null: nullpx
Crisis en Venezuela

La Constituyente da el primer paso para perpetuar al régimen chavista en el poder

La nueva Asamblea aprobó en su primera sesión de este sábado extender sus funciones dos años, hasta después del término oficial de la presidencia de Maduro.
5 Ago 2017 – 2:28 PM EDT

CARACAS, Venezuela.- La Asamblea Constituyente no solo destituyó a la fiscal general, Luisa Ortega Díaz, sino garantizó la permanencia en el poder del régimen chavista hasta agosto de 2019, siete meses después del término oficial del sexenio del presidente Nicolás Maduro. Todo esto en apenas su primera sesión tras instalarse el viernes en la sede del Parlamento venezolano.

La Constituyente acordó este sábado que se mantendrá en funciones, al menos, por dos años. Lejos de ser un mero trámite administrativo o formal, esta decisión apunta claramente hacia el objetivo de perpetuar a la revolución socialista en el poder. Los comicios presidenciales deben celebrarse en el último trimestre de 2018 y el mandato de Maduro culmina en enero de 2019, según la Carta Magna vigente. Si en esa fecha asume la jefatura del Estado un dirigente de la oposición, se verá obligado a someterse a los designios de un foro integrado por 545 militantes del oficialismo, que llevará las riendas de la República hasta agosto de 2019. Como mínimo.

La Carta Magna venezolana establece que la Constituyente podrá “transformar el Estado, crear un nuevo ordenamiento jurídico y redactar una nueva Constitución”, y que “los poderes constituidos no podrán en forma alguna impedir”, sus resoluciones. “En las manos de la Asamblea Constituyente va a estar la conducción de este país, yo la convoqué como un poder plenipotenciario, originario”, sentenció Maduro el lunes pasado.

El constituyente y primer vicepresidente del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV), Diosdado Cabello, indicó que culminarán su gestión en agosto de 2019, “siempre y cuando se hayan cumplido las tareas encomendadas”. Cabello agregó que “no nos vamos a limitar”, dejando la puerta abierta a extender el periodo de un cuerpo que de por sí se maneja sin ningún tipo de restricciones frente al resto de las instituciones.

Primera víctima

En menos de 24 horas, el oficialismo se cargó a uno de sus principales enemigos políticos: la fiscal Ortega Díaz, quien se distanció del Ejecutivo a finales de marzo tras denunciar la “ruptura del orden constitucional” en el país. Antes de que la Constituyente resolviera destituirla, la Guardia Nacional tomó las instalaciones del Ministerio Público para impedir el acceso de la abogada a su despacho. “Esto es una dictadura, en este país se perdió la libertad”, declaró a los medios Ortega Díaz, quien señaló que fue golpeada por los militares.

La Constituyente no solo echó de su puesto a Ortega Díaz, sino que la inhabilitó para ejercer cualquier otro cargo público, y ratificó las medidas de congelamiento de bienes y prohibición de salida del país que ya le había dictado el Tribunal Supremo de Justicia.

El Ministerio Público era la única fuente oficial confiable que llevaba el registro y las investigaciones de los asesinatos ocurridos en Venezuela desde que comenzaron las protestas contra Maduro en abril. Hasta el lunes pasado, Ortega Díaz informó que habían registrado 121 muertes y 1,958 heridos. De acuerdo con sus averiguaciones, 25% de esos crímenes fueron cometidos por soldados y policías, y 40% por miembros de las bandas paramilitares del chavismo que atacan las manifestaciones.

Además de acusar a los jefes militares involucrados en la represión, en las últimas semanas Ortega Díaz imputó a presuntos responsables de distintos hechos de corrupción en el país, y destapó el escándalo de los sobornos pagados por la constructora brasileña Odebrecht. “Quieren esconder las pruebas de Odebrecht y la corrupción en Venezuela, la violación de Derechos Humanos”, argumentó Ortega Díaz, quien también estaba investigando el “fraude electoral” de la Constituyente.

El régimen chavista culpaba a Ortega Díaz de promover la “impunidad” en el marco de las protestas, al no actuar contra el liderazgo opositor. A pesar de la evidencia recogida por los expertos del Ministerio Público, el gobierno sostiene que toda la violencia ha sido impulsada por el liderazgo de la MUD, al que promete encarcelar por “terrorista” y “golpista”. El despacho que perteneció desde 2007 a Ortega Díaz será ocupado por el defensor del pueblo, Tarek William Saab, antiguo dirigente del PSUV que recientemente fue sancionado junto con otros 12 altos cargos por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos por quebrantar la democracia venezolana.


En imágenes: la instalación de la Constituyente chavista que gobernará Venezuela de forma interina

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Crisis en Venezuela
Publicidad