Denuncias

Policía de Nueva York obligó a una mujer detenida a parir esposada y ahora enfrenta una demanda

Los agentes decidieron mantenerla encadena de manos y pies alegando que las guías de patrullaje estaban por encima de las de estado, que establecen que ninguna mujer en trabajo de parto o embarazada debe ser esposada.
7 Dic 2018 – 3:39 PM EST

Mientras estaba detenida en una celda en el Bronx, en Nueva York, una mujer con 40 semanas de embarazo entró en labor de parto. La policía decidió trasladarla a un hospital, y una vez allí le esposaron sus brazos a la cama y le colocaron grilletes en sus tobillos. Esto según una demanda que fue introducida el jueves en la Corte Federal del Distrito de Manhattan y citada por el diario The New York Times.

Al ver como esta mujer fue amarrada, los doctores del Centro Médico Montefiore advirtieron a los oficiales del Departamento de Policía de Nueva York (NYPD) que lo que hacían era ilegal en el estado y que representaba un riesgo para la vida de la mujer.

El médico que atendió el parto el 8 de febrero pasado, escribió a las 6:14 am en el reporte que hizo tras el alumbramiento que los funcionarios le respondieron que "las guías de patrullaje de NYPD sustituyen esa ley y que la paciente podría necesitar mantenerse amarrada durante el resto de su hospitalización". Y aunque los médicos y la propia mujer pidieron que la liberaran, un sargento más confirmó que ella debía permanecer sujetada de manos y pies.

El Times cuenta que la mujer, de 27 años, que pidió anonimato a la corte y es tratada en la demanda como Jane Doe, batalló con los dolores de parto por casi una hora mientras estaba encadenada, hasta que los policías cedieron y le soltaron algunas de las esposas. Al final, parió con su mano derecha aún sujetada a la cama.

El diario cita la demanda —que menciona a varios policías y al departamento del que dependen— para contar que l a mujer aseguró haberse sentido humillada y traumatizada, y que fue incapaz de contarle lo ocurrido a su familia.

La queja busca que le respondan por los daños que sufrió por una violación de los derechos civiles de la mujer, además de que exige que NYPD cambie sus políticas y que ninguna otra mujer en custodia deba parir esposada a una cama.

"Encadenar es deshumanizante, cruel y una práctica sin sentido que no tiene lugar en el Nueva York de 2018", dice la demanda según The New York Times. Y aunque el Departamento de Policía no respondió a una solicitud de información del diario, un vocero del departamento legal, dijo que la agencia "examinaba cuidadosamente esas acusaciones"

De acuerdo con la queja, el proceder de los oficiales viola una ley estatal de 2015 que prohíbe que una mujer embarazada, en trabajo de parto o durante su recuperación sea esposada. Además cita consensos claramente descritos entre profesionales de la medicina —como los de la Asociación Médica Estadounidense o los del Colegio de Obstetras y Ginecólogos de Estados Unidos— sobre la necesidad de no encadenar a mujeres en estado de gravidez pues esto puede conllevar complicaciones. Es considerado por estas organizaciones como "degradante y raramente necesario".

Las guías de las que hablaban los policías, dice el Times, autorizan a los oficiales a quitar las esposas a los pacientes por solicitud de los médicos o tras consultar con un supervisor.

Tanto el Buró Federal de Prisiones como el Servicio de Marshals de Estados Unidos limitan en sus políticas el uso de esposas en mujeres embarazadas.

En el caso de Jane Doe, fue nueve horas después de su parto que fue liberada de las esposas luego de que compareciera ante un juez desde su cama hospitalaria por un cargo de violación de una orden de protección, dijo su abogada Katherine Rosenfeld. Ella pasó cerca de 30 horas en custodia policial, dice la demanda.

#NiUnaMenos : Argentina marcha contra la violencia de género y el femicidio

Loading
Cargando galería
Publicidad