null: nullpx
Estafa y Fraude

La historia del mexicano acusado de votar ilegalmente por Trump usando la identidad de un estadounidense muerto

La Fiscalía federal alega que un inmigrante de México usó durante tres décadas el nombre de un puertorriqueño para obtener un pasaporte de EEUU, regularizar el estatus legal de su esposa, pedir a sus hijos nacidos en su país, viajar al extranjero y votar en cinco elecciones presidenciales. Ahora enfrenta una condena de hasta 15 años de prisión y una multa de 250,000 dólares.
20 Ago 2019 – 4:53 PM EDT

LOS ÁNGELES, California.- Gustavo Araujo Lerma tenía en su clóset una bandera de Puerto Rico, textos sobre la historia de ese territorio y hasta un libro titulado 'Hablando boricua'. A este mexicano de 64 años le interesaba que las autoridades creyeran que en efecto era puertorriqueño por esta razón: se alega que llevaba más de 25 años fingiendo ser un nativo de 'La isla del encanto' y sacando provecho de ello.

Según una acusación presentada en una corte federal de Sacramento, en el norte de California, Araujo Lerma robó la identidad del estadounidense Hiram Enrique Vélez, quien ya murió. Usando ese nombre obtuvo un pasaporte de EEUU, se casó con su esposa para que ella se naturalizara, viajó a México y hasta se registró en el padrón electoral como simpatizante del Partido Republicano.

Así pudo participar en al menos 20 elecciones, incluyendo cinco presidenciales, desde 1996. En la votación presidencial de noviembre de 2016 votó por el magnate republicano Donald Trump. Ocho años atrás sufragó por el contrincante de Barack Obama y en 2004 votó para reelegir a George W. Bush.

Incluso recibió cartas de agradecimiento de Trump y dirigentes del Comité Nacional Republicano. En una misiva con fecha del 2 de junio de 2017 y que ahora es usada como evidencia de este caso, el presidente le asegura que él y el vicepresidente Mike Pence “están profundamente agradecidos por su determinación de ayudarnos a hacer que los estadounidenses sean más seguros, más fuertes y más prósperos que nunca”.

Pero las preferencias políticas de Araujo Lerma eran tan falsas como los documentos que presentó al gobierno de este país durante tres décadas, de acuerdo con la denuncia penal interpuesta en el Distrito Este de California de la Fiscalía federal.

“Existe causa probable para creer que el acusado cometió fraude para obtener un pasaporte por primera vez en 1992, de nuevo en 1999 y recientemente en 2009, al solicitar y recibir pasaportes de Estados Unidos asumiendo la identidad de Hiram Enrique Vélez, ahora un ciudadano estadounidense fallecido”, indicó Wei Hung, un agente del Servicio de Seguridad Diplomática, una dependencia del Departamento de Estado, en un reporte que forma parte de la acusación.


Varios viajes a México y dos matrimonios

No está claro cómo se descubrió el engaño de Araujo Lerma, quien se hizo pasar por Vélez para tomar vuelos desde el norte de California hacia Guadalajara entre 2003 y 2010, y para volver sin contratiempos como un ciudadano estadounidense legítimo. La Fiscalía no ha revelado cuál es el estatus migratorio del sospechoso.

El Departamento de Justicia (DOJ) alega que este hombre se casó con su esposa, María Eva Manríquez, en México en 1982 y que tuvieron dos hijos que nacieron allá en la década de 1980. Se desconoce cómo cruzaron la frontera, pero el gobierno señala que ya estando en EEUU en 1992 él comenzó a usar la identidad falsa.

Para regularizar el estatus migratorio de su mujer ese mismo año se casaron en Los Ángeles, California, bajo el nombre del puertorriqueño fallecido. Presentando esa acta matrimonial, el acusado sometió documentos para solicitar la migración legal de sus dos hijos nacidos en México.

Su esposa, quien adoptó el apellido Vélez para continuar con la farsa, pidió la residencia permanente en 1995 y se naturalizó el 1 de noviembre de 2012.

La mexicana de 66 años ha sido acusada de adquisición ilegal de naturalización y ciudadanía. Ahora enfrenta una condena máxima de 10 años en una prisión federal y una multa de 250,000 dólares.

