publicidad
Un residente de Fairbooks, California, protege sus vías respiratorias tras volver al hogar de sus padres que fue destruido por el fuego en octubre de 2017.

Estas son las lecciones para vivir y sobrevivir al humo de los incendios en California

Estas son las lecciones para vivir y sobrevivir al humo de los incendios en California

Con el aumento de este tipo de catástrofes, es cada vez más importante saber cómo prepararse para minimizar los efectos en la salud.

Un residente de Fairbooks, California, protege sus vías respiratorias tr...
Un residente de Fairbooks, California, protege sus vías respiratorias tras volver al hogar de sus padres que fue destruido por el fuego en octubre de 2017.

A lo largo de las últimas semanas, las montañas de Santa Barbara lentamente han desaparecido detrás de una nube de humo. A medida que el Incendio Thomas sigue ardiendo en la costa, las colinas verdes de Santa Barbara se han desvanecido detrás de un muro de niebla amarilla.

Se espera que las personas del Oeste estadounidense tengan que soportar más incendios forestales grandes y destructores en el futuro como resultado tanto del cambio climático como del desarrollo inmobiliario en áreas silvestres. Por lo tanto, es probable que más comunidades tengan que lidiar con períodos prolongados de humo intenso producido por estos incendios. Las agencias de salud pública sólo están comenzando a descifrar cómo lidiar con ese riesgo a nivel comunitario. Hablamos con investigadores que han estudiado el efecto del humo de incendios forestales –de hecho, algunos de ellos presenciaron este verano pasado cómo se nublaron sus propias comunidades debido a los incendios forestales– y les compartimos lo que aprendimos de ellos.

publicidad

A corto plazo


Estudios han encontrado que durante incendios forestales anteriores, las comunidades aledañas experimentaron aumentos en las visitas al hospital debido al asma, los síntomas cardiacos y las enfermedades respiratorias como neumonía y bronquitis. Los niños pequeños y los ancianos fueron los más afectados. Las investigaciones han observado ligeros aumentos en las muertes durante períodos de humo intenso y los científicos indican que esas muertes ocurrieron con personas mayores con afecciones preexistentes del corazón o del pulmón.

Relacionado
preview
Este mapa muestra cómo el hombre está causando cada vez más incendios en EEUU


Lo que es interesante es que la neumonía y la bronquitis son causadas por los virus y las bacterias y no por la contaminación ambiental. Los investigadores creen que la contaminación afecta de manera negativa a las células inmunitarias en los pulmones, las cuales normalmente ayudan a los pulmones a luchar contra infecciones. Pero es probable que el efecto del humo dure sólo unos cuantos días, según dice Michael Brauer, profesor de Salud Poblacional en la Universidad de Columbia Británica.

Dos bomberos frente al megaincendio de Ventura, al sur de California y a...
Dos bomberos frente al megaincendio de Ventura, al sur de California y a solo 60 millas de Los Ángeles, en diciembre de 2017.


A largo plazo

Por lo general, no hay muchos estudios sobre los efectos en la salud del humo de los incendios forestales. Esto se debe al hecho de que históricamente los períodos intensos de contaminación por humo no han sido comunes. También es difícil realizar pruebas sobre los efectos a largo plazo de exposición breve a este problema. Por fortuna, los investigadores creen que es probable que los períodos cortos de exposición al humo no tienen efectos duraderos en las personas saludables. “Esto es similar a mantener una dieta sana: una galleta de chocolate no causará un aumento significativo de peso, pero es probable que una galleta cada día sí conduzca al aumento de peso”, escribe Richard Peltier, investigador sobre la salud ambiental en la Universidad de Massachusetts–Amherst.

Sin embargo, en alguien con una afección preexistente del corazón o de los pulmones, el humo sí podría causar problemas serios, que podrían alterar el curso de la enfermedad, dice Brauer.

Hay varias investigaciones sobre mujeres embarazadas que han sido expuestas al humo de los incendios forestales. Un estudio realizado en mujeres que estuvieron embarazadas durante incendios muy grandes en el sur de California en 2003 encontró que sus bebés tendían a pesar hasta un tercio de una onza menos que bebés que se habían desarrollado totalmente antes o totalmente después de los incendios. Es posible que los pesos menores pudieron haber sido causados por la contaminación ambiental, el estrés psicológico de los incendios o ambos, según escribieron los autores del estudio en su artículo académico, el cual fue publicado en la revista académica Environmental Health Perspectives. Los científicos agregaron que resulta poco probable que una diferencia de un tercio de onza afecte a la salud de un bebé, pero existe cierto debate sobre si los pesos menores al nacer quizás revelen patrones sutiles en una población base completa de bebés.

