null: nullpx
Abuso Policíaco

No presentarán cargos contra los agentes que balearon fatalmente a joven negro desarmado en Sacramento

La fiscal Anne Marie Schubert anunció este sábado que no enjuiciarán a los dos oficiales que balearon mortalmente por la espalda a Stephon Clark, de 22 años. Este polémico caso desató fuertes protestas e indignación en la comunidad por considerar que se trató de abuso policial porque el joven afroamericano solo tenía un celular en su mano.
3 Mar 2019 – 7:03 PM EST

Luego de un año de investigación y protestas en el país, se determinó que no enfrentarán cargos los dos agentes de la Policía de Sacramento que dispararon 20 veces acabando con la vida de Stephon Clark, un joven afroamericano de 22 años que estaba desarmado entrando por el jardín a la casa de su abuela.

Los agentes justificaron su actuación porque, según dijeron, vieron que sostenía algo en la mano que consideraron era peligroso, pero resultó ser su celular. Clark solo estaba intentando entrar en la casa, pero en ese momento la Policía estaban en la zona respondiendo a una llamada al 911 que había alertado de que un hombre negro había robado en un auto y estaba tratando de entrar en una vivienda.

La fiscal Anne Marie Schubert aseguró este sábado en conferencia de prensa que los oficiales temían por su vida y "actuaron legalmente bajo las circunstancias", por lo que declaró que los disparos fueron justificados y comunicó que no habría cargos en contra de los policías.

Schubert dijo que los agentes pensaban que el joven estaba armado y avanzó hacia ellos antes de que ellos abrieran fuego contra él. Sin embargo, lo que Clark tenía en las manos era un iPhone, según reveló el reporte oficial de su muerte.

"Claramente todos sabemos que él no tenía un arma", aseguró la fiscal. "Pero los oficiales no sabían eso".

Esta confusión desató la indignación de la comunidad y provocó fuertes protestas a nivel nacional contra el uso excesivo de la fuerza policial. Sus participantes acusaban a las fuerzas de seguridad de racismo y brutalidad policial.

"Tenemos que reconocer que ellos (los oficiales) están forzados a tomar decisiones en medio segundo y hay que reconocer que están bajo circunstancia tensas, inciertas y rápidamente cambiantes", explicó la fiscal.

Para intentar bajar las tensiones y calmar los ánimos, Schubert aclaró que la decisión de no presentar cagos contra los agentes "no disminuye de ninguna manera la tragedia, el enojo y la frustración que han escuchado desde el momento de esta muerte". A lo que añadió que "no podemos ignorar que hay ira en nuestra comunidad".

"¿Se cometió un crimen?", preguntó la fiscal. "No hay duda de que un ser humano murió. Pero cuando miramos los hechos y la ley, la respuesta a esa pregunta es no".

Las protestas después del tiroteo fueron mayormente pacíficas, pero irrumpieron en juegos de básquetbol profesional y el tráfico de la ciudad en varias ocasiones. Este sábado la ciudad se preparaba nuevamente para un fin de semana de posibles manifestaciones tras conocerse la decisión de la Fiscalía.

"La muerte de Stephon Clark fue una tragedia que ha tenido un impacto devastador en su familia y en nuestra comunidad. Un joven pedió su vida y muchas vidas han sido cambiadas irreversiblemente. Ninguna decisión o reporte va a devolverle la vida a Stephon Clark", reconoció Schubert.

La familia de Clark, incluyendo sus dos hijos, padres y abuelos, entablaron una demanda en enero con la que buscan una compensación de la ciudad de unos 20 millones de dólares, alegando que los oficiales usaron fuerza excesiva y que el joven fue víctima de perfil racial (uno de los agentes que disparó es negro y el otro, blanco).

La versión de la Policía

Los videos de las cámaras corporales y de un helicóptero que sobrevolaba la zona no plasmaron claramente lo que Clark, quien sostenía únicamente un teléfono en las manos, estaba haciendo momentos antes de que la Policía comenzara a disparar.

"Muéstrame tus manos. Párate. Párate", se escucha decir a un oficial, antes de comenzar una persecución por un pasillo. Poco después, se observa cómo Clark se acerca a los agentes y uno de ellos le pide que muestre de nuevo sus manos. "Arma, arma, arma", se escuha justo antes del ruido de las balas disparadas por la Policía. Luego se oye que llegan más oficiales de refuerzo y los agentes caminan hacia la calle, cuando uno de ellos dice "Hey, siléncialo". A partir de ahí el audio se queda mudo en ambas cámaras y el video continúa mostrando a las autoridades respondiendo a la escena.

La segunda autopsia realizada por el médico forense Bennet Omalu a petición de la familia muestra que Clark fue baleado siete veces por la espalda, un resultado que avivó las protestas y la indignación general por el caso.

El fiscal general de California, Xavier Becerra, está realizando su propia investigación a petición de las autoridades locales.

En fotos: 'Black Lives Matter' vuelve a las calles tras la muerte de Stephon Clark a manos de policías

Loading
Cargando galería
RELACIONADOS:Abuso PolicíacoCaliforniaPolicíaAfroestadounidensesUnivision 19
Publicidad