null: nullpx
Derechos humanos

Atenco, el pueblo que se resiste a la construcción del nuevo aeropuerto de la Ciudad de México

El pleito para el proyecto lleva más de 10 años y en este se han dado violaciones a derechos humanos y hasta ha cobrado vidas. La herida sigue abierta.
27 Ago 2016 – 9:10 PM EDT

Ignacio del Valle ya no tiene miedo a los perros. La última vez que fue mordido por uno, él se encontraba desnudo y con esposas en las manos, cuenta mientras señala una de sus cicatrices. “Están entrenados para no matar, pero si te mueves te atacan. La clave para salvarte es transmitirle que no les harás daño, y que no les temes”.

Ese fue uno de los actos de tortura que vivió mientras estuvo preso en el penal del Altiplano. Dos años y medio pasó en la cárcel porque se opuso a la construcción de un aeropuerto en su natal municipio de Atenco, en el céntrico Estado de México.

Ya pasaron más de 10 años del operativo policial en Atenco. Ahí dos muchachos fueron asesinados a balazos, decenas de mujeres fueron torturadas sexualmente, hubo cientos de heridos y al menos 200 pobladores que como 'Nacho' fueron llevados a prisión, así lo informó la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

La herida de Atenco sigue abierta. Ignacio recuerda, de principio a fin, que lo único que querían era que el gobierno no impusiera el proyecto, " nosotros no pedimos un aeropuerto, no lo necesitamos", asegura el líder indígena mientras la camioneta en la que va montado se abre paso entre cientos de kilómetros de sembradíos de maíz, alfalfa, espárragos, cilantro, romero y frijoles.

“No guardamos odio, pero no olvidamos que violaron a nuestras mujeres, no se nos borra de la mente que fuimos torturados, ni tampoco olvidamos a nuestros muertos”, agrega.

En aquel mayo de 2006, cuando sucedió la llamada 'represión de Atenco', Enrique Peña Nieto era gobernador. Fue él quien ordenó el operativo para desalojar a los pobladores que se manifestaban en una carretera.

Luego de aquel episodio, el proyecto del aeropuerto se cayó, pero a su llegada a la presidencia de la República, Peña Nieto volvió a anunciar su construcción.

El nuevo proyecto del aeropuerto

Ahora, nuevamente hay un repunte de violencia. Desde hace ocho meses comenzaron las obras y a Atenco llegaron maquinaria y trabajadores, así como elementos policiales, militares en tanquetas e incluso merodea un grupo de golpeadores.

Los terrenos de Atenco son una planicie vegetal rodeada de cerros, ubicado a 40 kilómetros de la Ciudad de México. Ahí los integrantes del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra levantaron dos campamentos donde vigilan los movimientos de los trabajadores y los ingenieros de la obra.

El gobierno mexicano informó que de ese territorio, 200 hectáreas son suelo de uso federal y ahí es donde piensan construir las pistas de aterrizaje para los aviones, así como las bases de control y algunos establecimientos.

Sin embargo, en los planos se contemplan cinco terrenos que pertenecen a campesinos de Atenco. Esos ejidos están en litigio, de acuerdo con el abogado Ricardo Lagunes.

Los pobladores que son dueños de terrenos aledaños, como Adán Espinoza, explican a Univision Noticias que la quema de combustible de los aviones provocará daño a la cosecha y a la salud de las familias.


Desde 2009, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) inició la compra de los terrenos aledaños que son de los pobladores y son usados para cultivo, con el fin de crear un parque ecológico. Algunos de los terrenos fueron avaluados hasta en 2 millones de pesos (108,000 dólares).

La compra polarizó a los pobladores y provocó la explosión de micronegocios en la zona. Incluso, en las calles de Atenco se puede ver el paso de coches lujosos último modelo y la construcción de casas.

Aunque todavía hay campesinos en carretas con caballos y esos pequeños productores de maíz son los que se resisten a la venta de su tierra porque consideran que: " (la tierra) es lo único que podemos dejarle a nuestros hijos para que sigan trabajando y sobreviviendo".

El proyecto avanza


El gobierno del presidente Enrique Peña Nieto anunció el calendario del proyecto del Nuevo Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (NAICM). Ya hubo una primera ronda de licitaciones para las obras. El próximo 2 de septiembre se realizará la segunda ronda para las concesiones de dos pistas aéreas, y para ello hay al menos 30 empresas que están interesadas.

Algunos pobladores de Atenco iniciaron una batalla legal para frenar el proyecto, argumentando que la obra no contempló todos los estudios, como el de impacto ambiental, cultural y económico que tendrían los habitantes de esa zona.

Aunque no hay todavía un fallo de los tribunales, las obras avanzan. Desde abril de este año hasta este agosto, se han presentado al menos cuatro episodios irregulares, como e l ingreso de una tanqueta del Ejército mexicano, la custodia de la Policía Estatal y la presencia de un grupo de golpeadores que quemó uno de los campamentos construido por los indígenas que se oponen al aeropuerto.

Publicidad