Qué hacer sobre el humo

Es buena idea mantenerse adentro de casa, particularmente en espacios que filtran su aire, y no se debe hacer ejercicio afuera, según indican los expertos. La publicación Pacific Standard recopiló algunos consejos prácticos aquí (en inglés), los cuales incluyen ideas para la casa, para los espacios públicos y al conducir.

publicidad

En Santa Bárbara, los residentes han estado andando por las calles con máscaras o bufandas cubriéndoles las caras. Pero los investigadores advierten contra tales soluciones. “Las máscaras de mala calidad, los pañuelos o cosas así realmente no ayudan en nada”, dice en un correo electrónico Curtis Noonan, epidemiólogo en la Universidad de Montana. En colaboración con algunas organizaciones caritativas, el condado de Santa Bárbara ha estado repartiendo gratuitamente máscaras faciales N95, las cuales remueven al menos un 95% de las partículas en el aire.

Normalmente los trabajadores de la construcción y otros tipos de obreros se los ponen al realizar proyectos que los pondrán en contacto cercano con polvos peligrosos. Los expertos coinciden en que las máscaras N95 sí funcionan para filtrar los contaminantes del humo, pero estas máscaras se tienen que ajustar adecuadamente, cerca de la cara (Brauer también advierte que uno no debe obtener una falsa sensación de seguridad de una máscara. Según explica, aún es importante mantenerse dentro del hogar).

Un grupo de personas mira los esfuerzos de bomberos por controlar el inc...
Un grupo de personas mira los esfuerzos de bomberos por controlar el incendio en Orange, California.

Cómo prepararse para el futuro

A largo plazo, muchas comunidades tendrán que desarrollar estrategias que les servirán si acaso los incendios y el humo se convierten en eventos anuales o casi anuales. “Eso fue lo que estábamos diciendo todo el verano, que esta es la nueva normalidad”, dice Brauer. Durante más o menos una semana en el verano de 2017, en Vancouver —la ciudad canadiense donde vive Brauer— se tuvo que soportar un aire pesado y lleno de humo debido a los incendios forestales. “Uno continuamente estaba oyendo la palabra ‘apocalipsis’”, dice Brauer.

Los expertos alientan a las comunidades a designar ‘centros del aire limpio’ en donde las personas puedan pasar tiempo en un espacio con aire filtrado sin costo alguno. Existe un precedente para esto: muchas ciudades ya ofrecen refrescantes centros públicos con aire acondicionado porque reconocen que las muertes incrementan a lo largo de ciudades cuando hace calor.

Relacionado
Miles de hogares fueron consumidos por las llamas en la zona vitivin&iac...
Los incendios en California empeoraron la crisis de vivienda para los hispanos


Los médicos también podrían advertirle a sus pacientes cuando venga la temporada de los incendios y asegurar que los pacientes tengan los medicamentos necesarios para cualquier afección de los pulmones o del corazón. Promover el uso de filtros de aire caseros también es una buena idea.

Evacuar por riesgo de incendio puede ser una decisión obvia, pero no necesariamente lo es por el humo: se trata de un complejo equilibrio de prioridades, dice Brauer. Al evacuar, las personas podrían exponerse más al humo de lo estarían si se hubieran quedado en sus casas. Además, la evacuación puede ser una experiencia angustiante.

Las personas también deben ser conscientes de su salud mental. Puede ser alarmante vivir bajo la amenaza del humo, particularmente si uno sabe que los incendios forestales quizás se vuelvan más comunes en el futuro. Durante los días en que Vancouver se llenó de humo, “la gente realmente estaba desanimada”, dice Brauer. “Creo que parte de eso [se debe a] perder el control. No hay mucho que se pueda hacer. No se puede huir de esto. No se puede esconder de esto”. Pero ánimo: los filtros interiores de aire realmente sí funcionan, la mayoría de los problemas de salud parecen ser temporales y algún día se despejará el humo y volverán a aparecer las montañas.

publicidad

Este artículo se publicó originalmente en inglés en el medio Pacific Standard. Suscríbete a la versión impresa de esta revista y sigue Pacific Standard en Twitter para apoyar al periodismo de interés público.

Las diez ciudades grandes más necesitadas en EEUU
publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad