null: nullpx
Criminalidad y Justicia

Arpaio quiere impedir que hispanos víctimas de operativos ilegales testifiquen en su juicio

Su defensa considera que puede perjudicarle en el juicio por desacato que tendrá lugar el 25 de abril. Además, un abogado que defendió al exsheriff en un caso de prejuicio racial se resiste a la orden judicial para que testifique.
25 Mar 2017 – 9:53 AM EDT

El exjefe policial del condado de Maricopa, en Arizona, Joe Arpaio quiere impedir que los hispanos que fueron detenidos ilegalmente durante los operativos que mantuvo contra los inmigrantes indocumentados contraviniendo una orden judicial, testifiquen en su juicio por desacato.

En un documento presentado ante la corte este viernes, sus abogados dijeron que permitir el testimonio de las víctimas en el juicio que empieza el 25 de abril perjudicaría a su cliente y sería irrelevante para determinar si cometió un delito, según informó The Associated Press.

El agente ya retirado enfrenta un cargo menor por desafiar un mandato judicial de 2011 en un caso de prejuicio racial que le prohibía realizar los operativos migratorios.


Durante más de un año, no se informó a los agentes que estaban a sus órdenes del dictamen del juez, por lo que violaron dicha orden por unos 17 meses.

Arpaio reconoció que prolongó sus operativos, pero insiste en que no lo hizo intencionalmente. Si es declarado culpable, el exfuncionario de 84 años podría pasar hasta seis meses en la cárcel.

El juez federal que preside el caso ordenó crear un fondo pagado por el condado para compensar a los latinos que fueron detenidos durante los operativos cuando ya estaban prohibidos.

Los abogados que promovieron el caso señalaro que al menos 190 personas fueron arrestadas en violación al mandato judicial.


Condenado, indultado y buscando llegar al Senado: 50 años de carrera de Joe Arpaio (fotos)

Loading
Cargando galería

Rechazo a testificar

Por otra parte, el abogado Tim Casey, que defendió en el pasado a Arpaio, ha sido llamado a testificar, se niega alegando que el testimonio que los fiscales buscan está protegido por el privilegio del secreto profesional entre un abogado y su cliente.

Casey defendió a Arpaio en un caso de prejuicio racial durante casi seis años, antes de excusarse en noviembre de 2014.

El juez consideró que Casey informó a Arpaio sobre la orden el mismo día que fue emitida e incluso posteriormente lo confrontó, cuando descubrió que el sheriff estaba en violación de la orden.

Publicidad