null: nullpx
Corrupción

Kuczynski reconoce que ganó dinero con asesorías a Odebretch, pero niega corrupción

El mandatario peruano, que se enfrenta a un proceso de remoción en el Congreso, aseguró en una entrevista que desconocía los lazos de su consultora con la constructora brasileña, que la contrató para realizar labores de asesoría.
18 Dic 2017 – 07:40 AM EST

El presidente peruano, Pedro Pablo Kuczynski , se disculpó el domingo ante al país por no haber explicado bien los vínculos con Odebrecht de las empresas en las que tenía participaciones y volvió a rechazar haber gestionado negocios para la firma brasileña, a pocos días de que el Congreso se reúna para definir su destitución por "incapacidad moral".

Kuczynski, que asumió en julio del año pasado, atraviesa el peor momento de su mandato tras haber sido señalado de recibir pagos irregulares por asesorías a Odebrecht.

En una entrevista televisada el presidente pidió perdón por no haber explicado bien sus nexos con la constructora brasileña Odebrecht, acusada de pagar sobornos a funcionarios y políticos de América Latina a cambio de que le concediesen obras públicas.


"Lo primero que quiero hacer es disculparme ante los peruanos porque no he explicado bien de qué se trata y estos son temas que tienen 10 o más años de antigüedad", dijo Kuczynski.

El Congreso, controlado por la oposición, votará el jueves próximo un pedido para destituir a Kuczynski por incapacidad moral, acusándolo de haber ocultado que empresas vinculadas a él realizaron asesorías por casi 5 millones de dólares a Odebrecht, cuando era funcionario del Gobierno del expresidente Alejandro Toledo entre 2001 y 2006.

En concreto, Westfield Capital, una empresa unipersonal de Kuczynski, recibió 782,000 dólares entre 2004 y 2007, incluyendo 60,000 dólares en los años en que el mandatario fue ministro de Economía y Primer Ministro.

Kuczynski asegura que desconocía cómo se gestionaron las empresas mientras estuvo en el gobierno, periodo en el que defiende no estuvo involucrado directamente.

En este sentido, admitió que recibió "dividendos" porque fue accionista de Westfield Capital, pero enfatizó que cuando era funcionario no gestionó algún contrato con Odebrecht, que indicó que fueron pagos realizados en forma legal y en los que no participó el presidente.

"Yo lo tengo absolutamente claro, aquí no ha habido corrupción, no ha habido mentira", afirmó.

El mandatario, que podría convertirse en el primer presidente en ejercicio en ser destituido por el escándalo de Odebrecht en América Latina, acusó al partido Fuerza Popular -de la excandidata presidencial Keiko Fujimori y que controla el Congreso- de buscar su destitución.

En fotos: la historia de la trama que apartó a Dilma Rousseff del poder

Loading
Cargando galería

Más contenido de tu interés

Actualizaciones importantes Hemos actualizado nuestra Política de Privacidad a partir del 19 de febrero de 2020.