null: nullpx
CityLab Política

Vivienda asequible, el tema ausente en las convenciones

La falta de departamentos a buenos precios debería ser una prioridad tanto para demócratas como republicanos, pero la discusión brilla por su ausencia.
27 Jul 2016 – 1:38 PM EDT

La vivienda nunca ha sobresalido como una preocupación durante la Convención Nacional Republicana. Aunque la vivienda asequible es un punto en la plataforma 2016 del partido Republicano –en realidad “la propiedad responsable de vivienda y las oportunidades de renta” –, el tema no estuvo en las bocas ni en los pedestales de los políticos que se subieron al escenario en Cleveland.

La vivienda asequible quizás tampoco será algo muy discutido en la Convención Nacional Demócrata, la que comenzó este lunes en Filadelfia. Sin duda, si Julián Castro, el secretario del Vivienda, hubiera hablado, éste habría sido un tema para él, aunque la Casa Blanca les prohibió a los miembros de gabinete participar de esta manera en la conferencia. Ciertamente, el senador Tim Kaine, la opción de Clinton para la vicepresidencia, podría hablar de su tiempo como abogado para la organización Igualdad de Oportunidades de Vivienda, donde representó a personas de raza negra que fueron discriminadas a la hora de alquilar hogares.

Pero el senador Kaine probablemente no hablará mucho de estas experiencias en la convención. Como candidato a vicepresidente, debe referirse a la seguridad nacional, la salud pública, el empleo, el presupuesto, el estancamiento en el Congreso y otros temas. La vivienda podría no aparecer en su discurso, el que se debería realizar hoy miércoles.

Ni los republicanos ni los demócratas se ven muy ansiosos por poner este tema al frente de sus prioridades en su reunión nacional. Esto es una sorpresa en al menos dos aspectos: primero, los demócratas y los republicanos están en desacuerdo sobre qué hacer en vivienda, pero sí tienen soluciones que están cercanas a sus respectivas posturas ideológicas. Y, segundo y más importantemente, los estadounidenses quieren escuchar estas soluciones.

De acuerdo a una reciente encuesta nacional, más de la mitad (59%) de los estadounidenses ponen al costo de la vivienda como un problema esencial. Entre los jóvenes es aún más importante: para aquellos entre 18 y 34 años, un 73% lo ven como un tema prioritario. El estudio, realizado por Ipsos para Enterprise Community Partners
halló que un 71% de los encuestados dijeron que quieren que la asequibilidad habitacional sea un “componente nuclear” de los programas de los republicanos y los demócratas. Alrededor de uno de cada cinco estadounidenses pone la vivienda a la par de temas como inmigración, impuestos y reforma a los beneficios.


Este tema les importa más a quienes se encuentran más hacia la izquierda. Un 71% de los demócratas encuestados enfatizarían en vivienda, mientras que en los republicanos el número llega a un 44%. Entre los demócratas es más común conocer a alguien que tiene problemas para pagar renta o hipoteca, así como entre mujeres (51% versus 43% en los hombres) y entre quienes no tienen título universitario (44% versus 40% con título). Por esto, hace sentido que los demócratas dediquen tiempo a la vivienda.

Pero también debería hacer sentido para los republicanos. Entre los temas que dividen a la izquierda y a la derecha, la vivienda asequible es relativamente neutral, no se trata de una posición que genere una brecha en términos morales. Esto permitiría al partido Republicano conseguir apoyos entre la clase obrera, los que Donald Trump ha intentado atraer desde el grupo que apoya a Bernie Sanders. Una propuesta positiva para conseguir vivienda asequible podría ayudar a los republicanos a contrarrestar algo que los demócratas han dicho en la convención: que Donald Trump promovió la crisis inmobiliaria de 2007 .

Un problema para los republicanos es que, de hecho, Trump habló favorablemente de esta crisis y que construyó su imperio de bienes raíces rechazando rentar a personas de raza negra. Pero de todas maneras, la plataforma 2016 del partido Republicano incluye soluciones al problema habitacional: eliminar las regulaciones de construcción, disminuir el tamaño de Fannie Mae y Freddie Mac, así como el rol de la Administración Federal de Vivienda en garantizar hipotecas. Programas que regulan y promueven la vivienda no son precisamente del agrado de la plataforma del partido.

Por su parte, la plataforma del Partido Demócrata propone ideas totalmente distintas para terminar con la crisis de vivienda asequible. Esta colectividad quiere expandir los incentivos para construir más vivienda y más vivienda asequible, aumentando el financiamiento del National Housing Trust Fund, así como el Programa de Estabilización de Vecindarios y defendiendo el rol de la Oficina de Protección Financiera al Consumidor, para evitar préstamos predatorios.

Nada sorprendente, ¿no? El partido Republicano quiere restringir el poder regulador del gobierno y dar libertad al mercado para entregar vivienda (excepto las prácticas de zonificación local, que los republicanos explícitamente protegen). Mientras tanto, los demócratas no nombran al mercado en la labor de expandir la vivienda, además de hacer peticiones improbables (para “crear millones de empleos bien pagados”, como dicen, la expansión del humilde National Housing Trust Fund tendría que ser enorme).

De todas maneras, considerando que los republicanos y los demócratas creen que estas soluciones podrían calmar las preocupaciones de los votantes, sus líderes deberían comenzar a hablar sobre ellas. Eventos de poca exposición, como el organizado por la fundación Terwilliger durante la Convención Republicana, no son suficientes.

Una parte de la plataforma demócrata destaca de manera especialmente relevante pensando en el futuro: “Durante la próxima década, la mayor parte de los grupos familiares nuevos serán creados en comunidades de color, típicamente con menos riqueza generacional y menos recursos para el pie de una vivienda”.

Ese es un hecho, y asegurar que estas comunidades disfruten del mismo acceso al mercado de bienes raíces durante los próximos cuatro, ocho o 25 años es fundamental para la economía de todo el país. Los demócratas y los republicanos no pueden darse el lujo de no hablar de vivienda.

Este artículo fue publicado originalmente en inglés en CityLab.com.

Publicidad