null: nullpx
Arrestos

250 años de cárcel, el castigo que enfrenta un hispano acusado de explotar a indocumentados

Miguel Morales contrató a cientos de inmigrantes para que trabajaran en granjas de hongos en Pennsylvania, según una acusación. Los alojaba en casas suyas y les cobraba por cada servicio que les ofrecía, desde transportación y hasta alquiler de vivienda.
16 Abr 2021 – 06:22 AM EDT
Comparte
Cargando Video...

La inauguración de la tienda llamada ‘La Latina International’ en octubre de 2018 se volvió una verbena para los inmigrantes en Oxford, una pequeña ciudad de Pennsylvania. Hubo carne asada, música y un inflable para los niños. El nuevo dueño, Miguel Morales, cortó un listón rojo y repartió abrazos con una sonrisa, se observa en las fotos del evento que publicaron en la página de Facebook del negocio.

Morales ya era conocido en la zona por tener una agencia que proveía mano de obra a varias granjas de hongos en el condado Chester y en otros lugares. Se encargaba de cubrir todas las necesidades de sus trabajadores: dormían en 11 propiedades suyas, los transportaba en sus vehículos y hasta facilitó que cambiaran sus cheques y enviaran dinero a sus familias en sus países desde su tienda ‘La Latina International’.

Pero una investigación que duró más de dos años afirma que este hombre en realidad se aprovechó de cientos de indocumentados, a quienes les cobraba por el alquiler de la vivienda y por cada recorrido que hacían en sus camionetas. Entre sus víctimas había seis guatemaltecos que hablaban dialecto y quienes viajaron en avión para trabajar en su agencia, de acuerdo con la acusación.


Desde 2018 y hasta su arresto el pasado miércoles, Morales operó este sistema ilegal, según los fiscales.

Además, su compañía ‘Morales Contractor’ evadió el pago de impuestos durante varios años. De 2015 a 2018 defraudó al fisco con alrededor de 2 millones de dólares. En 2020 adeudó unos 920,000 dólares por los 3.6 millones de dólares en salarios que recibieron todos sus trabajadores. Ellos devengaron un sueldo de 10 dólares la hora el año pasado, menciona el Departamento de Justicia (DOJ).

El gobierno acusa a Morales, de 48 años, de conspiración para transportar indocumentados, realizar declaraciones falsas a las autoridades y fraude fiscal. Si es declarado culpable recibiría una condena de hasta 250 años de prisión y una multa de 8.7 millones de dólares, advierte la Fiscalía en un comunicado.

“Explotó a los menos afortunados”

Agentes federales también arrestaron a cuatro presuntos cómplices, quienes le habrían ayudado a transportar a los indocumentados y a evitar el pago de impuestos. Ellos enfrentan distintas sentencias que van de los 5 a los 85 años tras las rejas, y sanciones económicas de hasta $2.2 millones.

“Este caso trata sobre explotar a los menos afortunados por codicia. Este tipo de fraude no será tolerado en este distrito y estos acusados ahora tendrán que responder a estos cargos”, dijo la fiscal Jennifer Arbittier Williams en el comunicado.


Las granjas donde trabajaban estos inmigrantes eran independientes al negocio de Morales. Sus dueños le pagaban a este comerciante por cada empleado que llevaba. Este, a su vez, les entregaba un sueldo a los agricultores. Pero debido a su estatus legal jamás presentó un formulario de declaraciones salariales (W-2) ni pagó el gravamen correspondiente, alegan los fiscales.

En documentos judiciales se describe cómo los choferes de Morales transportaron varias veces a los campesinos indocumentados. Por ejemplo, el 3 de enero de 2019, Santiago García Ramírez, uno de los arrestados, manejó a Maryland para recoger a un agricultor identificado con las iniciales H.H.

Cuatro meses más tarde, Oscar Carrillo Pérez, otro acusado, viajó al estado de Alabama en una camioneta SUV para traer de vuelta al estado de Pennsylvania a varios inmigrantes. Otras veces les compraron boletos de avión para cumplir con los contratos con las granjas. Todos los vehículos usados con ese fin estaban a nombre de Morales, afirma la acusación.

Los fiscales mencionan a por lo menos 15 indocumentados que trabajaron en esa agencia laboral.

“Según la acusación, Miguel Morales y los otros acusados sabían que estaban empleando a trabajadores indocumentados como parte de un plan de varios años para evitar pagar su parte justa de impuestos a Estados Unidos”, dijo la fiscal Williams.

Este caso fue investigado por el Servicio de Recaudación de Impuestos (IRS), el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE), la oficina del Inspector General del Departamento del Trabajo y alguaciles del condado Chester en Pennsylvania.

Loading
Cargando galería
Comparte

Más contenido de tu interés