Mientras que su esposo ha sido señalado de robo de identidad agravado, de hacer una declaración falsa para solicitar un pasaporte de EEUU y de cinco cargos por votar siendo extranjero. Él podría recibir un castigo de hasta 15 años de cárcel y una multa de 250,000 dólares.

Ambos se declararon no culpables y están siendo representados por un defensor federal público.


Así comenzó el robo de identidad

El supuesto fraude de Araujo Lerma comenzó el 11 de marzo de 1992, cuando solicitó un pasaporte de EEUU por correo desde una oficina de gobierno en Sacramento, según los fiscales. El documento falso le llegó un mes después y pudo renovarlo sin problemas en dos ocasiones.

Como parte de las evidencias presentadas en este caso, el DOJ incluye tres trámites para obtener y renovar el pasaporte, una copia de la licencia de manejo de California, sus registros de viaje al extranjero y su acta de nacimiento real producida en México.

Otras pruebas en su contra son los documentos verdaderos de Vélez, entre éstos su acta de defunción que data de 1997 y un reporte de la Policía de Puerto Rico de 1996 con su fotografía, la cual "no es similar a las que el acusado sometió en la solicitud del pasaporte”, advierte el agente federal Hung.

En 2014, oficiales federales entrevistaron en Puerto Rico a la madre de Vélez, Carmen Lilliam Seda Cuebas, y le mostraron una copia del pasaporte que obtuvo indebidamente el mexicano. Ella respondía que no conocía a la persona que aparecía en ese documento, pero aseguró que la información que se mostraba era la de su hijo muerto. Fue la misma respuesta que les dio a los agentes, Nelson Vélez, hermano del fallecido.

Los investigadores obtuvieron una copia del acta de matrimonio de Araujo Lerma y su esposa emitida en el registro civil del estado de Guanajuato, confirmando de esta otra manera el fraude del mexicano.


El argumento de su defensa

Las autoridades creen que otro hombre, Rafael Cerventes, también se hizo pasar por Vélez.

El verdadero Vélez fue arrestado en varias ocasiones entre 1984 y 1994 en Chicago por delitos relacionados con drogas y en 1995 lo detuvieron en su natal Puerto Rico por narcotráfico. Dos años después murió.

Cerventes usaba ese nombre cuando terminó tras las rejas por venta de droga y extorsión en San Francisco, California.

Al mismo tiempo, Araujo Lerma tenía identificaciones con el nombre de Vélez. Por eso se metió en problemas: en 2010 la Policía lo detuvo por un robo que cometió Cerventes usando la identidad del puertorriqueño.

El segundo encuentro con las autoridades que tuvo Araujo Lerma ocurrió el 8 de julio de 2016. Ese día dos agentes federales llegaron a su casa en Sacramento y le pidieron que les mostrara su licencia de manejo y pasaporte. Luego le enseñaron fotos del verdadero Vélez y de su madre. El acusado dijo que no los conocía. Cuando comprendió que se trataba de una investigación en su contra éste pidió que le dejaran llamar a un abogado para seguir conversando.

El defensor federal público Doug Beevers argumentó en un escrito sometido a la corte que su cliente tenía derecho a usar el nombre de Hiram Enrique Vélez ya que "una persona puede cambiar su nombre en cualquier momento sin iniciar un procedimiento legal”. El abogado afirmó que incluso los hijos de su defendido le llaman así, en vez de Gustavo Araujo Lerma.

Sin embargo, el mexicano le envió una carta desde prisión a la madre del puertorriqueño en la cual se refiere al verdadero Vélez en tercera persona y reconoce que no es él. En la misiva le pide "ayuda en su juicio" y le dice que compró un acta de nacimiento y un número de Seguro Social para su hijo mientras vivía en Chicago. Aunque se desconoce por qué le contó eso, el mensaje está siendo usada como evidencia por los fiscales.

El juicio contra Araujo Lerma comenzó este lunes en una corte federal de Sacramento y podría durar el resto de la semana.

Los rostros de los hispanos indocumentados que trabajaron para Donald Trump (fotos)

Loading
Cargando galería
Publicidad