Cáncer

Le dijeron que tenía gripe pero en realidad era un cáncer avanzado que ya no lo dejaba respirar

Hunter Brady, un joven de 15 años de Tampa, acudió a los servicios de emergencia a finales del año pasado. Aunque los médicos vieron en él síntomas claros de la influenza, después de una semana se dieron cuenta de que su pulmón derecho estaba colapsado por un cáncer linfático.

A finales del año pasado, en medio de una de las temporadas de más rápido desarrollo del virus de la Influenza en Estados Unidos, una madre de Tampa acudió al hospital con su hijo Hunter Brady que tenía problemas para respirar. Las sudoraciones y la congestión hicieron que los médicos lo diagnosticaran con influenza.

Sin embargo, la medicación no tuvo ningún efecto en el joven de 15 años seguía sintiendo una gran dificultad para respirar y fiebre, por lo que la madre angustiada decidió unas semanas después volver a recurrir a los servicios de emergencia que finalmente le realizaron más exámenes y ordenaron unos rayos x de sus pulmones para descubrir que lo que en realidad aquejaba al joven no era una gripe sino un cáncer linfático en fase 4.

En esa situación avanzada de la enfermedad, el cáncer puede haberse propagado por diferentes órganos del cuerpo.

“No estábamos al tanto de que su pulmón derecho había colapsado y que el izquierdo ya estaba un 30% colapsado”, dijo la madre a USAToday tras enterarse de que su hijo tenía que ser internado para recibir transfusiones de sangre, quimioterapia y cirugías para drenar los fluidos que no solo estaban en sus pulmones, sino en su corazón.

El diagnóstico de la influenza a veces puede ser escurridizo porque los síntomas que presenta este virus son similares a los de otros problemas de salud e incluso algunos exámenes que se usan para detectar la gripe no siempre son 100% certeros.

Incluso si las Pruebas de Diagnóstico Rápido de Influenza (RIDT, por sus siglas en inglés) muestran un resultado negativo, el doctor igual podría concluir que el paciente padece de gripe basándose en su juicio clínico.

“Los niños pueden tolerar tratamientos mucho más agresivos que lo que pueden soportar los adultos”, dijo a los medios locales de Tampa el médico del Hospital St. Joseph en donde está hospitalizado Brady que está a la espera de otros tratamientos con radiación. "No me voy a dejar vencer", ha dicho el joven que quiere convertirse en pastor.

En la página YouCaring, el primo de Hunter Brady ha creado una campaña para recoger fondos para que la familia del joven con cáncer haga frente a los gastos médicos.

RELACIONADOS:InfluenzaFlorida