“Lo abofetée y lo empujé”: sexta mujer acusa de acoso al expresidente costarricense Oscar Arias

Carina Black afirma que en 1988, en un acto en la Universidad de Nevada, en Reno, el Nobel de la Paz la acorraló en un ascensor e intentó besarla, y que todo el día estuvo batallando contra el comportamiento abusivo de Arias, que había sido invitado a dar un discurso.
14 Feb 2019 – 2:21 AM EST

En 1988, Carina Black tenía 31 años y acababa de ser nombrada directora del centro internacional de la Universidad de Nevada en Reno. Le correspondió en ese entonces acompañar al expresidente de Costa Rica y premio Nobel de la Paz, Oscar Arias, a reuniones y un discurso.

En un momento cuando ambos iban en un ascensor de la universidad, Arias la puso contra la pared y luego intentó besarla.

“Simplemente lo abofeteé y lo empujé”, aseguró Black, quien es la sexta mujer que acusa al exmandatario costarricense de agresión sexual.

“Luego se abrieron las puertas del ascensor y salí”, agregó Black que ahora tiene 55 años y recuerda que a lo largo del día batalló por lo que describe como un comportamiento excesivamente indiscreto que terminó con la agresión en el ascensor.

“Yo constantemente intentaba ser amable porque es una persona de autoridad”, añadió ella, afirmando que Arias varias veces intentó tomar su mano y la invitó a visitarlo en Costa Rica. Ella intentó ignorar las acciones que le parecieron ofensivas, no queriendo ser grosera porque el Nobel de 1987 había sido invitado a la universidad y era huésped distinguido.

Black dijo que decidió hablar para apoyar a la mujer que hizo la primera denuncia contra Arias en Costa Rica, quien lo señala de manosear, besar y penetrar con sus dedos a una activista de paz en casa de él en 2014. Una ex Miss Costa Rica presentó también una denuncia, en la que dice que Arias la agarró, manoseó y besó contra su voluntad en casa de él en 2015.


Arias guardia silencio

El exmandatario costarricense, hoy de 78 años, se reunió este miércoles con el Ministerio Público para rendir su declaración por dos denuncias de violación y abuso sexual que pesan en su contra.

Arias dijo a la prensa que siempre ha respondido preguntas durante 50 años de vida pública, pero se negó a hacerlo porque “en esta ocasión mi abogado me ha solicitado que no dé declaraciones”.

La agencia AP entrevistó a tres personas a quien Black les contó sobre el comportamiento del expresidente poco después de que ocurrió, incluido su esposo.

Kerri García, vocera de la Universidad de Nevada, confirmó que Black trabajaba en la universidad cuando Arias la visitó el 6 de abril de 1998. Black ayudó a fundar el centro aquel año para facilitar las visitas de prominentes figuras internacionales como Arias. Él fue una de las primeras visitas oficiales, entre las que también estuvo Desmond Tutu.

También dijo que guardó un álbum fotográfico de un banquete en honor a Arias al que asistieron otros dignatarios, incluido el entonces senador de Estados Unidos Richard Bryan y el entonces gobernador de Nevada Bob Miller, así como fotografías de Black y Arias posando juntos.

“Simplemente sentí náuseas” al verlo por primera vez después de 20 años, dijo.

Una estudiante que ayudó a organizar el evento, Josefine Durazo, recuerda que Black la llamó poco tiempo después del evento de Arias y le dijo: “no creerás lo que sucedió”.

Black le contó lo que Arias hizo en el ascensor y “estaba muy alterada en ese momento, enfurecida”, dijo Durazo, quien ahora trabaja en el Banco Mundial en Washington, D.C.

Su marido la motivó a denunciar

Richard Siegel, un profesor universitario retirado de ciencias políticas que aparece en una fotografía con Arias en el banquete, dijo que Black le contó sobre el incidente uno o varios días después.

“Recuerdo que me contó lo que le pasó, su versión del hecho, ser acosada en el ascensor”, dijo Siegel en una entrevista.


Greg Black, el esposo de Black, dijo que su esposa le contó los hechos cuando esa noche regresó a casa después del evento.

Greg dijo que motivó a su esposa a denunciarlo para darles un ejemplo a sus cuatro hijas, darle credibilidad a la primera denunciante de Arias “y hacerle saber que no está sola”.

Arias ha negado las acusaciones después de la primera denuncia, diciendo que “nunca he faltado al respeto de la voluntad de ninguna mujer” y que ha luchado por la igualdad de género a lo largo de su carrera. Ante el surgimiento de nuevas acusaciones, su abogado Erick Ramos se ha negado a hacer más comentarios.

El Partido Liberación Nacional de Costa Rica anunció la semana pasada que Arias dejaría el partido en espera de un resultado del primer proceso criminal.

Arias fue elegido presidente de Costa Rica en dos ocasiones y recibió el Nobel de la Paz por su labor para acabar con las prolongadas y sangrientas guerras civiles en Centroamérica.

Mira también:

Publicidad