null: nullpx
Corrupción

El Congreso peruano decide este jueves si destituye al presidente Kuczynski

El partido opositor liderado por la hija del encarcelado expresidente Alberto Fujimori, Keiko, difundió documentos en los que vincula al presidente con la constructora Odebrecht, implicada en un escándalo de corrupción en América Latina. El mandatario ha tratado de defenderse pero la última palabra la tiene el Congreso, controlado por la oposición.
21 Dic 2017 – 05:46 AM EST

Las próximas horas son decisivas para el presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski, quien esta mañana hizo sus descargos ante el pedido de vacancia por permanente incapacidad moral planteado por la oposición que controla el Congreso.

A PPK, como se le conoce al mandatario, se le imputa haber lucrado, cuando era ministro entre el 2004 y el 2007, con dinero proveniente de la empresa brasileña Odebrecht por consultorías que realizaron firmas ligadas a él.

La semana pasada, el partido opositor Fuerza Popular, liderado por la hija del encarcelado expresidente Alberto Fujimori, Keiko, difundió documentos proporcionados por un ejecutivo de Odebrecht, que revelaron que la empresa transfirió en total 4,8 millones de dólares a las consultoras Westfield Capital, de propiedad de PPK, y First Capital, con la que trabajó, por asesorías financieras.


Los pagos fueron realizados cuando Kuczynski era ministro de Economía y luego presidente del Consejo de Ministros durante el gobierno de Alejandro Toledo, quien ahora es prófugo de la justicia que lo acusa de haber recibido sobornos por parte de la constructora.

Ante la revelación, PPK trató de aclarar sin éxito su participación en las consultoras y tras negar vínculo alguno con Odebrecht, luego tuvo que admitir que realizó una consultoría para First Capital para un proyecto ligado a la firma brasileña cuando ya no era funcionario püblico.

Eso provocó que la oposición, que ya se había mostrado muy hostil con el mandatario desde el inicio de su gobierno en julio del año pasado, arremetiera y aprobara pedir su vacancia acusándolo de haber mentido.

Cabe señalar que la líder del mayor grupo de oposición en el Congreso, Keiko Fujimori, está siendo investigada por presuntamente haber recibido financiamiento de la empresa brasileña para su campaña; mientras que el expresidente Ollanta Humala y su esposa cumplen prisión preventiva desde julio por un tema similar. Otro exmandatario, Alan García, también está siendo investigado por presuntos sobornos que pagó Odebrecht para ganar la ejecución de una obra.

"Golpe disfrazado"

El presidente Kuczynski se presentó ante el Congreso acompañado de su abogado Alberto Borea, rechazó las acusaciones de corrupción en su contra, pidió disculpas al pueblo peruano por no haber podido cerrar las heridas que dejaron las elecciones pasadas, y ratificó que es una persona honesta.

"Solo espero que el Parlamento entienda la magnitud histórica del error que pretenden cometer y no vote a favor de una moción de vacancia sin motivación real alguna", dijo Kuczynski.

Tras la intervención del mandatario y su abogado, los parlamentarios iniciaron el debate sobre si lo destituyen o no. De hacerlo, se convertiría en el cuarto mandatario en la historia de este país en ser destituido por el Legislativo. El último fue Fujimori.

Se requiere que 87 de los 130 congresistas voten a favor para que proceda la vacancia de Kuczynski. La moción presentada la semana pasada fue aprobada por 93 votos. Sin embargo, esta vez las bancadas están divididas. Representantes de Fuerza Popular ya han adelantado que apoyarán la destitución de PPK, pero otros partidos se han mostrado más cautos y han asegurado que primero lo escucharán.

El mandatario no ha estado de brazos cruzados esperando su presentación ante el Congreso. Sostuvo una conferencia de prensa en la intentó hacer precisiones sobre su trabajo como asesor financiero y aclarar sus vínculos con Odebrecht, pidió a la Organización de Estados Americanos (OEA) que envíe observadores para que sigan la situación política del país y solicitó a la justicia peruana que paralice el proceso de vacancia.

Además dirigió un mensaje a la nación la noche del miércoles en el que pidió disculpas por no saber comunicarse, por no haber sido cuidasoso y prolijo en el orden y registro de sus actividades, y aseguró no ser un corrupto.

Pero fue más allá y denunció que “la Constitución y la democracia están bajo ataque. Estamos ante un golpe bajo el disfraz de interpretaciones legales supuestamente legítimas. Pero, las intenciones de nuestros opositores quedan desenmascaradas por su comportamiento apresurado y abusivo”.

“Ustedes han sido testigos de la disposición al diálogo con la que he intentado conducir mi gobierno, pero han sido testigos también de la actitud agresiva de la mayoría opositora que controla el Congreso”, dijo.

Kuczynski recordó que en sus primeros 15 meses de gobierno , el Congreso censuró o forzó a renunciar a cinco de sus ministros, “un verdadero récord histórico”, aseguró para agregar inmediatamente que “ahora es evidente que desde un principio se buscaba llegar a lo que está ocurriendo hoy”.

Protestas en las calles

La situación política del país ha provocado que miles de personas salgan a las calles a marchar contra la corrupción y una posible vacancia de PPK.

El centro de Lima, la capital peruana, ha sido escenario de diversas manifestaciones, la más reciente se produjo la noche del miércoles con personas que llevaban pancartas en las que se leían "Que se vayan todos", “No al Fujigolpe” , “Cierren el Congreso”, “No al narcoestado”, entre otros.

En los exteriores del Parlamento se realizó además una vigilia a la espera de la presentación del presidente peruano, quien aseguró que llegará con “tranquilidad de conciencia”.


La permanente incapacidad moral es una de las cinco razones para pedir la vacancia de un presidente en el Perú y fue la misma causal usada para destituir a Fujimori en el año 2000.

Kuczynski dijo que si en caso lo vacaran, sus vicepresidentes Martín Vizcarra y Mercedes Araoz no aceptarian “ser parte de un gobierno que nazca de una maniobra injusta y antidemocrática", lo que obligaría a convocar elecciones generales, que contempla el cambio también de los actuales congresistas.

“No queremos un solo grupo que maneje al país a su antojo“, dijo el mandatario en su mensaje.

El panorama político para el país es poco alentador.

“El gobierno que continúe será débil”, dijo el analista político Jorge Saldaña. Explicó que en el caso de que se dé la vacancia y si el primer vicepresidente Vizcarra acepta y jura como presidente, tendría una bancada oficialista pequeña en el Congreso lo que le exigirá “muñeca y cintura política”.

Mientras que si PPK no es destituido “tendrá por delante 43 meses de gestión marcado por una debilidad política y con la sombra del caso Lavajato que sigue en la mira de la Fiscalía y el Congreso… y otra vez puede recrudecer la ola política. Esta historia tiene muchaspáginas en blanco aún”, estimó.

En fotos: la historia de la trama que apartó a Dilma Rousseff del poder

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.