empresario local. Un grupo de investigadores de E l Colegio de México, una de las universidades con mayor prestigio en México, está desarrollando una pesquisa independiente por el caso.

El encargado de dicha investigación, Sergio Aguayo, actualmente enfrenta una demanda por daño moral de Humberto Moreira por haber escrito en una columna de opinión en el diario mexicano Reforma, que “Moreira es un político que desprende el hedor corrupto".

En entrevista con Univision, Aguayo sostuvo que la demanda fue presentada casi medio año después de la publicación de la columna, cuando comenzó a conocerse su investigación paralela.

Lea demás:

Publicidad